Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

daNZA

Y 113 días después... LaMov regresó al trabajo

La compañía zaragozana de danza retomó ayer la actividad. En octubre estrenará en el Principal ‘El lago de los cisnes’.

Primer día de trabajo de los componentes de LaMov tras la pandemia del coronavirus.
Primer día de trabajo de los componentes de LaMov tras la pandemia del coronavirus.
Oliver Duch

Tras 113 días de parón forzoso por el coronavirus, los integrantes de la compañía de danza LaMov regresaron ayer a la actividad, a su añorada rutina. Lo hicieron en una sala acristalada de la cuarta planta del Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneos (IAACC) Pablo Serrano de Zaragoza. Un reencuentro marcado por las medidas de seguridad, la toma de temperatura y las exigencias de esta nueva vida provocada por la pandemia. Eso sí, las ganas y las emociones golearon a las inconveniencias puntuales por los protocolos.

«Ha sido un día muy especial. Estamos encantados de volver al trabajo. Seguro que no podremos movernos de las agujetas que nos aparecerán, pero ya era hora. Han sido cuatro meses de parón que se nos han hecho larguísimos. Teníamos necesidad de juntarnos, de preparar los espectáculos que dejamos colgando. Ante todo, queríamos empezar porque es nuestra pasión, nuestro trabajo y nuestra vida», explicó un entusiasmado Víctor Jiménez, director de esta compañía creada en 2008 en la capital aragonesa.

Jiménez y los ocho bailarines que integran esta agrupación siguieron al pie de la letra la ‘Guía de buenas prácticas para el reinicio de la actividad escénica y musical en España’ confeccionada por el Ministerio de Cultura. Con el pelo recogido, nadie compartió recipientes para su hidratación, hay gel hidroalcohólico y antes y después de cada clase y ensayo se procedió a la limpieza y desinfección de su espacio y de los elementos que utilicen, como las barras de ballet.

«Nos hemos hecho la prueba de la covid-19 y hemos dado todos negativo. Estoy siguiendo a rajatabla la guía de las buenas prácticas del Ministerio, de la ‘a’ a la ‘z’, estamos cumpliendo todos los pasos y recomendaciones. Trabajamos con mascarilla, guardamos la distancia de seguridad, yo les tomo la temperatura al entrar, al bailar intento juntar a parejas que sean pareja en la vida real o que hayan vivido juntos esta pandemia al compartir apartamento. Estamos adaptándonos como podemos para intentar que la situación nos afecte lo menos posible al arte y a la danza. El objetivo es que cuando el espectador vaya al teatro se encuentre con un espectáculo en condiciones, que no se vea mermado ni limitado por lo sucedido», desgranó Víctor Jiménez.

La jornada arrancó a las 10.00 y se prolongó hasta las 14.30. El ritmo y la intensidad en estas primeras sesiones son menores a lo habitual. «Ahora mismo nos estamos poniendo en forma y preparando la gira que comenzará a finales de julio. Hemos comenzado con nuestra rutina. Un bailarín clásico se prepara con una barra y una clase. Estos primeros días los ejercicios van a ser un poco más tranquilos de lo normal, con el ritmo más lento, con estiramientos… Tenemos que reencontrarnos. Aunque los bailarines han hecho ejercicio en casa, no es lo mismo. Cada uno ha hecho su pilates, su yoga, su barra diaria… como hemos podido ver en las redes sociales de todas las compañías de Europa. Pero, insisto, no es lo mismo», expuso.

El ERTE y la gira

Todos los componentes de LaMov ingresaron en un ERTE el 14 de marzo y no salieron hasta el 1 de julio. Un periodo duro en lo personal pero que, afortunadamente, no ha golpeado tan fuertemente a la salud de la compañía. «Lo bueno es que estamos integrados en un circuito de arte nacional en el que los contratos no se han suspendido, sino que se han aplazado. De momento tenemos garantizada mucha actividad de aquí hasta diciembre. Eso supone una motivación, además de una inyección económica, para seguir adelante con muchas ganas. Si no hubiera esos contratos, sería mucho más dramático y peligroso», arguyó Jiménez.

El próximo 25 de julio está marcado en rojo en su agenda ya que regresarán a un escenario para representar ‘Tempus fugit’ en Ibdes (Zaragoza), con el apoyo de la Diputación de Zaragoza. Posteriormente, acometerán la misma obra en la gira del Programa Platea del Ministerio de Cultura que se aplazó por el coronavirus y que les conducirá a Asturias, La Rioja, Ibiza y Castilla-La Mancha.

Y en octubre estrenarán en el Teatro Principal de Zaragoza su nueva producción, ‘El lago de los cisnes’.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión