Despliega el menú
Ocio y Cultura

literatura y periodismo. 'artes & letras'

Inés Martín Rodrigo: la literatura compartida de las mujeres

Un libro de entrevistas, de la novelista y periodista de ‘ABC’, para celebrar el Día de las Escritoras: Zadie Smith, Margaret Atwood o Siri Hustvedt

Inés Martín Rodrigo publica un libro de entrevistas con escritoras.
Retrato de la escritora y periodista de 'ABC', Inés Martín Rodrigo.
Matías Nieto/ABC

En el prólogo a ‘Una habitación compartida. Conversaciones con grandes escritoras, afirma Vila-Matas que, leyendo en ABC Cultural una entrevista de Inés Martín Rodrigo, descubrió que había “algo” en el lenguaje empleado por entrevistadora y entrevistado que lo trasladó a un mundo distinto del habitual en las páginas culturales. Según él, había en las preguntas de la autora “una pasión algo olvidada o extraviada” hoy en muchas de esas páginas.

Tras leer a Vila-Matas, creí recordar que yo había escrito algo parecido, pero no recordaba dónde ni cuándo hasta que, rebuscando en mi perfil de Facebook, encontré en 2014 este comentario en contestación a una amiga: “La entrevista de Inés Martín Rodrigo James Salter sugiere más allá de las palabras del autor. Yo la he releído”.

Hace ahora una década me convertí en lector compulsivo de suplementos literarios. Varios años más tarde dejé de leerlos. No por falta de interés, sino de tiempo, desde que comencé a escribir en las páginas del ‘Artes & Letras’ de Heraldo de Aragón, de la mano de nuestro coordinador Antón Castro. Recuerdo que en cada suplemento tenía mi sección preferida: en ‘Cultura/s’ de La Vanguardia, las columnas de Vila-Sanjuán; en ‘Babelia’, las entrevistas de Eduardo Lago; en ‘El Cultural’, las reseñas de Darío Villanueva. En ‘ABC Cultural’, las entrevistas de Inés Martín Rodrigo.

Nunca busca la entrevistadora lucirse con preguntas complejas que pueden cohibir a las entrevistadas. Cuando éstas han concluido las argumentaciones, Martín Rodrigo expresa su propia opinión también con brevedad

‘Una habitación compartida’ nace de la célebre obra de Virginia Woolf: ‘Una habitación propia’ (1929). En ella afirma Woolf, respecto a las escritoras de hace un siglo, que si les dejaran trabajar con libertad, les dieran un cuarto propio y quinientas libras anuales, escribirían igual o mejor que los hombres. Martín Rodrigo parte de la habitación propia de cada escritora y define una habitación simbólica que comparten todas las sucesoras de la Woolf, de las cuales ella entrevista en su obra a un extraordinario elenco de jóvenes y veteranas: Samantha Schweblin, Zadie Smith, Jeanette Winterson, Lorrie Moore, Siri Hustvedt, Margaret Atwood,Elena Poniatowska…

Volviendo a las palabras de Vila-Matas, ¿qué es lo que hace que en estas entrevistas haya “algo”? En mi opinión, tal como sugiere el título del libro, no se trata solo de entrevistas, sino de conversaciones. La autora formula preguntas breves y lo suficientemente abiertas como para que las entrevistadas se explayen. Cuando esto no termina de suceder, formula una segunda pregunta, todavía más breve, para que nos sigan desvelando la intimidad de su pensamiento. Nunca busca la entrevistadora lucirse con preguntas complejas que pueden cohibir a las entrevistadas. Cuando éstas han concluido las argumentaciones, Martín Rodrigo expresa su propia opinión también con brevedad, para conseguir ese tono conversacional suyo, que hace que sus diálogos se parezcan a los del citado Eduardo Lago.

Hay en las entrevistas temáticas comunes, como el feminismo. Todas las entrevistadas se declaran como tales; si bien oscilan desde posturas más reivindicativas y beligerantes, como la de Carmen María Machado, a de simple denuncia, e incluso crítica velada a ciertos abusos de las mujeres, como Edna O'Brien.

Otra temática que se repite es la relación entre realidad y ficción en la narrativa. Todas parecen también converger en que los límites entre una y otra son cada vez más difusos e invisibles al lector; pues lo que realmente cuenta es la narración sin apellidos de ficticia o real. Todo ello teniendo en cuenta que la realidad no existe sino como conjunción de voces, puntos de vista, opiniones; lo cual analiza con brillantez Svetlana Alexeievich a propósito de sus ‘Voces de Chernobyl’.

Inés Martín Rodrigo sobre Anne Tyler: “La madeja de la ficción se conforma de retazos de la vida normal, de conversaciones banales, aparentemente intrascendentes, que dan sentido a lo excepcional que resulta estar vivo"

¿Puede la literatura cambiar la sociedad? Frente a posturas pesimistas del pasado, sorprende leer a muchas autoras que la literatura sí puede, si no cambiar, al menos influir en la sociedad. Los escritores, gracias a la gran difusión de sus obras, tienen el poder de denunciar ante la opinión pública cuestiones como el ‘Brexit’ de Johnson o la política racista de Trump.

Me ha gustado especialmente la entrevista con Elvira Navarro, por el análisis de contiene acerca de la novela versus la narrativa breve; o las palabras de Martín Rodrigo a propósito de Anne Tyler, que citaba hace varias semanas Irene Vallejo: “La madeja de la ficción se conforma de retazos de la vida normal, de conversaciones banales, aparentemente intrascendentes, que dan sentido a lo excepcional que resulta estar vivo. Esos pequeños detalles, resquebrajados por la enfermedad y, en última instancia, rotos por la muerte, se suceden en nuestro día a día sin que seamos conscientes, azuzados por la inercia absurda del futuro inmediato. Pero la posibilidad de existir no se sostiene sin el peso del pasado, de nuestra historia reciente, y, mucho menos, sin la evidencia del presente”.

Lo anterior son solo ejemplos de lo que a mí más me ha gustado de ‘Una habitación compartida’, pero en un libro tan coral como este, invito a cada lector a encontrar su habitación propia.

LA FICHA

'Una habitación compartida. Conversaciones con grandes escritoras'. Inés Martín Rodrigo. Prólogo de Enrique Vila Matas. Editorial Debate. Barcelona, 2020. 292 páginas.

Etiquetas
Comentarios