Despliega el menú
Ocio y Cultura

creación artística. 'artes & letras'

Trabajo visual y trabajo literario de Javier Codesal

Los textos paralelos a los proyectos visuales del creador de Sabiñánigo

Javier Codesal. 'Textos de obra'.
Javier Codesal en Monte Perdido.
Archivo Javier Codesal.

Javier Codesal (Sabiñánigo, 1958) ha contado que reorientó sus estudios tras ver 'Teorema' de Pier Paolo Pasolini. La imagen sustituyó a las letras como materia básica. Sin embargo, la coexistencia de intereses por la palabra y por la imagen es constante en este poeta, videoartista, cineasta y dibujante. En ese sentido, que su reorientación hacia el campo visual se hiciera de la mano de Pasolini es significativo, porque hay pocos casos más notorios de hibridación de cineasta y literato que el del italiano. Y el que esa experiencia iniciática la provocase 'Teorema' es también una pista interesante en cuanto a sus planteamientos estéticos. El mismo Codesal, al hablar de esa película alude a cuánto le impresión “la apropiación de la retórica de lo sagrado en términos heterodoxos”.

Sus importantes exposiciones en la Diputación de Huesca, en la Virreina (Barcelona), el MUSAC (León), etcétera, su participación en numerosos festivales de cine y vídeo avalan la relevancia de quien es probablemente el más importante de los videoartistas aragoneses, y uno de los más reconocidos a nivel nacional; pero su paralela labor como poeta es también notable, con títulos como 'Feliz humo', 'Ha nacido Manuel' o 'Un eclipse no se elige'. 

“La escritura trabaja por esta vez sin figuras. La imagen de vídeo, en tanto que escritura, cruza campos, del ver al no ver”

En el terreno literario, su última aportación es un libro que podría clasificarse como dietario, pero que será preferible clasificar en la especie a la que da nombre su propio título, 'Textos de obra', pues se trata de escritos paralelos a la producción de varios proyectos visuales, colecciones de notas que tienen más que ver con la tradición del poema en prosa o de la digresión benjaminiana, que con la aforística. Como el propio autor se adelanta a aclarar en su prólogo, no son textos “subsidiarios, sino autónomos”, no son una explicación, ni notas previas. Se parecerían más a esos conjuntos de dibujos que discurren paralelos a ciertos ciclos pictóricos. Iván de la Nuez y Julián Rodríguez –comisarios de una de sus exposiciones– aludieron a cierto vacío teórico en el mundo, tan nuevo, del videoarte, y que para ellos, “los vídeos de Javier Codesal intuyen esta falta, esta cierta desnudez teórica en la que se mueve el vídeo, esta falta de traducción al mundo de las palabras”. Codesal se apartaría (pasolinianamente) de esa “ignorancia que ha exhibido el mundo de las palabras hacia el mundo de las imágenes visuales”. En cualquier caso, esa síntesis de imagen y palabra escrita parece en él lo más natural, lo lógico. Y una de las virtudes de sus trabajos es cierta naturalidad, cierta transparencia de la retórica, y por decirlo de algún modo, cierta humanidad y corporeidad radical.

“No busco una palabra, sólo el cuerpo de la palabra. Nunca el escrito, sino el otro a cuyo lado me pudiera tumbar para dejar de oír”, dice Codesal en una de sus notas. “Quien puede hablar de cine sino los ciegos, pues no se distraen en las sombras”, dice en otra. No es el objetivo básico suplir una teoría en curso, sino enfrentarse a la imagen desde el espejo de otra práctica, la propia de la palabra reveladora. Ese reflejo se encuentra con paradojas. Así leeremos cosas como éstas: “La escritura trabaja por esta vez sin figuras. La imagen de vídeo, en tanto que escritura, cruza campos, del ver al no ver”. El objeto de la mirada del artista es un actor en el cambio interno del mismo. Por eso, en uno de sus últimos trabajos fotográficos, elude la velocidad del medio, y reivindica esa velocidad otra narrativa y erotizada entre el pintor y el modelo: “Iré terminando –dice– ¿Ves en qué me convierte tu desnudez?”.

LA FICHA

‘Textos de obra’. Javier Codesal. Libros de la Resistencia. Madrid, 2020.

*Alejandro Ratia es crítico literario y de arte. Es poeta, narrador y ensayista.

Etiquetas
Comentarios