Despliega el menú
Ocio y Cultura

CINE. OCIO Y CULTURA

José Antonio Aguilar: "Nuestro Festival de Cine de Fuentes es el proyecto de todo un pueblo"

El director del certamen, que cumple su primer cuarto de siglo, es un cinéfilo empedernido, y amante del viaje y la fotografía

entrevista con José Antonio Aguilar.
José Antonio Aguilar lleva un cuarto de siglo al frente del Festival de cine de Fuentes.
Raquel Labodía.

¿Qué es el cine para usted?

El cine es de esas cosas que cuanto más las pruebas, más te gustan. Es un continuo despertar a las emociones. Estos meses sin ir al cine, he sentido una tristeza tremenda, algo parecido a la sensación de ver una estación de tren abandonada.

¿En qué tres películas le gustaría quedarse a vivir unos meses?

Unos meses en muchas, para mucho tiempo en ‘El Gatopardo’, ‘La dolce vita’ y ‘La gran belleza’.

¿Qué es lo más bello que le ha ocurrido, y se pueda contar, en una sala de cine?

Descubrir el propio cine, es lo más bonito que me ha pasado y quizás lo más emocionante, todavía recuerdo la primera vez.

Fernando Trueba decía que él al cine iba a enamorarse. ¿A qué va usted?

Creo que el cine me atrae;a veces inconscientemente siento el deseo pasional de ir. Selecciono mucho, todo no me vale, y suelo acertar.

Para él, Billy Wilder es Dios. ¿Quiénes son sus dioses-directores y por qué?

Los clásicos serán dioses siempre. Para mí también Wilder es uno de ellos; añadiría a cualquier maestro del neorrealismo italiano y sumaría europeos como Lars von Trier, Almodóvar y Sorrentino.

¿Qué le debe Fuentes de Ebro a una película como ‘Cinema paradiso’?

Esta película es un referente para todos los pueblos que han tenido cine y más para sus habitantes. Creo que fue el punto de partida, el germen de una ilusión.

¿Cómo surgió la idea de crear un Festival de Cine en Fuentes?

Todo comenzó sin ningún afán de continuación. El tiempo, el esfuerzo y el empeño de muchas personas e instituciones han hecho posible el milagro de cumplir 25 años.

Cumplen 25 años, dice. ¿Qué se le viene a la cabeza, qué imágenes y emociones?

Es una mezcla de un cóctel de imágenes que me hacen sentir muy feliz. Los recuerdos, a veces, me hacen esbozar una sonrisa. Los buenos momentos son infinitos. A menudo con muchas personas, celebramos el hecho de que Fuentes nos haya unido, eso no tiene precio. Como se puede imaginar, es algo maravilloso.

El Festival de Cine de Fuentes ha sido uno de los grandes testigos del cortometraje aragonés en estos 25 años. ¿Cuál es para usted el secreto de un buen corto?

Es el mismo que el de un largo; el cine nos permite contar historias independientemente de la duración que tengan. Aquí cuenta saber manejar el tiempo, trabajar una buena historia, tener talento y destreza para contarla y, sobre todo, la voluntad de crear un equipo: hay familias enteras que han nacido de un cortometraje. Eso es increíble y se nota.

No sé si uno de los momentos más especiales de todos estos años fue la presencia de Paco Rabal.

Sin duda fue un ‘antes’ del Festival, seguramente el detonante de muchas cosas que en aquel momento empezaban a fraguarse en Fuentes. Continuar fue fácil.

¿En qué momento pensaron que Fuentes debía ser un abanderado de la denuncia, del compromiso?

El cine en general es una vía de compromisos. Sin ninguna duda, la inmoralidad de la guerra de Iraq fue el punto de inflexión, y conocer a la familia Couso fue decisivo para continuar.

"El cine en general es una vía de compromisos. Sin ninguna duda, la inmoralidad de la guerra de Iraq fue el punto de inflexión, y conocer a la familia Couso fue decisivo para continuar"

¿Cómo le ha llegado a la gente este cuarto de siglo de cine?

Tengo y tenemos esa sensación de que la gente está y vive con expectativa la llegada del festival y más este año que hemos tenido falta de actividad cultural. Creemos que el festival ya no podría separarse de Fuentes, hay lazos que unen la esencia. Esto es un proyecto de todo un pueblo, así lo soñamos.

Piense en el salón parroquial del cine. ¿Qué ha significado para la localidad?

El cine de Fuentes es nuestro buque insignia de la cultura y de lo social, es el punto de encuentro, es nuestro espacio y por supuesto nuestro ‘Cinema paradiso’.

Todo el mundo dice que Fuentes de Ebro es muy especial, que uno ahí se siente como en casa. ¿Cómo se logra eso?

Siempre he pensado que las personas están llamadas a entenderse, quererse, ayudarse; en una palabra, compartir. Si todo esto llega a fluir, es fácil conseguir todos los retos que te propongas. En Fuentes de Ebro hay una magia especial, flota en el ambiente. Y no es literatura.

¿Diría que su apuesta se ha proyectado hacia los escolares?

Seguro y eso se ha hecho recíproco, ahora son ellos los que organizan el festival, aquellos niños y niñas que hace 25 años aterrizaron por los talleres del festival. Un lujo, la verdad.

¿De quiénes se acuerda especialmente, de todos esos cinéfilos, directores, actores y técnicos que han pasado por ahí?

Creo que los sentimientos no entienden de nombres ni de tasas de querencia, pero hay mucho cariño y respeto hacia todos. Realmente me hace sentir muy feliz cuando hablo o comparto nuestro afán con cada uno de ellos.

Si uno sigue sus redes sociales, da la sensación de que se pasa la vida viajando. ¿Qué le dan los viajes, qué busca en cada uno de ellos?

Viajar es algo emocionante. Atravesar fronteras te da la sensación de poseer la libertad necesaria para vivir dos veces. Viajar es soñar un viaje, vivirlo, disfrutarlo y recordarlo. Y es muy importante, viajar con poca maleta, mente abierta e ir acompañado de la persona que quieres, de quien me hace feliz. Mark Twain decía: "Viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente".

También parece que ha sucumbido a la pasión por la fotografía. ¿La ha redescubierto, la está descubriendo ahora?

La fotografía me divierte mucho, es un juego para mí entre lo que veo y lo que siento. Creo que me gusta contar historias a través de las imágenes. Plasmar la belleza y mostrarla es sinónimo de compartir.

"Viajar es algo emocionante. Atravesar fronteras te da la sensación de poseer la libertad necesaria para vivir dos veces. Viajar es soñar un viaje, vivirlo, disfrutarlo y recordarlo"

¿Qué es la Dama de Fuentes: la cigüeña o esa mujer romana que apareció en una excavación?

La Dama de Fuentes es la esencia de un pueblo, el corazón del festival, independientemente de la forma que tenga. Es un cúmulo de sentimientos.

Creo que acaba de ver ‘Las niñas’ de Pilar Palomero, que podría ser la película del año 2020. ¿Cómo la recomendaría?

Vuelvan al cine. No dejen de ver esta película hecha por Pilar Palomero desde el corazón, con la mayor de las sutilezas, que ha dirigido a unas niñas magistralmente, en especial a Andrea Fandos, con esa mirada tan cautivadora. A mí ‘Las niñas’ me ha transportado al mejor cine de Saura o de Erice. No se la pierdan.

Etiquetas
Comentarios