Despliega el menú
Ocio y Cultura

La nueva reducción de aforo golpea a los teatros y obliga al Principal a devolver 160 localidades

Las funciones de 'Señora de rojo sobre fondo gris', con José Sacristán, habían vendido más de la mitad de las localidades antes del nivel 2 de alerta

El Teatro Principal ya ha iniciado la devolución del importe de 160 localidades para las cuatro funciones de 'Señora de rojo sobre fondo gris'
El Teatro Principal ya ha iniciado la devolución del importe de 160 localidades para las cuatro funciones de 'Señora de rojo sobre fondo gris'
José Miguel Marco

El Teatro Principal empezó este lunes a contactar con 160 zaragozanos a los que reembolsará el importe de las entradas que habían adquirido y que las nuevas limitaciones de aforo obligan a cancelar. El paso de todo Aragón al nivel de alerta 2 a consecuencia de la expansión del coronavirus ha cogido por sorpresa al sector cultural, y en apenas unas horas llegaron este lunes las primeras cancelaciones de actividades. Las artes escénicas vuelven a ser las grandes damnificadas porque el aforo máximo de las salas, que ya estaba reducido al 75% de su capacidad, se limita a partir de ahora al 50%. El Teatro Principal tiene que devolver ahora 160 localidades de su próximo espectáculo, ‘Señora de rojo sobre fondo gris’, con José Sacristán. Para las cuatro funciones previstas se esperaba lleno y por eso la venta ya superaba, antes del decreto de la DGA, los nuevos límites establecidos por el Gobierno de Aragón. Nada más conocerse la decisión de la DGA se suspendió la venta, pero el problema ya estaba encima de la mesa. En concreto, son 13 localidades las que hay que devolver para la función del jueves, 30 para la del viernes, 66 para la del sábado y 51 para el domingo. En total, 160.

La situación creada no tiene antecedentes y, por tanto, la solución no va a satisfacer a todos. El Teatro Principal va a contactar con quienes compraron la entrada por internet, los únicos de los que dispone datos, y, empezando por los últimos que la adquirieron, va a proceder a devolver el importe de la entrada hasta ajustarse al nuevo aforo.

En el resto de espacios escénicos, la situación es dispar. «A nosotros no nos afecta gran cosa, porque, por una decisión nuestra, ya estábamos al 50% de capacidad –señala Cristina Yáñez, del Teatro de la Estación–. Intentaremos mantener la programación prevista».

«Nos afecta, claro que nos afecta, porque pasamos de poder vender 140 entradas a solo 100 –aseguraba Esteban Villarrocha, de Arbolé–. Pero también digo una cosa, ojalá vendiéramos 100 entradas para todas las funciones. Seguiremos adelante porque tenemos que seguir y porque no queremos que se pierdan los hábitos culturales. Mayor problema es, a nuestro juicio, la incertidumbre de futuro, el no saber cuándo acabará todo esto ni cuándo se publicarán las ayudas de Ministerio de Cultura y Gobierno de Aragón».

Tanto el Teatro del Mercado como el Auditorio se ajustarán sin problemas a la nueva situación. «Nosotros ya vendíamos menos del 75% del aforo porque sabíamos que esto podía suceder en cualquier momento –revelaba Miguel Ángel Tapia–. La media que tenemos de venta en los últimos conciertos es del 55% de nuestra capacidad y lo máximo a lo que hemos llegado es al 62%. No va a haber ningún problema de aforo ni en los conciertos que tenemos en colaboración con la Filarmónica, que tiene un buen número de socios».

Otras salas, en cambio, por sus características, sí reconocen problemas, incluso de cierta gravedad. Y eso que en todos ellos las medidas se han extremado. Hay menos seguridad frente al virus en el autobús o el tranvía que en cualquier teatro o auditorio, público o privado. Pero el miedo, y la nueva fase de alerta lo estimula, no lleva público a los teatros.

Pepín Banzo, al frente de El Sótano Mágico, reconoce que el cierre empieza a ser una posibilidad. «La idea es seguir abiertos, pero mientras se pueda mantener. Si la situación sigue mucho tiempo así... Si seguimos abiertos, por el momento, casi es más porque la gente no pierda las ganas de venir. Nosotros tenemos 100 sillas, así que los porcentajes son muy fáciles de sacar. Ahora solo podemos vender 50 entradas, pero es que estos últimos días hemos tenido funciones de tan solo 7 y de 11 localidades vendidas...».

En el Teatro de las Esquinas también había preocupación. «Trabajamos a taquilla, así que  llamaremos a las compañías y artistas de fuera de Aragón que teníamos previstos y les contaremos la nueva situación», asegura María López Insausti.

En el horizonte está un ‘Romancero gitano’ con Nuria Espert para el que se esperan llenos la próxima semana. «En lo que debían haber sido las fiestas del Pilar, el día de mayor aforo que hemos tenido vendimos 260 entradas, que es más o menos el 50% de nuestra capacidad –añade–. El problema de estas medidas es que deprimen aún más al público. Ese es nuestro mayor problema. Los teatros son seguros, respetan los aforos y ponen más medidas de seguridad que nadie. No se ha producido ningún contagio hasta ahora. Pero, si el público deja de venir, igual tenemos que cerrar el teatro».

El anuncio del Gobierno de Aragón obligó a suspender ayer, entre otros actos, la celebración del Día de las Escritoras que tenía previsto realizar la librería París con Magdalena Lasala; la entrega de los premios de la Academia Aragonesa de Gastronomía, prevista para esta tarde; y los ‘Itinerarios literarios’ organizados por el Ayuntamiento de Zaragoza para todo el mes de octubre.

Etiquetas
Comentarios