Despliega el menú
Ocio y Cultura

historia. artes & letras

Walter Katz, el vigilante de la noche

Renato Simoni publica la biografía de un piloto alemán encargado de repeler los ataques nocturnos contra Barcelona durante la Guerra Civil

La historia del aviador Walter Katz.
Walter Katz, segundo por la izquierda, con otros pilotos republicanos. Del libro 'Mitos y verdades. La aviación de caza en la guerra española', de G. Lacalle.
Archivo G. Lacalle.

Aunque la principal implicación alemana en la Guerra Civil llegó de la mano de la temida Legión Condor y de los suministros de materiales del régimen nazi al ejército franquista, también hubo una significativa implicación de antifascitas germanos con el lado republicano. Entre estos, destaca Walter Katz, doctor en derecho, deportista e hijo de una acomodada familia judía, que terminó sus días en noviembre de 1938 combatiendo como jefe de una unidad aérea especializada en vuelos nocturnos en Serós, localidad leridana limítrofe con Aragón.

Entre las acciones en las que participó el joven piloto -tenía 25 años cuando fue derribado-, destaca la sangrienta batalla de Belchite, librada en el verano de 1937. El historiador Renato Simoni, estrechamente vinculado a Cretas (Teruel) y especialista en el anarquismo bajoaragonés, recoge la apasionante, pero breve, vida de Katz en 'Aviador al servicio de la República (1936-1938)', un libro recién publicado por la Universitat Rovira i Virgili dentro de su colección 'Estudis sobre Conflictes Socials', dirigida por Alberto Reig Tapia y Josép Sánchez Cervelló.

El libro relata como el hijo de un prestigioso abogado judío socialdemócrata amante de la buena vida y estudiante ejemplar termina sus días implicado a fondo en la lucha por defender la II República. El origen judío es clave en una evolución personal e ideológica que va desde un progresismo impreciso hasta conseguir la nacionalidad española y un férreo compromiso antifascista que le lleva a morir en defensa del Gobierno legítimo del país de adopción. La familia de Walter sufre el creciente acoso de las leyes nazis a partir de la proclamación de Hítler como canciller de Alemania en 1933. El brillante estudiante es apartado de la facultad de derecho por su origen racial, el padre fallece en el Reino Unido cuando buscaba una salida para su familia lejos de Alemania y la madre y el hermano menor, Willi, tienen que exiliarse. Con el ascenso nazi, la vida, para los judíos alemanes, “se está degradando rápidamente”, cuenta Simoni.

El historiador Renato Simoni, estrechamente vinculado a Cretas (Teruel) y especialista en el anarquismo bajoaragonés, recoge la apasionante, pero breve, vida de Katz en 'Aviador al servicio de la República (1936-1938)'

Las ansias de aprender y el enrarecido clima que se apodera de la sociedad alemana empujan al frustrado estudiante de derecho a partir en dirección a España, donde, además de completar sus estudios y doctorarse, ejerce como periodista y ofrece clases de idiomas en el periodo prebélico. Kutz domina el inglés y el francés, además del alemán. Su siguiente meta es aprender el castellano y, llevado por su simpatía hacia la cultura hispana, adquiere la nacionalidad española poco antes del estallido de la Guerra Civil. En 1936, se incorpora a la fuerza aérea republicana como piloto de los Polikarpov I-15 de fabricación rusa, popularmente conocidos como 'chatos' por su achatada silueta. Asume el mando de una escuadrilla de estos aparatos pero, más adelante, recibe el encargo de liderar una unidad más especifica: una escuadrilla de vuelo nocturno dedicada a impedir o minimizar los efectos de los ataques de la aviación franquista en las costas de Cataluña y Levante.

Sin embargo, es lejos de la vigilancia costera donde el caza de Katz es derribado y el aviador pierde la vida. El libro cuenta que “la escasez de aviones obligaba a las fuerzas aéreas de la República a emplear todos los medios disponibles en la ofensiva que debía aligerar el peso de la terrible batalla del Ebro”. Así, un piloto adiestrado para repeler los ataques nocturnos sobre las ciudades del litoral y un avión adaptado a esta función son empleados para atacar las posiciones franquistas a pleno día en el frente del Segre el 11 de noviembre de 1938.

El cadáver de Walter Katz fue inhumado inicialmente en Igualada y luego, definitivamente, en el cementerio judío de Les Corts, en Barcelona. Simoni cuenta que la investigación de la vida de este singular combatiente republicano nació de un vínculo personal, al entablar amistad con una sobrina de Walter, Sylvie Katz, hija de Willi. Eran los años setenta del siglo XX, y entonces se puso en marcha el proyecto biográfico que cincuenta años después ha visto la luz.

LA FICHA

'Walter Katz. Aviador al servicio de la república (1936-1938)'. Renato Simoni. Universitat Rovira i Virgili: Estudis sobre Conflictes Socials. Tarragona, 2020. 152 páginas.

Etiquetas
Comentarios