Despliega el menú
Ocio y Cultura

ocio y cultura. cine

Tomás Generelo: “La emoción debe ser una parte fundamental del cine”

El joven realizador oscense estrena el martes 11, en el cine Olimpia, su corto ‘Cardelinas’, sobre los últimos días de Ramón Acín y Concha Monrás

Tomás Generelo y 'Cardelinas'.
Carmen Barrantes, que da vida a Concha Monrás, con el director Tomás Generelo.
Sol Montenegro.

El martes 11, en el cine Olimpia, a las 20.00, el joven oscense Tomás Generelo estrena su corto ‘Cardelinas’, sobre los últimos días de Conchita Monrás, tras el fusilamiento de su marido, el pintor y escultor, pedagogo, anarquista y caricaturista Ramón Acín (1888-1936).

¿Desde cuánto le interesaba la historia de Ramón Acín y Concha Monrás?

Descubrí la figura de el pintor y escultor, pedagogo, anarquista y caricaturista Ramón Acín (1888-1936). en 2011. La primera versión del argumento de Maite Abaurre fue el punto de partida de un trabajo de producción en la Escuela de Cine, donde estaba cursando mi grado en ese momento. Era un trabajo colaborativo donde simulábamos el desarrollo integral de un proyecto, desde la concepción del guion hasta la postproducción, pasando por la siempre difícil tarea de conseguir financiación. Mi proyecto fue de los elegidos y recluté un grupo de compañeros con los que estuvimos trabajando durante algunos meses.

¿Qué le fascina de Ramón Acín: el escritor, el pintor, el periodista, el enamorado de Huesca, el hombre conciliador y bueno, amigo de todos en Huesca?

Mi primera motivación con ‘Cardelinas’, incluso mucho antes de que tuviese ese título, fue sacar del olvido a este personaje. Vivió una vida muy intensa en una época fascinante y me sorprendía que nunca se hubiese llevado a la pantalla. Creo que Ramón reúne algunos de los elementos más interesantes de una de las épocas culturalmente más ricas del siglo XX. Fue artista aquí y en París, mezclándose en grupos que llegaron a ser legendarios. Pero además fue un activo y conocido anarquista, siempre abogando por la no violencia en una época plagada de golpes de estado y alzamientos. ¿Qué no me fascinaría de su historia? Por no hablar de su relación con Buñuel y la historia de Las Hurdes, que me tocan muy de cerca por lo cinematográfico. 

Tomás Generelo y 'Cardelinas'.
Detalle del cartel de 'Cardelinas'.
Archivo Generelo.

¿Qué le ha llevado a debutar con este drama, que sigue doliendo en Huesca?

Cuando Maite terminó de escribir el guión, yo estaba comenzando varios proyectos. En el mismo instante en que terminé de leerlo, los otros proyectos quedaron inmediatamente aparcados. Creo que el guión de Maite Abaurre es la gran estrella de 'Cardelinas', con permiso de nuestros actores. Posiblemente no me hubiera lanzado a por todas con este proyecto si el guión hubiese sido la mitad de bueno. Es un trabajo sencillo y auténtico, empático, que se mete en los personajes y les da una clase de vida que nunca habíamos visto antes. Menciona usted que sigue doliendo en Huesca…

Desde luego: se le han hecho homenajes, se han publicado libros, se han hecho exposiciones, el documental de Emilio Casanova...

Con todo, creo que lo sincero sería responder que no estoy de acuerdo. Y, aunque esto debería ser algo bueno porque significa que las heridas se han cerrado, creo que es debido a un error. Las heridas de Ramón y Concha, así como muchas otras víctimas inocentes, se están cerrando por puro olvido. A menudo las nuevas generaciones sentimos la Guerra Civil como algo muy lejano por el simple hecho de que lo es. Nuestros bisabuelos vieron la historia de Ramón y Concha con sus propios ojos y se la contaron a nuestros abuelos. Nuestros abuelos se la contaron a nuestros padres y ellos recibieron la noticia de la muerte de las hijas de Ramón y Concha, Sol y Katia.

Durante hubo un gran silencio en torno a este hecho…

En ese momento se cierra el círculo, de alguna manera, y los que no hemos tenido una conexión más o menos directa con la historia ya no estuvimos condicionados para conocerla. Según mi experiencia, la mayor parte de gente de mi edad conoce el monumento de las Pajaritas pero no tiene ni idea del autor o su historia. Por eso era importante para mí hacer esta película. Creo que es la mejor forma de acercar estas historias a aquellos para los que, como a mí, les cogen demasiado lejos.

Sorprende la dureza de Conchita, incluso hay un momento en que su marido le atribuye mal genio. ¿Cree que era así?

No sé cómo era Conchita, pero es muy fácil documentarse para hacerse idea de con qué convivía. Independientemente del grado de compromiso que tuviese con las ideas y acciones de Ramón, no pudo ser tarea fácil soportar tantos años de tensión, viviendo sola con las niñas durante largas temporadas. Y, sin embargo, la documentación que ha llegado hasta nosotros nos cuenta que eran un matrimonio muy unido y cariñoso. Me gusta imaginar a Ramón Acín como un tipo dado a la ensoñación y rápido a la hora de comprometerse con las causas. Y, si Ramón era así, me costaría mucho imaginar una Conchita que no tuviese, de vez en cuando, que dar un golpe en la mesa para poner un poco de orden. Aunque, por supuesto, las condiciones en las que se encuentra durante la película son extremas y hay muchas cosas influyéndole. 

Hay muchas elipsis y sugerencias. Quizá llame la atención que no recuerde que ella era pianista...

He intentado alejarme tanto como fuera posible de lo que conocemos sobre los personajes reales. Todos conocemos a Ramón como el artista, el pedagogo, el anarquista. Y Concha era la mujer adelantada a su tiempo, la jugadora de tenis, la pianista, la víctima inocente... Creo que, cuando han matado a tu marido, te han separado de tus hijas y te han encerrado en una celda con un futuro incierto, esa clase de etiquetas son lo último en lo que piensas. Hemos despojado a los personajes de su leyenda y los hemos retratado como hombre, mujer, padre y madre.

Tomás Generelo y 'Cardelinas'.
La joven Elisa Hipólito, que encarna a Adela, que coincide en la cárcel con Concha Monrás (Carmen Barrantes).
Sol Montenegro.

¿Qué es lo que le interesaba más: el drama de ella, a la que da vida Carmen Barrantes, en un papel complicado, o la relación con la joven, candorosa, fresca, que es Elisa Hipólito? Conchita conoce el drama, Adela no es consciente de la tragedia...

Concha y Adela son casi totalmente diferentes. Una es una mujer culta de mediana edad y clase acomodada, mientras que  la otra es una sirvienta de clase baja que apenas ha empezado el colegio. Y, sin embargo, me gusta ver ‘Cardelinas’ como la historia de una madre y una hija que se encuentran en un momento de necesidad. Creo que lo más bonito del guion es ver cómo se construye, poco a poco, una suerte de relación materno-filial entre ellas. Esto es lo que más me ha interesado trabajar en la interpretación de las actrices.

¿En qué medida Adela representa, con sus sueños y su frescura, los sueños que ya expiran de Ramón y Concha?

Creo que Adela representa la visión que tenemos hoy en día de esta historia. Adela parece destinada a aprender de Ramón y Concha, pero solamente podrá hacerlo mirando de cerca y conociendo de verdad a las personas debajo del símbolo.

La película, de trasfondo muy doloroso, es intimista y poética. ¿Buscaba la emoción, las lágrimas, despertar conciencias?

Creo que la emoción debe ser una parte fundamental de la experiencia cinematográfica, del cine. Sin reír, llorar o acelerarnos el pulso de vez en cuando no creo que tenga mucho sentido ver (y hacer) cine. Quiero mucho a mis personajes, y no he intentado más que plasmar ese cariño en la película. Creo que a algunos espectadores les hará llorar, sé que a otros no. Mientras hayan disfrutado con la película estaré satisfecho.

¿Cómo fue el rodaje? ¿Qué recuerda, qué destaca?

El rodaje tuvo lugar a lo largo de cuatro días de trabajo muy bueno por parte de todo el equipo. Estábamos todos a una, compenetrados y con ganas de sacarlo adelante. Me quedo con muchos momentos, pero algunos de mis favoritos son del trabajo de los actores con Damià Serra Cauchetiez, nuestro ‘coach’ de actores.

Tomás Generelo y 'Cardelinas'.
Una foto de Concha Monrás, encarcelada con su marido en agosto de 1936, fue ejecutada dos semanas después.
Fundación Ramón y Katia Acín

¿No nos digan que han tenido ‘coach’ de actores?

Sí, sí. Él me e#stuvo ayudando a extraer lo mejor de sus interpretaciones y su presencia ha sido clave. En una escena necesitábamos lograr un momento de conexión especial entre Concha y Ramón. Así que nos encerramos con ellos en un cuartito que Damià había preparado, sin más luz que unas velas. Durante quince minutos, Carmen y Fernando Ramos (que encarna al fantasma de Ramón Acín, al que ya habrían matado) permanecieron en sus personajes, leyéndose el uno al otro una selección real de cartas que se enviaron cuando Ramón estuvo encerrado en la cárcel. Creo recordar que volvieron al ‘set’ cogidos de la mano, completamente conectados, como poseídos por la esencia de los personajes reales.

Impresiona la meticulosa puesta en escena, la química de Carmen Barrantes y la joven Elisa Hipólito, y la música... ¿Qué te han dicho los que están viendo el corto?

Lo que más está gustando es el tono general de la historia y el tratamiento de los personajes reales, que eran dos de las cosas que más me preocupaban cuando empezamos a trabajar. Estoy muy satisfecho porque, al final, ha salido la película que soñé hacer. Y eso ya es mucho.

FICHA TÉCNICA

'Cardelinas'. Dirección: Tomás Generelo. Guión: Maite Abaurre. Reparto: Carmen Barrantes, Elisa Hipólito, Fernando Ramos... Directora de Producción: Estela Rasal. Dirección de fotografía: Sebastián Vanneuville. Director de arte: William Abelló. Vestuario: Laura Sanz. Montaje: Ramón Día. Sonido: Leo Dolgan. Vestuario: Laura Sanz Osta. Peluquería, maquillaje y efectos especiales de maquillaje: Ana Bruned. [Estreno: Martes, 11 de febrero, a las 20.00, en el Teatro Olimpia de Huesca.]

Etiquetas
Comentarios