Despliega el menú
Ocio y Cultura

Los juegos de mesa en ‘Print & Play’, otra opción para divertirse encerrados en casa

Diseñadores y editoriales liberan en la red sus creaciones para imprimirlas y disfrutarlas en casa

[[[HA REDACCION]]] 5.1-1320x743.jpg
'Paradox University' ha sido liberado por sus diseñadores, Alberto Millán y Ramsés Bosque, para poder descargarlo durante el estado de alerta
APA Boardgames

Los juegos de mesa siempre han sido una buena opción para el ocio. Y ahora, con las tiendas cerradas, también. Sobre todo si aún hay tinta en la impresora de casa. Sin más gasto que imprimir seis u ocho folios en blanco y negro cualquiera puede lograr un juego de mesa para entretenerse durante horas. No tendrá el mismo acabado que un juego comercial pero la diversión será idéntica. A veces, estos juegos gratuitos entretienen más que algunos de los que se venden comercialmente. Se llaman ‘Print and Play games’, (juegos de imprimir y jugar) e internet está lleno de páginas donde se alojan archivos con los elementos para jugarlos y sus reglas.

Ahora bien, ¿por dónde empezar? Conviene saber, primero, que la ola de solidaridad de la epidemia ha llegado también a las editoriales españolas de juegos de mesa, que en los últimos días han liberado muchos de sus juegos. Así, tan solo facilitando un correo electrónico, o como mucho suscribiéndose al boletín de noticias de la editorial, puede uno recibir en su ordenador juegos como ‘Berridos’, ‘Arquetipos’, ‘No time for heroes’, ‘Zumos’, ‘New Cop Order’, ‘Expansiópolis’, ‘Vae Victis’, ‘Caravana al Oeste’...

Pero esto es solo coyuntural. Desde hace un par de décadas proliferan en internet páginas y blogs donde descargar juegos. El fenómeno nació de forma altruista, porque el diseñador quería conocer la opinión de otros jugadores, pero ya no lo es tanto. Según el aragonés José Carlos de Diego, una referencia en el mundo de los juegos de mesa, «cada vez hay menos altruismo y más negocio. Con la llegada de los mecenazgos (Kickstarter, Verkami...) muchas editoriales optan por vender o liberar sus juegos en ‘Print and Play’. A veces incluso antes de que se financie, para que la gente pueda probarlo y obtener opiniones y análisis que mejoren el producto. Para que un juego se conozca y se pula hay que jugarlo mucho y en diferentes grupos. El ‘Print and Play’ lo facilita en gran parte».

Así, ocurre que juegos destinados a comercializarse están durante un tiempo al alcance de un clic de ratón y, cuando ya está la edición lista, se retiran de internet. «Uno de los mejores bancos de pruebas es siempre testar tu juego fuera de tu grupo habitual. Y lo mejor es que gente que no conoces de nada te dé su opinión sincera y no sesgada. Si quieres ver como funciona tu juego, la mejor manera es liberarlo y esperar opiniones. A veces, las críticas constructivas sirven para pulir defectos y mecánicas o simplificar cosas para llegar a una cantidad mayor de público. Por no mencionar que es una publicidad impagable: pones tu juego en un escaparate con una mínima inversión. Llega a más gente que, de otra forma, no sabría siquiera que existe».

De Diego, que es autor del existoso y comercializado ‘El club de los martes’, también tiene juegos en la modalidad ‘Print and Play’ como ‘Froggy Land’ (boardgamegeek.com/boardgame/70649/froggy-land). «En España parece que la mayoría de los autores quieren ver editados sus juegos profesionalmente y obtener un rédito casi inmediato de ellos –asegura– y no les basta con liberar su juego gratuitamente ni disfrutar del proceso de creación altruistamente».

Si alguien quiere probar los juegos españoles recién liberados, lo mejor es que acuda a El Club Dante (www.elclubdante.es/print-play-cuarentena/ego), donde encontrará una lista de 21 de ellos, con sus correspondientes enlaces. Y, si no tiene suficiente, se puede introducir ‘Print and Play’ en Google y bucear en los resultados. Se le abrirá un infinito abanico de posibilidades, y la expresión no es retórica. Ojo, en algunos no hallará instrucciones más que en inglés, y en otros necesitará tener dados o fichas de algún tipo en casa. Encontrará desde juegos de cartas que se pueden imprimir en cuatro folios, hasta complejos juegos de guerra diseñados para durar muchas horas, como ‘Ultima Ratio Regis’, cuyos ficheros incluyen incluso instrucciones para imprimir los elementos y la caja donde guardarlos. Hasta Reiner Knizia, la estrella europea de los juegos de mesa, ha diseñado uno, ‘Decathlon’. Tan sencillo que lo que uno descarga son solo las reglas, porque lo que se necesita son ocho dados, lápiz y papel.

Los ‘Print & Play’ aún tienen que superar prejuicios, como la idea de que, por ser gratis, son peores que los comerciales. «No son ni mejores ni peores –subraya José Carlos de Diego–. Hay de todo. Pero esa modalidad permite hacer cierto tipo de juegos que comercialmente serían inviables (dirigidos a sectores minoritarios, temáticas poco comerciales, juegos abstractos...). Y una editorial lo que busca es vender el máximo de ejemplares y llegar al mayor número de gente. Los juegos comerciales suelen ir mucho por modas y tendencias, cada año se pone una temática o una mecánica de moda y salen doscientos mil juegos sobre eso. En los ‘Print & Play’ no tienes esas limitaciones, hay mayor libertad, sobre todo si diseñas tu juego pensando en disfrutar del proceso y compartir tu creación».

Etiquetas
Comentarios