Despliega el menú
Ocio y Cultura

Relatos de una catarsis emocional

En la firma del libro ‘Alarma’, que se organizó ayer de forma discreta, participaron algunos de los 25 escritores aragoneses que ofrecen su visión del confinamiento

De izquierda a derecha, delante, Arancha García, Ana Rioja y Pilar Aguarón. Detrás, Carlos Tundidor, Alfonso Pardo, Raúl Lahoz, Elena Laseca, Coral González, Javier Fernández y José A. Prades.
De izquierda a derecha, delante, Arancha García, Ana Rioja y Pilar Aguarón. Detrás, Carlos Tundidor, Alfonso Pardo, Raúl Lahoz, Elena Laseca, Coral González, Javier Fernández y José A. Prades.
Guillermo Mestre

Todavía no se pueden hacer presentaciones públicas pero la firma del libro ‘Alarma. Relatos desde el confinamiento’ se pareció mucho. La cita se celebró ayer en las oficinas de la editorial, Imperium. Fue un acto muy discreto, con varios autores sentados manteniendo la distancia social, y el público accediendo a cuentagotas para recibir la recompensa en forma de dedicatoria.

«El libro no podía salir más tarde», comentaron los editores Arancha García y Raúl Lahoz. Más que nada porque todo lo que se recaude por los derechos de autor se destinará a la compra de material sanitario para combatir los efectos de la pandemia, así que solo por este argumento merecían la pena las prisas.

En el proyecto participan 25 escritores aragoneses y el prólogo es obra de la periodista Ana Segura. La chispa la encendió Alfonso Pardo, que relataba cómo surgió: «Había escrito una historia sobre lo que estaba viendo a mi alrededor y pensé que se podía hacer una versión literaria de los sentimientos que han aflorado durante un confinamiento que a nadie ha dejado indiferente».

Su relato se centra en lo que ha sucedido en las residencias de mayores. «Son algo así como pantallazos de lo vivido en las ucis, con diferentes miradas, como la de un militar durante las visitas a estos centros o una estudiante de Enfermería en plena vorágine de ingresos», explicó. Alfonso contactó con Pilar Aguarón y José Antonio Prades y la bola de nieve empezó a rodar hasta que cogió velocidad de crucero y un tamaño considerable. «En poco más de mes y medio el proyecto se ha hecho realidad –aseguró Pilar–, todo a ritmo vertiginoso».

A lo largo del día casi todos los autores pasaron por la oficina de Imperium, aunque la mayoría acudió por la mañana. Carlos Tundidor, Elena Laseca, Coral González y Javier Fernández fueron de los que agradecieron el reencuentro con los lectores.

El agradecimiento fue mutuo y así lo transmitieron Maribel Pueyo y Pilar González, que compraron el libro. «Ya teníamos ganas de asistir a un acto así –destacaron–, es importante que alrededor de la cultura también se empiece a recuperar una cierta normalidad guardando todos los protocolos de seguridad y de distancia, como ha sucedido en este caso».

A ellas todavía no les había dado tiempo de empezar a leerlo, pero los editores sí conocen bien su contenido. «Cada autor ha mostrado lo que tenía dentro –explicó Arancha García–, hay ironía, textos muy íntimos, ficción con muchos personajes...». Pero tal vez es en la contraportada donde mejor se resumen las intenciones: «El vuelco que nuestra existencia ha sufrido en apenas dos meses requiere de una catarsis que nos ayude a purgar las emociones vividas». «Lo que el lector se va a encontrar, sobre todo, es una gran variedad de estilos y de formas de narrar; su valor literario es muy alto», apuntó Raúl Lahoz.

El término esperanza también estuvo en boca de muchos autores. La periodista Ana Rioja recurre a él en ‘Un día menos para amarse’. En su relato de amor, la protagonista es una pareja de personas mayores, pero también los aplausos de las ocho, los taxistas y tantos profesionales que han aportado su granito de arena durante el confinamiento. La tirada de ‘Alarma’ ha sido corta, de 300 ejemplares, ya que los tiempos no están para grandes aventuras.

Entre los libros vendidos en la página web de la editorial (www.imperiumediciones.com) y el empujón de ayer, casi no quedan ejemplares, así que la reedición está asegurada. Su próximo destino: las librerías.

Etiquetas
Comentarios