Despliega el menú
Ocio y Cultura

teatro. ocio y cultura

María León encarna a una moderna ‘Yerma’, presa en la soledad de la carne y el deseo

La pieza de García Lorca, adaptada libremente por María Blasco, se escenifica desde hoy hasta el domingo en el Teatro Principal de Zaragoza

María León, Críspulo Cabezas, Mari Paz Sayago, Lucía Espín y Diego Garrido, presentan en rueda de prensa en el hall del Teatro Principal, el espectáculo “La pasión de Yerma”.
María León, Críspulo Cabezas, Mari Paz Sayago, Lucía Espín y Diego Garrido, presentan en rueda de prensa en el hall del Teatro Principal, el espectáculo “La pasión de Yerma”.
Daniel Marcos/Ayuntamiento de Zaragoza

ZARAGOZA. Las tres grandes obras, poéticas y realistas, de Federico García Lorca, son ‘Bodas de sangre’, ‘Yerma’ y ‘La casa de Bernarda Alba’. La primera aborda el amor pasional, más o menos oprimido, que conduce a la sangre y a la muerte. La tercera encarna la autoridad y la represión, la tiranía familiar. Y ‘Yerma’ cuenta la historia de una mujer que desea ser madre, amar y vivir su propio erotismo, y no consigue nada. Silencio.

Durante años, se ha dicho que esa pieza, de atmósfera campesina, era una meditación sobre la maternidad imposible, pero la dramaturga Lola Blasco siempre pensó que había algo más: el estallido del deseo, la incomunicación, la soledad de la carne.

Por eso decidió darle una leve vuelta al texto y acercarlo a una mirada más contemporánea; su versión y visión libre, ‘La pasión de Yerma’, la ha dirigido Pepa Gamboa, y ha encontrado un reparto equilibrado y con fuerza, con María León, Premio Goya en 2011, en el papel de Yerma. Desde hoy hasta el domingo, esta producción de Seda se representará en el Teatro Principal en cuatro funciones.

María León «quiere mostrar la joyita de este papel que hemos hecho con amor, con pasión y con mucha libertad».

Desde la compañía explican que en ‘La pasión de Yerma’ se vuelve a profundizar en los conflictos que planteó García Lorca y a la vez «nos adentramos en la tensión entre el deseo y la moralidad, la maternidad y la muerte, el género y el poder, pero lo hacemos desde la libertad que nos ofrece una visión contemporánea. Desde la dramaturgia, se ha trabajado pensando más en el último Lorca, el de ‘La casa de Bernarda Alba’, de ahí que se haya dotado de mayor protagonismo a los personajes femeninos y a su universo privado», dicen.

El acercamiento actual vinculado a la liberación y dignidad de la mujer incide en la imposibilidad del amor. Señalan: «El conflicto sexual ha adquirido mayor protagonismo frente a la imposibilidad de Yerma de ser madre. Del mismo modo que la maternidad no puede hoy día ser entendida como en el siglo pasado, en esta versión nos planteamos los diferentes motivos que pueden llevar a estos personajes a desencadenar la tragedia, porque, como ya demostrara en su día Lorca, ni la honra más firme es capaz de sujetar las pasiones». Y Yerma es una mujer que anhela y que necesita el amor.

La obra, que consta de tres actos, fue estrenada en el teatro Español el 29 de diciembre de 1934 por Margarita Xirgu. Es una pieza claramente simbólica y alegórica, donde se alude a términos que hablan de desolación, llanto e imposibilidad: la roca, la sequedad, la arena, el muro...

Lorca ensayó canciones de romería, que popularizó Paco Ibáñez. A María León se suman en el reparto buenos actores: Críspulo Cabezas, Lucía Espín, Mari Paz Sayago y Diego Garrido.

Etiquetas
Comentarios