Despliega el menú
Ocio y Cultura

música

Bob Dylan suelta un nuevo tema inédito, de tono confesional

'I Contain Multitudes' sale tres semanas después que 'Murder Most Foul', primer número 1 de su carrera, y podrían formar parte de un nuevo disco.

Bob Dylan, en un concierto en Salamanca.
Bob Dylan, en un concierto en Salamanca.
Agencias

Como a otros muchos, el confinamiento le ha proporcionado a Bob Dylan tiempo libre y, en vez de revisar papeles y hacer limpieza, está recuperando canciones grabadas que no habían sido publicadas antes. Le está yendo muy bien. Con 'Murder Most Foul', un tema inédito de casi 17 minutos de duración en el que repasa gran parte de la historia de Estados Unidos en el siglo XX, consiguió por primera vez un número 1 en ventas en las listas de rock de su país.

Desde su salida el 27 de marzo hasta el 2 abril tuvo más de 10.000 descargas de pago, según Nielsen. Se había encaramado al segundo puesto varias veces, pero nunca había logrado la corona, como sí lo habían hecho con sus canciones Peter, Paul & Mary ('Blowin' in the Wind') y The Band ('Mr. Tambourine').

Visto el éxito, este viernes sacó 'I Contain Multitudes', una balada de algo más de cuatro minutos y medio de duración, que toma el título de un verso del poema 'Song of Myself' de Walt Whitman, el poeta estadounidense cuyo individualismo libertario sirvió de inspiración a la contracultura. Podría traducirse como "contengo multitudes" o "estoy compuesto de multitudes", y a ellas, a las personas que le han servido en algún momento para reflejarse les dedica sus versos.

Por ellos desfilan Ana Frank y The Rolling Stones, Edgar Allan Poe y William Blake, Indiana Jones, Bethoveen y Chopin. "Soy un hombre contradictorio, de diferentes estados de ánimo.Duermo en la misma cama con la vida y con la muerte". Esa frase de Whitman, "I contain multitudes", se la dijo el cantante al poeta beat Allen Ginsberg, como aparece en el documental de Martin Scorsese 'The Rolling Thunder Re-vue: A Bob Dylan Movie'.

En esta canción, el histórico músico modula un poco más la voz que en 'Murder Most Foul', aunque sigue estando muy cerca del recitado. Los que no le perdonan una, que son muchos, ya salieron este viernes diciendo que sus cuerdas vocales no dan para más. Lo cierto es que con una sobria instrumentación, comandada por una suave guitarra y con algún toque de arpa, el Nobel de Literatura consigue la atmósfera íntima que pide su letra, un poema de tono confesional.

Ambas canciones comparten un mismo tono elegíaco, suponen un repaso a su vida a través de hechos y personajes del siglo XX. Por su parecido, se especula con que podrían formar parte de un nuevo disco, el primero con canciones propias desde 'Tempest' (2012). A la espera de que continúe su gira, nadie descarta que pueda haber más sorpresas.

Etiquetas
Comentarios