Despliega el menú
Ocio y Cultura

Vanesa Martín: "Añoramos la rutina y antes nos parecía una losa"

Publica este viernes 'Siete veces sí', su séptimo álbum de estudio, un disco "realizado durante el confinamiento, optimista y enfocado al directo".

Vanesa Martín presentando su nuevo disco
Vanesa Martín presentando su nuevo disco
Efe

Dice Vanesa Martín (Málaga, 1980) que semanas antes de publicar su último álbum, 'Siete veces sí', lo compartió con algunos de sus amigos en la industria. Y no son pocos. La artista, que ha vendido miles de discos a los dos lados del charco desde que iniciara su carrera profesional con 'Agua' (2006), obtuvo dos discos de platino con 'Munay' (2016) y acumula más de 145,5 millones de escuchas en 'streaming', ha compartido escenario con músicos de la talla de Melendi, Pablo Alborán, Sergio Dalma o Diana Navarro.

En esta ocasión, los afortunados fueron, entre otros, Alejandro Sanz, Manuel Carrasco y Luz Casal. "Quizá haya una parte escondida de nervios y de inseguridad, pero sobre todo tenía la necesidad de saber qué opinaban", explicaba durante la rueda de prensa telemática con la que presentó su séptimo larga duración, desde este viernes en la calle. "A veces nos emocionamos con lo que creamos y al rato nos asalta la duda: '¿Me emocionaré solo yo o será que realmente es bueno lo que hemos hecho?'. Estoy feliz de que esta vez el disco no haya sido tan hermético y sea más poroso", ahondaba la cantante.

Lo cierto es que el proceso de elaboración de las doce canciones que contiene 'Siete veces sí' ha sido muy distinto al haber nacido en pleno confinamiento. "Es un disco muy especial, que comenzó a desarrollarse sin presión alguna, pues no esperaba lanzar nada hasta 2021", relata la compositora. "Empecé a trabajar, a divertirme y a hacer música. Tenía las emociones a flor de piel y, de repente, no paraba de escribir canciones", dice. Así las cosas, entró en contacto con José Marín y Toni Romero, productores del LP, y, videollamadas y notas de voz mediante, las canciones comenzaron a crecer. "Es un disco lleno de vitalidad, de optimismo, de fuerza, de profundidad e intimidad y de ese horizonte que todos perseguimos, esa rutina que antes nos parecía una losa y ahora todos añoramos", añade.

En este sentido, y con las condiciones ciertamente adversas, el disco ha sido casi una lección de vida. "He aprendido que cuando realmente quieres algo, buscas la manera de conseguirlo", resume quien hasta ahora estaba acostumbrada a trabajar en vivo y no tanto a distancia. "Hemos aprendido a comunicarnos de otra manera y he desaprendido las prisas", sostiene, a pesar de que a mediados de junio el disco ya estaba prácticamente terminado. Un álbum, dice, "muy enfocado al directo".

No en vano, asegura la artista que la intención con 'Siete veces sí' era llevar el rotundo directo que a menudo exhibe sobre el escenario al estudio. "Yo nunca canto la misma canción de la misma forma y quería que el nivel que alcanzan las canciones en directo se sintieran en el álbum: que el bajo te dé en el pecho, que la guitarra te descoloque o que, como ocurre en 'Salto mortal', la música se coma mi voz", agrega.

Grabado en Málaga, mezclado en Madrid y masterizado en Nueva York, la intención de Martín ahora que el disco ha echado a rodar es salir de gira a finales de marzo o principios de abril. "Nosotros vamos a ensayar y tendremos todo preparado, pero tenemos que ver cómo se desarrolla la situación. Tendremos que reinventarnos, pero este disco no se va a quedar en un cajón", asevera. "Tiene que salir porque está hecho y pensado para el directo, para acercárselo a la gente y que vibre, cante, se emocione, llore. se desahogue y tome decisiones", continúa. Sí reconoce, en cambio, que las fechas en grandes coliseos como el Estadio Olímpico de Sevilla, el WiZink madrileño o el Sant Jordi barcelonés tendrán que esperar. "Tendremos que reajustar las cosas y si tenemos que hacer dobles sesiones pues las haremos", afirma con rotundidad.

La música compartía estos días en las redes sociales una imagen de Joaquín Sabina con el digipack de su nuevo disco en vinilo. De hecho, el título del disco ha sido tomado prestado de un verso de una canción del artista jiennense, 'Siete crisantemos'. "La vida me ha regalado tener a Joaquín y a Jimena como si fueran unos miembros más de mi familia. Yo sabía que quería que en el título apareciera el siete, así que se lo pedí prestado", dice.

Para la artista la música ha sido "primordial y un pilar durante la pandemia, me ha ayudado muchisimo". A punto de cumplir cuarenta años, explica que el nuevo álbum habla de un viaje fundamentalmente interior. "Aparte de las relaciones personales, el crecimiento personal, las experiencias y la pasión, hay mucho viaje personal y mucho de balance -desliza-. Creo que la vida es un caballo a galope y que tenemos que agarrar y exprimir cada minuto como si fuera el último y en este disco hay mucha vitalidad. La música es canalizadora y yo espero que este disco sea complice de muchas historias".

Etiquetas
Comentarios