Despliega el menú
Ocio y Cultura

ARTES PLÁSTICAS

La Consejería de Cultura de Castilla-La Mancha rechaza una muestra de Martínez Tendero

El pintor iba exponer 150 obras dedicadas a los sanitarios, en el Museo de Albacete, que ya había aceptado la propuesta y denuncia un acto de censura

Martínez Tendero denuncia un acto de censura.
Autorretrato de José María Martínez Tendero en su estudio ante el gran lienzo de diez por dos.
José María Martínez Tendero.

ZARAGOZA. José María Martínez Tendero (Albacete, 1947) lleva viviendo en Zaragoza desde hace más de 40 años, pero nunca ha dejado de mirar hacia su tierra. Y ha sido ahí donde acaba de recibir lo que él considera un desaire inesperado que vive "como una afrenta y como un acto de censura", algo que niega la Consejería de Educación, Cultura y de Deporte de Castilla-La Mancha: el rechazo a su exposición ‘Homenajes’, dedicada a los ojos de los sanitarios de Albacete. Durante una época expuso mucho en su tierra de origen, ganó premios, y aún conserva la casa paterna, donde pasó parte de las primeras semanas de la pandemia.

Por eso, cuando se anunció la pandemia y el confinamiento, tras una dolorosa crisis familiar y personal, no se lo pensó: se marchó a su ciudad de origen. "Aún tengo allí hermanos y parientes. Al poco tiempo, me llamó un neumólogo amigo mío y me ofreció su ayuda. Y me contó la situación de indefensión y de precariedad que estaban viviendo los médicos", explica Martínez Tendero, que, entre otros proyectos, ha pintado 800 cuadros, distribuidos en varias series, en la Exposición Internacional de 2008.

"Me conmovió aquella situación. Me contaban sus historias los médicos y las enfermeras del Hospital General Universitario de Albacete, que se comportaban como héroes. Pasaban miedo y me describieron situaciones espeluznantes. Me impresionaban sus ojos, sus miradas; a veces, impotentes, me decían, se iban a llorar a la oscuridad", cuenta. Hubo un momento en que conmovido por la situación, Martínez Tendero empezó a pedir a la gente con la que se reunía o a la que iba conociendo que le mandaran selfis. "Lo hicieron. Naturales, sin impostación, no era necesario el maquillaje ni la puesta en escena. Había algo que reclamaba mi atención: las miradas, la fuerza de los iris. Y empecé a trabajar sobre ello", dice.

José María Martínez Tendero.
Una de los cuadros de Martínez Tendero. Ojos que hablan.
Martínez Tendero.

Cuando en los ojos está todo

Con su característico estilo, que fue objeto de una gran exposición en el palacio de Sástago, se centró solo en los detalles de luz. "Me daba cuenta de que en los ojos estaba todo: la emoción, la sensibilidad, la pena, incluso la ocultación, una luz especial. He hecho desde una obra de gran formato, una pieza de dos metros de ancho por diez de alto, y muchos retratos en papel de 0.70 de alto por 0.50 de ancho, donde lo esencial es la mirada. A veces los cuadros parecen de ciencia ficción. Mi idea era hacer 150 obras", apunta. Y matiza algo más: "El proyecto fue concebido como un homenaje. Sé que en Albacete hubo desencuentros entre los sanitarios y las instituciones, pero no era mi afán generar polémica. Soy artista, y busco la emoción", declara.

Un día, el pintor habló con la directora del Museo de Albacete, Rubí Sanz Gamo, y le propuso una exposición. Ella le dijo que "algo así no se podía hacer con tan poco tiempo, que se programaba a largo plazo –dice Tendero–. En cuanto vio la obra cambió de parecer y me ofreció el museo. Estaba emocionada con la propuesta. Ella fue la primera en ver la obra. Me dijo que mandaba de inmediato a la Viceconsejería de Educación, Cultura y Deporte para que se la aprobaran", insiste el artista, y recuerda también que ya tenía asignación de fechas: del 1 de octubre al 30 de noviembre de 2020.

Tardaron en contestar y fue la jefa de servicio de museos de la Viceconsejería de Educación Cultura y Deporte, María Perlines Benito, quien hizo saber que la viceconsejera Ana Vanessa Muñoz "considera poco interesante la [exposición] relativa a la obra de Martínez Tendero" y que se descartase su programación. "Desde el museo se trató de que se reconsiderase esa decisión, pero se insistió en que la decisión era irrevocable", añade el pintor.

Consultada ayer por HERALDO, María Perlines Benito decía: "No se ha suspendido la exposición de Martínez Tendero porque no ha estado programada en ningún momento. Se había recibido como propuesta entre las muchas que la Viceconsejería de Cultura y Deportes recibe".

José María Martínez Tendero denuncia un aco de censura.
Los ojos de los sanitarios hablan, para el artista, a través del color.
Martínez Tendero.

DETALLES

150. Eso son ‘Homenajes’, las obras que había concebido el pintor. Son piezas en blanco y negro, sencillas, donde se acentúa la fuerza de los ojos, exentos, tras las gafas y sobre la mascarilla. Según él, se hubieran expuesto del 1 de octubre al 30 de noviembre de 2020 en el Museo de Albacete, el museo de la ciudad donde nació.

Solidaridad. Ha recibido apoyos desde diversos lugares de España, y algunos alcaldes socialistas han manifestado su apoyo. Por otra parte, al artista ya le han cursado invitaciones para exponer en Valdepeñas, San Sebastián y Zaragoza (en concreto en Cajalón), pero todo ello tiene que fijarse con salas y calendarios.

Decepción. "La directora Rubí Sanz Gamo, que ha sido exviceconsejera de Cultura y exdirectora del Museo Arqueológico Nacional, me comunicó la noticia 'con gran desazón y con infinita tristeza'. Le dije: '¡No sabes cuánto me duele que esto me haya pasado en mi propia tierra!'. Pronto expondré en Valdepeñas con Antonio López y otros artistas", dice el pintor.

Etiquetas
Comentarios