Despliega el menú
Ocio y Cultura

Los Reyes incluyen una galería italiana en su recorrido inaugural en Arco

El rey Felipe VI y la reina Letizia han querido tener un guiño hacia Italia en medio de la preocupación por la expansión del coronavirus al visitar una galería de la región de Lombardía, una de las más afectadas por el coronavirus.

ARCO 2020: Menos polémica, más mujeres y pocas bajas por el coronavirus
ARCO 2020: Menos polémica, más mujeres y pocas bajas por el coronavirus
MARISCAL

Los Reyes han inaugurado este jueves de forma oficial la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Madrid (ARCO), donde han tenido un guiño hacia Italia en medio de la preocupación por la expansión del coronavirus al visitar una galería de la región de Lombardía, una de las más afectadas por la epidemia.

De las 209 galerías de una treintena de países que participan en la 39 edición de Arco en el recinto ferial de Ifema de Madrid, buena parte de la atención la han concitado las once galerías italianas, la mayoría de ellas de zonas donde hay más casos diagnosticados.

Una de ellas es la de Massimo y Francesca Minini, de Brescia, en la región de Lombardía, en la llamada "zona roja" de la epidemia.

Aunque la parada en esta galería estaba programada desde hace días, se ha apreciado como un gesto hacia Italia al ser uno de los puntos donde los medios gráficos han tenido oportunidad de captar a los reyes.

"No nos han preguntado nada del coronavirus. Sabíamos desde hace días que iban a venir a visitarnos porque es una galería importante. Pero lo de que es debido al coronavirus es una interpretación de la prensa", ha comentado la responsable de la galería, Alessandra Minini.

En los minutos en los que han permanecido en el expositor, han intercambiado impresiones sobre diversos artistas, en particular sobre las obras de la artista estadounidense Sheila Hicks, que Felipe VI ha reconocido para sorpresa de la marchante italiana.

Ante la preocupación que la epidemia está generando en los eventos multitudinarios, los responsables de ARCO han instalado numerosos dispensadores de jabón sanitario y carteles informativos con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para prevenir cualquier posible contagio.

Como en otras ediciones, entre los participantes en la feria no hay ningún coleccionista asiático, con lo que no ha sido preciso tomar medidas excepcionales, y el certamen se desarrolla con normalidad.

Don Felipe y doña Letizia han estado acompañados por el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, y la nueva directora de ARCO, Maribel López, con quienes han posado al inicio ante dos manos gigantes expuestas a modo de bienvenida.

Con ellos han estado el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; y la de Baleares, Francina Armengol, que se ha sumado al haber en la feria una representación de galeristas del archipiélago.

Durante alrededor de una hora, la comitiva ha recorrido unos 15 expositores de galerías y medios de comunicación, tanto españoles como de Francia, Inglaterra, Estados Unidos y Brasil. A diferencia de otros años, en esta edición no hay ningún país invitado y el certamen tiene como central el concepto "Es solo cuestión de tiempo".

Esta sección principal, que los reyes han visto al comienzo, gira en torno a la obra del reivindicativo artista cubano-estadounidense Félix González-Torres (1957-1996) y acoge las propuestas de 16 artistas de 13 galerías.

Don Felipe y doña Letizia han improvisado alguna parada, como en la galería de Álvaro Alcázar, donde les ha llamado la atención la obra de Juan Garaizabal en la que se representa un reloj cuyas manecillas van al contrario del paso del tiempo, con el fin de reflejar la memoria histórica de una antigua estación de tren de Nueva York.

Como habitúan a hacer, los reyes han visitado dos de las galerías clásicas de ARCO, como son Juana de Aizpuru y Helga de Alvear, donde se han interesado por el museo que la fundación de la veterana coleccionista va a abrir en Cáceres.

Pasan de largo por la obra de Franco

El pasado año, la obra más controvertida fue el polémico ninot de Felipe VI, una obra de 4,45 metros de altura esculpida por Santiago Sierra y Enrique Merino que se vendía por 200.000 euros, con el compromiso de que el comprador debía quemarlo.

En esta edición, el foco se ha puesto en el cuadro 'Franco no eran tan malo como dicen', valorado en 15.000 euros y firmado por el provocativo artista finlandés Riiko Sakkinen, que ironiza sobre las virtudes que se atribuyen al dictador.

El autor también generó polémica en 2019 con la obra "Nuestros reyes favoritos", un cuadro con una imagen de Felipe VI junto al nombre de otros monarcas como el rey Melchor, el rey León o Burger King.

Don Felipe y doña Letizia han pasado de largo por la obra de Franco y tampoco se han detenido en la fotografía 'El rey del sueño', en la que aparece una foto modificada de Juan Carlos I, cuya figura está rodeada por un halo que el autor traza con un proceso químico.

ARCO permanecerá abierta hasta el domingo, 1 de marzo, para mostrar las últimas tendencias artísticas. 

Etiquetas
Comentarios