Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

Veruela y la estación de Canfranc, primeros monumentos aragoneses que reabren al público

La entrada en la fase 2 apenas supone cambios en la oferta de instituciones y centros culturales. Teatros y auditorios dan por terminada la temporada

Vista del claustro del monasterio de Veruela, que recibirá visitantes a partir de mañana.
Vista del claustro del monasterio de Veruela, que recibirá visitantes a partir de mañana.
Laura Uranga

El territorio aragonés entra hoy en la fase 2 de la desescalada pero todo va a seguir igual. Las reaperturas a las visitas de dos importantes monumentos –el monasterio de Veruela, mañana, y la estación de Canfranc, pasado–, son las principales novedades.

En la fase 2, cines, teatros y auditorios pueden abrir al público con butaca asignada previamente y limitación de un tercio del aforo. Idénticas condiciones tienen las salas de exposiciones y conferencias. Los espectáculos culturales deberán acoger a menos de 50 personas en lugares cerrados y menos de 400 al aire libre, con el público sentado y manteniendo la distancia. En las bibliotecas se podrán hacer consultas en sala si no se supera un tercio del aforo y usar los ordenadores destinados a los usuarios. Monumentos y otros equipamientos culturales estarán abiertos a las visitas, pero  con un tercio del aforo.

De todo esto, apenas los dos monumentos citados se ofrecerán al público. Pero otros no tardarán en hacerlo, como el palacio de Sástago (solo a las visitas). En las Cortes de Aragón, por ejemplo, se piensa en abrir la Aljafería a las visitas a lo largo del mes de junio y retomar la actividad cultural en septiembre. Pero se está muy pendiente de la normativa y de los riesgos laborales.

Para los cines, la limitación de aforo es un escollo difícil de superar. Desde Cinesa, que lleva las salas de Grancasa y Puerto Venecia en Zaragoza, se asegura que «estamos viendo aún detalles de cuándo, cómo y qué cines abrimos.Hasta dentro de unos días no tendremos una información más precisa».

Con los teatros ocurre lo mismo y no prevén, ni los públicos ni los privados, retomar la actividad hasta septiembre. «A corto plazo solo veo posibles las actuaciones al aire libre –señala Cristina Yáñez, directora del zaragozano Teatro de la Estación–. Los teatros no pueden ser un lugar de contagio y para empezar a funcionar necesitamos normativas sanitarias concretas, que aún no tenemos. Las compañías que iban a estrenar no han podido ensayar; tampoco sabemos qué medidas deben observar los actores encima de un escenario, que además pueden ser imposibles de cumplir, según la obra; hay compañías fuera de Aragón que áun no pueden viajar;a un tercio del aforo habría que poner las entradas excesivamente caras... Todo es muy complicado. Nosotros ni siquiera podemos celebrar las actuaciones de final de nuestros cursos porque los alumnos no han podido preparar nada en estos meses».

El Ayuntamiento de Zaragoza, que ya ha anunciado que reabrirá el Centro de Historias, la Lonja y los museos Gargallo y del Teatro Romano el 2 de junio, también ve lejos la reapertura de sus teatros y auditorio. Hoy reabre las taquillas del Principal para devolver el importe de las entradas adquiridas antes del estado de alarma. «A un tercio del aforo es imposible volver a funcionar –subraya Chema Turmo, gerente del Patronato de Artes Escénicas–. Es importante devolverle a la gente su puesto de trabajo, pero más lo es la salud, y los protocolos para la vuelta al trabajo son rigurosos. El comité de seguridad y salud laboral va dando pasos. Nosotros estamos trabajando con la idea de reabrir en septiembre, e intentamos encajar en nuevas fechas lo que hemos tenido que suspender. En algunos casos va a ser difícil. La Cubana, por ejemplo, que tenía 20 funciones, volverá cuando sea posible, en 2021 o ya veremos». Turmo destaca que para reabrir teatros y auditorios estos deben dar toda la confianza posible a los artistas, los trabajadores y, también, al público.

En Huesca, el Ayuntamiento todavía no ha puesto fecha para retomar la programación cultural del Palacio de Congresos ni del Centro Manuel Benito Moliner, ni la Oficina de Turismo para las visitas guiadas. El Teatro Olimpia, por su parte, no prevé retomar la actividad hasta septiembre y solo reabrirá puntualmente para proyectar unas sesiones del Festival de Cine, del 10 al 20 de junio, y con un tercio del aforo. De momento, dos conciertos de Albert Pla y de Joaquín Carbonell y una actuación del monologuista Diego Peña los ha aplazado ya al otoño.

Por su parte, la mayor parte de los monumentos y centros culturales seguirán cerrados en Teruel, con la importante salvedad del Museo Provincial, que ya reabrió sus puertas el día 12. La Biblioteca Pública de Teruel no tiene todavía fecha de reapertura y espera la llegada de los protocolos que fijarán la reincorporación del personal. El único cine de la capital, la Sala Maravillas, tampoco ha concretado cuándo volverá a la actividad aunque, según uno de sus responsables, Nacho Navarro, las proyecciones podrían reanudarse en julio.

Los principales monumentos de la capital turolense siguen también cerrados y sin fecha de reapertura. Se mantendrán cerrados el Mausoleo de Los Amantes, la Catedral, las murallas, el Aljibe de la plaza del Torico y la Torre del Salvador. Como pronto, no volverán a ser visitables hasta finales de junio.

MIentras, la actividad conferenciante tiene su punto de encuentro en internet. El próximo jueves, Raül Blanco, secretario general de Industria del ministerio homónimo, ofrecerá (12.00) una conferencia virtual sobre el futuro de la industria de automoción. Lo hará para el proyecto Mobility City y Fundación Ibercaja, la única entidad aragonesa que ha programado conferencias en abierto durante el confinamiento, sin necesidad de registrarse ni de pertenecer a ninguna entidad. Las conferencias ‘online’ atraen cada día a más público y quizá se esté dibujando ya un futuro en el que sustituyan total o parcialmente a las presenciales.

«Nuestra apuesta por los canales digitales se remonta a hace ya bastantes años, pero durante el estado de alarma la hemos reforzado –subraya José Luis Rodrigo Escrig, director general de la Fundación Ibercaja–. Y estamos muy satisfechos de los resultados. La conferencia anterior a la de Raül Blanco, la de Juan José Badiola sobre el covid-19, ha tenido más de 7.000 reproducciones». Las redes ofrecen una audiencia 10, 15, 20 veces superior a la de los actos presenciales. El salón Aragón, el más grande de los que dispone la entidad, tiene 370 localidades. «Estamos muy activos en el mundo digital –añade–, aunque seguiremos programando actividades presenciales porque el encuentro real es muy enriquecedor».

Así, vídeos como los del programa ‘Educar para el futuro’ han recibido 14.000 visionados. Y los del Museo de Goya han sumado más de 5.000. «Siendo optimistas, creemos que podrá reabrir el 1 de junio –subraya Aguirre–, con la oportuna reducción de aforo y las medidas pertinentes. Pero hay que ser cautos, porque lo primero es la seguridad de trabajadores y visitante».

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión