Despliega el menú
Ocio y Cultura

Música

La inquietud del músico aragonés Chuse Joven ante su gran gira por México

El bilbilitano está expectante ante los 19 conciertos que tiene contratados en mayo junto a la popular banda argentina Enanitos Verdes.

Chuse Joven en una actuación en el Lunario del Auditorio Nacional de México en 2017.
Chuse Joven en una actuación en el Lunario del Auditorio Nacional de México en 2017.
Javier Bragado

El coronavirus ha frenado en seco la actividad en muchos sectores. Con especial virulencia en la música, donde las actuaciones en vivo capitalizan los ingresos de la gran mayoría de artistas. Ilusiones y proyectos tiemblan ante la incertidumbre existente.

Es el caso del bilbilitano Chusé Joven, que se ha visto obligado a cancelar los recitales que tenía programados estos días en Córdoba, Teruel y Albarracín, y que, sobre todo, mira con preocupación la gira que tiene programada en mayo en México teloneando en 19 fechas a Enanitos Verdes, una de las bandas más populares de Latinoamérica.

«La verdad es que está siendo demoledor para todos los músicos. A los conciertos ya cancelados, se une la incertidumbre que deja todo en vilo hasta que pase la pandemia. Pero como no sé estar parado, junto a la violinista Judith Mateo ofrecemos cada noche en Instagram, a las 22.00, actuaciones que son nuestro pequeño granito de arena a la situación de confinamiento. Lo menos que podemos hacer es regalar parte de nuestro arte a nuestros fans», explica.

A sus 37 años –cumplidos el pasado sábado–, acumula variadas experiencias íntimamente relacionadas con la música, su gran pasión y profesión. La jota fue su primer gran amor. Dio sus primeros pasos en la Rondalla Bilbilitana, donde tocaba la bandurria, cantaba y bailaba. Ytambién formó parte del coro infantil del colegio de las hermanas de Santa Ana.

El rock emergió con fuerza en su adolescencia y le marcó. «Solíamos compartir casetes entre los amigos, de rock principalmente, y en el pub Gaia de Calatayud escuchábamos rock y heavy metal. Luego llegó internet y la venta por catálogo, que me dio acceso a muchísimos grupos. Y recuerdo con especial cariño los primeros conciertos en las fiestas del Pilar de bandas como Ixo Rai! o Platero y Tú», rememora.

Un camino que emularía con su propio grupo de metal, Atland, con el que editó tres discos. «Vi un anuncio en el CIPAJ mientras desayunaba en la Residencia Pignatelli de Zaragoza, ya que estudiaba Empresariales. ‘Se busca cantante para banda de power metal’, rezaba. Era 2004 y fue el inicio de una etapa maravillosa. Creamos nuestro propio universo musical y dimos muchos conciertos, algunos como teloneros de Barricada y Los Suaves. Recuerdo especialmente los de Interpeñas», comparte.

La aventura japonesa

Uno de los discos, ‘Marboré’, fue editado por el sello japonés Red Rivet Records. «Habíamos mandado el disco a un montón de sellos en España y Europa, pero el género que practicábamos no tenía cabida en ninguno. A través de Arturo Gracia, amigo y dueño de la tienda de discos Leyenda, llamamos a la puerta de Japón y nos la abrieron. Justo entonces disolvimos la banda y decidí ir a Japón a realizar unos conciertos de presentación contratando músicos nipones. Fue toda una experiencia», revela.

Una faceta rockera que compatibilizó con una más clásica con el Coro Amici Musicae del Auditorio de Zaragoza. «Les debo mucho, ya que la formación que recibí con profesores de técnica vocal fue excelente. Participé en obras como ‘La Boheme’, ‘La Flauta Mágica’ o ‘El Trovador’ en una época de increíbles producciones en el Auditorio. Es importante que existan grupos como Amici Musicae para la vida cultural de Zaragoza», reflexiona.

El siguiente paso lo dio en solitario, con la edición de un disco homónimo, y con la formación de una fructífera sociedad con la violinista Judith Mateo, junto a la que toca en muchos de sus ‘shows’. Su encuentro supuso un punto de inflexión en su carrera. Un auténtico ‘big bang’ creativo que ha impulsado a ambos.

«Judith fue la persona que me animó a profesionalizarme, me empujó a producir mi primer disco en solitario y montar mi propia banda. Me enseñó y me enseña mucho tanto en el plano profesional como musical. Para mí es la auténtica ‘rockstar’ del violín. Ha editado siete discos con Warner Music y ha ofrecido más de 500 conciertos en más de 20 países, es increíble verla trabajar. Ser mujer no es fácil en nuestro gremio. He visto mucho machismo hacia ella y en general a las mujeres de la industria musical. Por desgracia las mujeres tienen que demostrar 100 veces más que nosotros», asevera.

Su lista de conquistas engorda mes a mes. Las pasadas fiestas navideñas fueron los representantes de España en el Certamen Europeo de Música Navideña que se celebró en Tallín (Estonia) a propuesta de Radio Nacional con el single ‘Brindaremos’. Y en breve lanzarán ‘El alma de un violín’, un disco donde Chuse canta en varias canciones.

Etiquetas
Comentarios