Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

desescalada

Subir el telón con las butacas contadas

La actividad regresa al Teatro Principal este viernes, aunque no se podrán ocupar más de 624 asientos. En otros municipios, las compañías optan por hacer pases dobles para sortear las restricciones de aforo.

La comparativa que se ha viralizado en los últimos días.
La comparativa que se ha viralizado en los últimos días.
Heraldo.es

La imagen es elocuente. Decenas de pasajeros apiñados en los asientos de un avión, pero distancia mínima de dos metros en las butacas de los teatros. Por las redes sociales esta estampa se ha viralizado porque explicita las dificultades del sector de la cultura para retomar su actividad. Este mismo fin de semana, a partir del viernes, el Teatro Principal de Zaragoza volverá a abrir sus puertas con una obra infantil y con una importante limitación de aforo por las precauciones contra la covid. Pese a que la normativa permitiría una ocupación de hasta 624 butacas, el Ayuntamiento ha optado por ser más riguroso en la aplicación de medidas de seguridad para prevenir contagios y la previsión es de no superar las 500 localidades. “La ocupación final dependerá, en todo caso, del número de familias o grupos más numerosos que, al acudir juntos, sí podrán ubicarse en localidades contiguas”, explican fuentes municipales. Es simbólico que la pieza con la que vuelva el espectáculo a las tablas del Principal es ‘Ábrete Sésamo’, a cargo de Caleidoscopio Teatro, que preparan estos días con ilusión e incertidumbre a partes iguales.

"Estamos felices de ser la compañía con la se retome la actividad -señala Azucena Gimeno, fundadora y directora de la compañía junto a Roberto Barra. Volvemos con uno de nuestros espectáculos más queridos y galardonados. Ya es hora de recuperar las artes escénicas en vivo y de volvernos a encontrar en los teatros".

Desde el Consistorio insisten en hacer un llamamiento a la tranquilidad y a “volver sin miedo a los equipamientos culturales”, a pesar de que haya que asumir algunas incomodidades como la de que midan la temperatura a los espectadores antes de entrar, por lo que conviene ir con cierta antelación. “Lo importante es que se va a estar bien y se va a estar seguro", dice el gerente del Patronato Municipal de Artes Escénicas, José María Turmo. Se ha recuperado el pasillo central sin butacas y se establecerá la distancia de seguridad entre grupos y familias, que tendrán que portar todos la mascarilla.

La reapertura del Teatro del Mercado llevará más tiempo porque sus dimensiones (alberga 208 butacas) hace que no valga la pena levantar el telón con aforos recortados. “La previsión es que abra a partir de septiembre con 16 compañías locales”, apuntan desde el Patronato. Donde sí vuelve ya la actividad es a los centros cívicos pero, también, con novedades: las entradas son gratuitas hasta completar aforo, pero deben reservarse antes en la página web www.compraentradas.zaragoza.es. Además, al acudir a estos espacios la entrada y la salida “se hará de forma escalonada para evitar aglomeraciones”.

Los espectadores del último Festival de Cine de Huesca.
Los espectadores del último Festival de Cine de Huesca.
J. Blasco/EFE

En Huesca, el Teatro Olimpia no reabrirá, en principio, hasta septiembre. No obstante, para el Festival de Cine ya proyectó cortos, y las imágenes del “llenazo” de espectadores en una sala semivacía pudieron verse en los informativos nacionales como símbolo de esta ‘nueva normalidad’ tan poco agradecida para las artes escénicas. “La Fundación Anselmo Pié Sopena, propietaria del Teatro Olimpia, está trabajando intensamente para poder subir de nuevo el telón en otoño de 2020. Volveremos, seguro, con una programación que rescata algunas de las propuestas que no pudieron desarrollarse en primavera y con nuevos espectáculos que se sumarán a una programación a la altura de las circunstancias”, explican, antes de lanzar un ‘The show must go on!’. En Teruel, por su parte, el Marin sigue cerrado y, aunque el Ayuntamiento lo usa para actos culturales, este verano ha decidido que solo programa en el auditorio del parque de los Fueros.

¿Qué fórmulas han ingeniado otras localidades para poder ir retomando los espectáculos? Una avanzadilla fue la del Miguel Fleta de Utebo, que ya el 20 de junio puso en escena una obra familiar de Producciones Kinser. “Hicimos dos sesiones dadas las limitaciones actuales de aforo: de las 297 butacas pudimos llenar 95. Dejábamos asientos y filas alternas vacías, y solo podían ponerse juntos quienes convivieran ya habitualmente”, explican los jefes de sala, aún conscientes de que en la terraza del bar de al lado los espectadores podrían juntarse como quisieran.

"El arte y la cultura deberían ser considerados bienes esenciales protegidos", dicen los artistas

Ante estos protocolos un tanto confusos o forzados y, sobre todo, por la incertidumbre generada, hace unas semanas la Plataforma en defensa de las Artes Escénicas de Zaragoza (que incluye a magos, bailarines, artistas circenses, etc.) se juntó en la plaza del Pilar para reclamar que la cultura se conciba como "bien esencial que debe ser protegido". Encarni Corrales, de Teatro Indigesto, y Michel Mondrón de K de Calle, ejercieron de portavoces y lamentaron que si las artes atravesaban un momento complicado las restricciones pueden hacer a muchas compañías pender de un hilo. "Estamos en riesgo, estamos en una situación de precariedad alarmante, pero tenemos mucho que aportar y queremos hacerlo”.

En Calatayud, de momento, tampoco hay previsión de retomar la actividad presencial con espectadores en el Teatro Capitol. La instalación, al ser de propiedad municipal, está abierta pero únicamente para ensayos de grupos culturales de la ciudad (de teatro, música, danza, etc). Para hacer uso de las tablas se hicieron las recomendaciones habituales (mascarilla, gel, distancia, ventilar y desinfectar), pero las proyecciones con público no tiene fecha de regreso. Alberto Latorre Martínez, de la empresa gestora de la actividad cinematográfica de la sala, explica que "estamos preparados para cuando las distribuidoras se animen a traer estrenos". En este sentido, han preparado un sistema de venta anticipada de entradas -que hasta ahora solo era presencial- y plantean ajustar el aforo a un cuarto de las 530 butacas totales. "No es lógico poner reposiciones de películas de hace cuatro meses porque la gente que quería verlas ya ha venido e incluso algunas están en televisión", argumentan.

Por su parte, por citar otro botón de muestra, en La Almunia de Doña Godina, tras 14 meses de trabajos, acaban de concluir las obras de rehabilitación de su emblema cultural, el Salón Blanco, y no está previsto que el equipamiento reabra hasta principios del año que viene, por lo que confían que se pueda hacer con cierta normalidad, no nueva, sino la de siempre.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión