Despliega el menú
Ocio y Cultura

El Estado compra el archivo de Carderera por 3.750 euros

Igualó la máxima puja presentada en la subasta celebrada este jueves en la sala El Remate de Madrid

Detalle de una de las cartas del archivo privado de Carderera
Detalle de una de las cartas del archivo privado de Carderera
Subastas El Remate

El Estado adquirió ayer en la sala de subastas madrileña El Remate un importante lote de documentos procedentes del archivo privado del artista oscense Valentín Carderera (1796-1880). Se trata de 290 cartas que escribió o recibió el artista a lo largo de toda su vida, y que el Estado compró, igualando la máxima puja en la sala, por 3.750 euros. A esta cifra hay que añadir impuestos y comisiones. Falta por saber si el Estado ejerció el derecho de tanteo en su nombre o a petición de una institución aragonesa. El Prado y el Museo de Huesca tienen ya documentos procedentes del archivo de Carderera. 

El Remate había clasificado las cartas en cuatro apartados. Por un lado están 24 misivas manuscritas enviadas a Carderera por el pintor zaragozano Bernardino Montañés, que fue amigo suyo, fechadas entre 1838 y 1867. Otro conjunto temático corresponde a la relación epistolar con la familia Azlor Aragón y, en particular, con su protector y amigo Marcelino Azlor Aragón y Fernández de Córdoba, XIV duque de Villahermosa. Son en total 165 cartas, algunas de ellas muy curiosas, como una que incluye un poema del duque firmado con el seudónimo de 'Marcelino Carpentano'. En este conjunto se incluyen numerosos borradores de cartas que Carderera envió en contestación a las que recibía.

Otro lote, de 20 documentos, son manuscritos enviados a Carderera por corresponsales en el extranjero: París, Roma, Londres... Y, por último, hay 78 cartas recibidas por Carderera de diferentes corresponsales en España.

Valentín Carderera y Solano (Huesca, 1796-Madrid, 1880) fue pintor de cámara de Isabel II, erudito, viajero, coleccionista, bibliófilo y figura destacada del Romanticismo español. Dedicó mucho esfuerzo a salvaguardar el patrimonio histórico español en el siglo XIX y fue protegido de los duques de Villahermosa, en cuyo palacio madrileño vivió y acumuló una importante colección de obras de arte, con especial atención a Goya. En 1867 el Estado español adquirió su importante colección de dibujos y estampas, con la que se puso en marcha el Departamento de Bellas Artes y Cartografía de la Biblioteca Nacional. Esta institución clausuró el pasado 20 de enero una exposición que organizó en torno a su figura.

Etiquetas
Comentarios