Despliega el menú
Ocio y Cultura

LOS ARTISTAS DE MI MUNDO. ‘ARTES & LETRAS’

Los paisajes planos y armoniosos, llenos de dibujo y color, de Rosa Torres

Relato de la valenciana, vinculada con Aragón, que surgió del pop de Equipo Crónica y ahonda en la pintura con la maestría del los grandes artistas

Los artistas de mi mundo. Rosa Torres.
Retrata de la artista valenciana, vinculada con Aragón, en su taller.
Archivo García Prats.

La primera exposición individual de Rosa Torres (Valencia, 1948) tuvo lugar en la galería Sen de Madrid en 1973 y el mismo año expuso en la zaragozana Atenas, que con buena visión dirigía Federico Torralba. Por destacar aquellos fructíferos años zaragozanos, digamos también que en 1978 la artista expuso en Zaragoza en la Galería Pepe Rebollo y que en aquella muestra se presentó por primera vez una texto de Juan Antonio Toledo, autor díscolo del grupo del Equipo Crónica, reeditado y ampliado en muchas ocasiones, titulado 'La pintura de Rosa Torres'. Desde entonces la trayectoria artística de Rosa Torres no ha dejado de ampliarse en España y en el exterior. Sin embargo hubo de ser en Puertomingalvo, en el año 2011, cuando Torres volviera a mostrar sus obras en Aragón.

Conocí a Rosa y a su marido Ángel Garrido -director durante mucho tiempo de la Galería Rosalía Sender de Valencia- un verano de 2010. Se acercaron a visitar la primera muestra de la Sala de la Villa que organizamos con Enrique Larroy. La pareja tiene vínculos con esta zona de Gúdar-Javalambre: Leonor, la madre de Rosa, era de Mosqueruela y su padre, Luis, escultor y pintor, había nacido en Rubielos de Mora. 

La amistad ha ido creciendo y todos los veranos seguimos cultivando la amistad y se amplían las relaciones con Javier Martín, sobrino de Abel Martín, con Francesc Miralles, historiador y crítico de Arte, con Eulalia, durante muchos años Directora de Museos de la Generalitat de Cataluña, con Marie Claire Decay, viuda de Salvador Victoria, con su hermana Geneviève, que cada verano trae aire fresco desde París, con Román de la Calle, historiador del arte y profesor de la Universidad valenciana, con Martí Domínguez, dinamizador de cultura inquieto. Y también hay que resaltar el agrado que siente el alcalde de Puertomingalvo, Manuel Zafón.

Los artistas de mi mundo. Rosa Torres.
El lienzo 'Peñagolosa'.
Rosa Torres.

Pero hablemos de la pintura de Rosa Torres. Aunque era hija de artista no tenía clara su orientación hacia el arte. En 1973 Rosa Torres estaba ya en contacto con los del Equipo Crónica y de ese momento hay que resaltar tres afirmaciones que relacionan a la artista con el hacer del Crónica, en adelante: la cita constante en los temas de la pintura; la relativización del papel del artista y la presencia constante de la serigrafía en el trabajo profesional. Su decantación al arte se originó con la exposición ya citada de la Galería Sen de Madrid. 

Rosa Torres no partió de la crítica social, lo cual no significa que estuviera alejada del compromiso vital de los grupos antifranquistas. En realidad fue un eslabón dinámico. En la exposición de la Galería Atenas manifestó que la obra de arte era un campo de reflexión y de experimentación de la propia obra. Las pinturas de aquellos momentos trataban de fauna y flora, animales y vegetación donde la autora enlazaba una insólita fusión de pop art y op art. Años más tarde, en su largo devenir artístico, tomará muchos temas como escusa de la pintura. Serán los jardines, los árboles, las marinas, las montañas, el Maestrazgo y Peñagolosa, los pintores clásicos y la mitología, si bien el paisaje siempre estará presente en sus lienzos. 

Como ha dicho Francesc Miralles, “El lenguaje primero; el tema después; el color más tarde”. Rosa Torres forja un nuevo lenguaje, sin rechazar el sistema tradicional del pincel.

El color al principio era contenido, quizás en consonancia con el espíritu crítico, después se fue avivando, de colores planos, de trazos negros que delimitan. En general, como ha dicho Francesc Miralles, “El lenguaje primero; el tema después; el color más tarde”. Rosa Torres forja un nuevo lenguaje, sin rechazar el sistema tradicional del pincel. La serigrafía y el pop art la llevó a la utilización de los colores sin mezcla, pero utilizando el clásico pincel.

Rosa Torrres es una persona culta, que analiza las realidades y que parte también de la historia del arte. De todas sus referencias, de Giorgione, de Tiziano, de Velázquez, de Goya, de Monet, de Manet, de Degas, de Warhol, de Lichtenstein, etc., de quien más se siente influida es, quizás, de Matisse, en cuanto a la simplificación, en cuanto a la construcción de la forma y el espacio mediante el color. 

Los artistas de mi mundo. Rosa Torres.
La obra 'Acis y Galatea'.
Rosa Torres.

Otra característica del francés es la “alegría de vivir” y la mediterraneidad de Rosa se ajusta bastante a esa concepción matissiana; incluso han dicho algunos que hasta en el sentido decorativo, para nada despreciable. Rosa quiere que su pintura se capte con rapidez, otra cosa es que después haya que analizarla.

Esa reflexión a la que me refería se manifiesta en que Torres trabaja a partir de bocetos y la trasposición al lienzo la realiza de una forma reflexiva, el color está perfilado y diseñado, sin dejar nada al azar. La perspectiva renacentista se aleja, no hay claros, ni sombras, ni volúmenes, los trazos y los colores planos construyen el lenguaje artístico que se basa en un proceso.

Etiquetas
Comentarios