Ocio y Cultura
Suscríbete

literatura. cuentos contra el virus

'Confinados y enamorados', un relato de Roberto Malo

El escritor le da una vuelta de tuerca a la convivencia cotidiana de una pareja, que decide convertirse en un espectáculo quizá no muy decoroso

Roberto Malo. Cuentos contra el virus.
Roberto Malo cuenta la historia de una pareja osada y procaz.
Víctor Meneses.

Tuvieron suerte. A Eva y Miguel les pilló la pandemia cuando acababan de dar el paso de vivir juntos, tras unos cuantos meses de relación. Si les hubiera tocado estar solos, separados, hubiera sido muy duro para ambos; son jóvenes, están enamorados, y lo cierto es que un confinamiento une mucho. Al haberse quedado los dos sin trabajo, aprovechan para leer un montón, ver películas y series, cocinar toda suerte de recetas y hacer el amor a todas horas. Una noche, Miguel le comenta que se entienden muy bien en la cama, y que tendrían que pensar en sacarle provecho, dada la situación. "¿Cómo?", pregunta ella sin comprender. "Bueno", carraspea él, «he leído que ahora los vídeos porno caseros se cotizan muy bien. Como la industria profesional ha caído…». 

Ella abre los ojos como platos. "¿Me estás proponiendo un porno?". "Sí, con el móvil, una cosa sencilla. No pongas esa cara. Podríamos grabarnos por probar, como un juego, solo para nosotros. Tranquila, seguramente no daremos en pantalla y no quedará nada sexi…". "Me parece una idiotez", opina ella, extrañamente picada, "pero hagámoslo, venga, para echar una risas. Así verás la cara que me pones". Y esa misma noche lo hacen. Se graban entre risas, dudas y besos. El resultado, técnicamente, es muy cutre. Pero Miguel alega que los vídeos caseros tienen que ser así, nada profesionales. Si la iluminación o el sonido no son muy allá, casi mejor. Más realista si cabe. Eva frunce el ceño, no se acaba de ver bien. "Creo que en algún momento sobreactúo", señala. "Pero si estás genial", asegura Miguel. "No, no. Puedo hacerlo mejor. Mañana nos volvemos a grabar otra vez. Pero solo para nosotros, ¿eh?", sonríe ella. "Mi culito no quiero que lo vea nadie más que tú". "Vale, vale", asiente Miguel, encantado. 

Se graban de nuevo, y esta vez se les nota más sueltos, menos pendientes del móvil, menos agarrotados en los cambios de postura, dejándose llevar por lo que les va pidiendo el cuerpo y la situación. Cuando acaban, se dan una buena ducha y tras descansar y reponer fuerzas deciden ver el resultado. "Jo, doy bastante pena físicamente", se sincera Miguel al contemplarse.  "¿Crees que debería hacer pesas". "Déjate de pesas, presumido. Ya te daré yo ejercicio, ya", replica Eva sin dejar de mirar la pantalla. "Tú en cambio estás buenísima", apunta él, maravillado. "Me excita mucho verte en vídeo, que lo sepas. Y al natural, claro, aunque eso ya lo sabes". "Me encanta que te guste, amor. Eres un sol. Cuando acabe el confinamiento y andes solo por casa, tienes mi permiso para verte nuestros vídeos", deja caer ella guiñándole un ojo. Y se siguen grabando, disfrutando tanto en la grabación como en el posterior visionado. 

Tras cada sesión, se les ocurren ideas nuevas para futuras escenas. "Prueba a dejar el móvil más cerca, sobre la silla", señala ella en un plano. "Creo que queda mejor que se nos vea en grande, aunque sea parcialmente". Van mejorando poco a poco a nivel técnico, aprendiendo a utilizar los encuadres más claros según lo requieran las diferentes posturas. También se superan a nivel argumental, ensayando diálogos y situaciones pícaras y divertidas. Los dos se ven cada vez más libres y experimentados, y los vídeos lógicamente tienen un mejor acabado. Sin embargo, siguen sin colgarlos. Quién sabe, tal vez si la situación de confinamiento se alarga demasiado y se ven muy necesitados económicamente, Miguel y Eva se replanteen lanzar sus vídeos para ganar un dinero desde casa. En cualquier caso, de momento siguen grabándose y viéndose. En el encierro, todo el mundo ve series y películas. Ellos también, por supuesto, pero su serie favorita la producen ellos mismos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión