Despliega el menú
Ocio y Cultura

música

Luis Calvo: "La gente tiene ganas de cultura tras estos duros meses"

Luis Calvo es el programador del Festival Sonna, que hoy arranca y ofrecerá 31 conciertos en lugares especiales de la provincia de Huesca.

Luis Calvo, responsable de la programación del Festival Sonna, posa con el cartel.
Luis Calvo, responsable de la programación del Festival Sonna, posa con el cartel.
Pablo Segura

Hoy nace el Festival Sonna, una cita de «ensueño» tanto por el cartel como por las localizaciones.

Ha sido muy interesante preparar este festival tan especial. Hemos ido a visitar lugares fantásticos para verlos con otros ojos para plantear hacer allí conciertos. Ofrecemos el doble juego de contemplar la actuación de artistas de calidad en sitios que tienen algo especial. Proponemos un viaje en dos partes: la primera es llegar a un paraje y disfrutarlo y la segunda el recital. La fusión de ambas es muy hermosa.

¿Cómo fue el proceso de buscar los parajes?

La verdad es que ha sido apasionante. El proceso fue raro porque al principio estábamos en casa teletrabajando y preparamos una lista de sitios hipotéticos para cuando, las condiciones lo permitieran, acudir in situ. Fuimos comarca por comarca pateando hasta quedarnos con 31 enclaves. Si esta iniciativa continúa, podremos incorporar otros más porque contamos con una provincia con una riqueza histórico-artística y paisajística de primer nivel.

En plena expansión de la pandemia en abril y mayo, ¿pensaban que sería posible algo así?

Trabajábamos con diversas hipótesis según evolucionara la situación sanitaria. Vimos que algunos proyectos de la Diputación de Huesca, como el Pirineos Sur, seguramente serían inviables por un tema de aforo a causa de las medidas impuestas. Comenzamos a pensar en qué se podría hacer para que nuestra provincia estuviera presente en el mapa cultural y turístico. Y cobró forma el Festival Sonna con su fórmula de formatos pequeños, muchos conciertos y al aire libre.

¿Han notado algún tipo de resquemor o miedo en la gente?

No, al contrario. Para muchos de los conciertos las invitaciones duraron unas pocas horas. El primer día ya se agotaron las entradas para el 70% de las propuestas. Este miedo se ha superado y la gente tiene ganas de cultura tras estos meses duros e infernales de estar en casa. Eso sí, con todas las medidas de protección necesarias. Todo es compatible.

El Sonna se estrena hoy con Mounqup y mañana con Ali Boulo Santo. ¿Qué encontrará el público?

El arranque tiene mucho que ver con el territorio y, en este caso, es un guiño a nuestro querido Pirineos Sur. Mounqup es una artista nacida en Francia y que está afincada en Galicia. Mezcla el jazz con la electrónica con muy buen gusto. Y Ali Boulo Santo es un músico senegalés que toca la kora, esta gran arpa africana que es muy característica.

Huesca ha sido históricamente un faro cultural, especialmente en la música. Pero en las circunstancias actuales, mucho más. Es un oasis en la Comunidad.

Somos una provincia que vive de cara al turismo y la naturaleza. Y queremos ponerlo en valor porque es uno de los recursos fundamentales para la supervivencia. Desde instituciones como la DPH siempre ha habido un interés especial por mimar la cultura. De aquí han surgido propuestas tan interesantes como el Pirineos Sur, el Festival Camino de Santiago… y otras muchísimas iniciativas. Tenemos muy claro que el desarrollo de esta tierra está vinculado al ocio, y, sobre todo, al ocio constructivo que representa la cultura.

Siempre es importante esa apuesta por la cultura, pero en estos momentos de zozobra, mucho más.

Por supuesto. Muchas veces solo se ve al artista o al grupo, que ponen la cara y son los reyes de la historia. Pero detrás de eso hay muchas empresas auxiliares que intervienen: desde el diseñador que hace el cartel a la empresa que lo imprime, pasando por los técnicos de sonido, los guardias de seguridad, las empresas de producción, los medios de comunicación… Detrás de la actividad cultural hay un montón de personas que ahora lo están pasando muy mal porque su actividad depende de que haya directos y actos.

El próximo jueves se iniciará la 29ª edición del Festival Camino de Santiago, del que usted es también el programador. ¿Cómo se presenta?

Desgraciadamente, se presenta con aforos reducidos. A las dos horas de salir las invitaciones, se agotaron. Ya pasaba cuando en la catedral podíamos acomodar a 500 personas, y este año van a ser solo 200. Pero para compensarlo vamos a ofrecer todos los conciertos en directo en ‘streaming’ para todos aquellos que no pueden venir. De paso, igual conseguimos que nuevos públicos escuchen estos conciertos de música antigua con artistas tan importantes como Jordi Savall.

Etiquetas
Comentarios