Despliega el menú
Ocio y Cultura

LOS ARTISTAS DE MI MUNDO. 'ARTES & LETRAS'

Pablo Serrano se resume en su frase "en el fondo de la cuestión, el Hombre"

Uno de los grandes escultores del siglo XX, nacido en Crivillén (Teruel), vivió en Argentina y Uruguay, regresó a España en 1956 y tiene museo propio

Los artistas de mi mundo. Pablo Serrano.
Conjunto de moldes y de esculturas de Pablo Serrano en el IAACC.
Guillermo Mestre.

Pablo Serrano (Crivillén, 1908 – Madrid, 1985) fue un gran humanista, un gran artista, un gran escultor, un trabajador incansable, con una gran generosidad, crítico consigo mismo, que tras recorrer el mundo, quiso que Aragón -Zaragoza- tuviera un museo con una buena selección de sus obras, que sirviera para la promoción del arte y de los artistas jóvenes. Ya con anterioridad a estos años ochenta que me refiero su presencia en Aragón había tenido grandes frutos. 

En Zaragoza, especialmente cuando era alcalde Luis Góméz Laguna, Serrano había llevado a cabo el San Valero y el Ángel Custodio de la ciudad en las puertas del ayuntamiento, también había llevado a cabo ese gran retablo exterior de la Basílica del Pilar que representa la aparición de la Virgen a Santiago en Zaragoza, así como varias colaboraciones con Ibercaja; igualmente había hecho la ‘Quema del objeto’ en Alcañiz, el monumento a la Mujer Labradora en Teruel y el busto de Ramón y Cajal en Huesca. Su afabilidad y buena conversación habían cuajado en amistades valiosas en Aragón con José Antonio Labordeta, con Gonzalo Borrás, con Eloy Fernández Clemente, con José Luis Lasala, con los de Andalán y el PSA, más o menos, y con mucha gente más.

Yo conocí personalmente a Pablo Serrano en 1984 o 1985, cuando ejercía de Director General de Cultura del Gobierno de Aragón. Se buscaba la cesión de los antiguos talleres Pignatelli para sede del museo y había que negociar con la Diputación Provincial de Zaragoza, también con Hacienda. Pablo Serrano quería así rememorar que su abuelo había sido profesor de taller allí. También se estaba haciendo el inventario en Madrid del conjunto de obras que quería donar a la fundación que debía de gestionar el futuro museo. El patronato de la fundación estaba integrado por deseo del propio Pablo Serrano por todas las instituciones aragonesas. Imagínense la diversidad de intereses y de rivalidades que podía haber en la gestión. De hecho el Museo Pablo Serrano no empezó a funcionar bien hasta que se disolvió la Fundación y se hizo cargo del mismo el Gobierno de Aragón.

En 1986 se celebró en Fraga el Día de Aragón y en el acto institucional de nuestra Autonomía se impuso a Pablo Serrano, a título póstumo, la Medalla Juan de Lanuza, máxima distinción del Gobierno de Aragón, que recogieron, del presidente Santiago Marraco, su viuda la artista Juana Francés y su hijo Pablo Serrano. A continuación se inauguró el Palacio Montcada de Fraga como centro cultural que había quedado espléndido. Juan Francés y Pablo Serrano, hijo, conocieron allí al arquitecto de la restauración, José Manuel Pérez Latorre y quisieron que fuera también él quien llevara a cabo la restauración y adecuación de los talleres Pignatelli para sede del museo de Zaragoza de Pablo Serrano. Me refiero a la primera restauración que se inauguró en 1994. La ampliación dirigida por el mismo arquitecto se inauguraría como Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneos Pablo Serrano comenzado ya el siglo XXI.

Recuerdo gratamente conversaciones con Pablo Serrano en Zaragoza y en Madrid, recuerdo algún viaje suyo a Zaragoza junto con el filósofo José Luis Aranguren con interesantes y largas reflexiones sobre la vida y el arte, pero también sobre cualquier tema. También al escultor era proclive a la correspondencia escrita y alguna carta me dirigió. Pero de forma inesperada Pablo Serrano falleció el 26 de noviembre de 1985 en Madrid. Allí fuimos el Consejero de Cultura, José Ramón Bada que tanto trabajó porque el proyecto fuera un hecho como al final lo fue y el que escribe. El velatorio fue en su domicilio, en la parte alta del Paseo de la Castellana y a la vez que nosotros llegaron el Vicepresidente del Gobierno de España, Alfonso Guerra y el Ministro de Cultura, Javier Solana. La prensa y todos los medios de comunicación sacaron amplísimos reportajes sobre la vida y la obra del gran artista Pablo Serrano.

En 2016, al cumplirse 30 años de la restauración del Palacio Montcada de Fraga y de la entrega de la medalla Juan de Lanuza, propuse una exposición conmemorativa de Pablo Serrano. Así se hizo y se tituló 'En el fondo de la cuestión, el HOMBRE”, frase de Pablo Serrano de 1960 cuando se planteaba las ‘Bóvedas para el hombre’. La exposición fue retrospectiva con fondos del IAACC Pablo Serrano, con la desinteresada colaboración de su director, Julio Ramón y de la Técnico María Luisa Grau. Una exposición con un extenso y cuidado catálogo a la que acudió, entre otros muchos, Susana Spadoni, nuera de Pablo Serrano.

Etiquetas
Comentarios