Despliega el menú
Ocio y Cultura

El insólito caso de la alfombra 'de' Pablo Serrano

Un sobrino suyo la mandó hacer en los 90, solo se tejieron dos ejemplares y uno de ellos está a la venta por solo 2.000 euros 

Imagen de la alfombra de los años 90 de la que solo se hicieron dos ejemplares
Detalle de la alfombra de los años 90 de la que solo se hicieron dos ejemplares
Heraldo.es

"Alfombra a mano, diseño Pablo Serrano". El anuncio, colgado en la página Milanuncios.com, continúa así:" Alfombra hecha a mano en España, medidas 2,05 x 3,00, prácticamente nueva. inspirada en un diseño de Pablo Serrano para obra de escultura de alambres. Precio super especial. Nueva sería 12.300 euros. Precio superoferta 2.000 (o mejor oferta)". El anuncio lleva colgado en la red desde el 14 de diciembre pero todavía no ha habido quién la compre. "Ha tenido muchos 'novios' pero todos quieren que baje el precio aún más -señala su propietario, Manuel Morón-. Ya le puse un precio que era un regalo, tampoco voy a darla a cambio de nada".

La historia de la alfombra tiene flecos sorprendentes. Es una pieza de primerísima calidad pero no es, propiamente, "de" Pablo Serrano, por más que su motivo central sea una de las obras que hizo para la serie de 'Ritmos en el espacio', esculturas livianas que flotaban en el aire. Porque no la concibió el artista como alfombra.

"Pablo Serrano tenía un sobrino político, Ángel Francés, que recibió en herencia algunas esculturas en alambre junto a bocetos de obras. Un día se me presentó para que hiciéramos una edición limitada con este diseño. Y se hicieron dos pruebas de autor", relata Manuel Morón. Él (ahora está jubilado) era el responsable de Alfombras Morón, la firma más prestigiosa de tapices y alfombras tejidos por métodos tradicionales, que entonces, años 90 del siglo pasado, tenía fábrica en Ciudad Real. De esa factoría han salido los paños que pueden verse en el Palacio Real o en la mayor parte de los paradores españoles, los zaragozanos incluidos.

Las dos piezas, que llegaron a estar expuestas en una feria especializada en Barcelona, están hechas a mano en nudo turco, que es el más perfecto de los sistemas para hacer alfombras artesanales. "Cada metro cuadrado requiere 7 u 8 jornadas de trabajo de un especialista con experiencia -señala Morón. La alfombra tiene una densidad de 20  nudos cada diez centímetros lineales y está confeccionada en lana, con tejido y urdimbre de algodón, todo de primera calidad. Es una alfombra fácil y difícil de tejer: fácil porque buena parte de la superficie es de un solo color; difícil porque la escultura es compleja de llevar a una superficie textil". 

La idea era hacer tres piezas como prueba de autor, y posteriormente hacer una tirada limitada a 10 ejemplares. Pero finalmente solo se hicieron dos: una, que actualmente está en paradero desconocido, y otra que se llevó Ángel Francés a su casa.  "Pasaba el tiempo y, como no me pagaba ninguna de las dos alfombras, me presenté en su casa y exigí que me la entregara. Y hasta ahora. Como no interesa a ninguna de mis hijas, he decidido venderla". 

Muchos artistas trasladan sus obras a otros materiales, y no son pocos (Antonio Saura, por ejemplo) los que han elaborado alfombras. El propio Pablo Serrano las hizo, aún en vida. El Ayuntamiento de Zaragoza tiene dos, que estuvieron antiguamente en el despacho del alcalde. Fueron tejidas en lanas de color blanco y siena oscuro por la artesana Clara Szabo, según diseño de Pablo Serrano. 

Etiquetas
Comentarios