Despliega el menú
Ocio y Cultura

Fernando Benzo: "Ningún grupo terrorista ha vencido por sus actos violentos"

El exsecretario de Estado de Cultura y escritor Fernando Benzo (Madrid, 1965) presentó el pasado martes en Zaragoza su novela ‘Nunca fuimos héroes’, una historia de buenos y malos con el terrorismo vasco como telón de fondo.

FERNANDO BENZO ACABA DE PUBLICAR UNA NOVELA SOBRE EL TERRORISMO VASCO / 28/01/2020 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
Benzo, autor de ‘Nunca fuimos héroes’ (Planeta).
Oliver Duch

Es su nueva novela se adentra en un mundo que conoce bien...

Estuve unos cuantos años en el Ministerio del Interior y el origen de esta novela nace del sentimiento de admiración por los policías y los guardias civiles que conocí en aquellos años. Me impresionaba mucho la tarea que llevaban a cabo y me quedó un poso que a lo largo de los años se ha acabado convirtiendo en este proyecto.

¿En qué porcentaje mezcla ficción y realidad?

Es imposible determinarlo. Llega un momento en que la mezcla es tal que incluso a mí, que soy el autor, me resulta muy difícil distinguir. Es como haber cocinado con diferentes ingredientes, ya no puedes deconstruir y decir qué es real y qué es ficción. Pasa también con los personajes.

Pero se ha inspirado en personas reales que participaron en la lucha antiterrorista.

Todos los personajes del libro responden a muchas voces y a muchas vivencias. No podría poner nombre y apellidos y caras reales a cada uno de ellos. Son la suma de muchos testimonios y por ello son personajes ficticios con un poso de realidad.

¿Cree que su obra puede ayudar a lectores jóvenes a conocer qué ocurrió en aquellos años?

Cuando me preguntan quién me gustaría que leyera este libro siempre digo que los lectores más jóvenes porque al fin y al cabo hay muchas finalidades en la novela. Una de ellas es consolidar la historia de lo que pasó en España durante varias décadas porque se corre el riesgo de que se olvide. Aunque haya que mirar hacia adelante y sobreponerse al pasado no se puede dar la espalda a lo que ocurrió en este país.

Cuando los informativos abrían a menudo con noticias de atentados de ETA.

No nos damos cuenta de que entonces, casi cada cuarenta y ocho horas recibíamos un mazazo como sociedad, que era la noticia de que habían matado a una persona o a un grupo de personas en un atentado. Es curioso lo rápido que se puede llegar a olvidar.

Curioso y terrible, sin duda.

Hace poco más de dos años, una encuesta realizada a universitarios del País Vasco reveló que el 47% de los estudiantes no sabía quién era Miguel Ángel Blanco. Su asesinato fue un ‘shock’ nacional brutal. Quienes lo vivimos recordamos qué estábamos haciendo en aquel momento, cómo nos enteramos, qué sentimos. Ese dato me dejó absolutamente sobrecogido.

¿Cuándo surgió la idea de contar esta historia?

En 2001, junto a Pedro Gómez de la Serna, un compañero del Ministerio del Interior, escribí un ensayo, no una novela, sobre la lucha policial contra el terrorismo. Usamos diversas fuentes y acordamos que si al final, por confidencialidad, nos pedían no publicarlo no vería la luz. Y así ocurrió. Casi 20 años después me di cuenta de que muchas de las historias y las anécdotas que estaban en aquel libro eran perfectamente recuperables, y decidí engarzarlas en la trama.

¿Hace falta más literatura que explique este triste episodio?

Es muy importante que contemos y consolidemos la historia desde todos los frentes. A través de ensayos, estudios académicos, económicos, sociales, políticos y también desde la ficción. Siempre digo que si estuviéramos en Estados Unidos habría ya cientos de series, novelas, películas... y aquí todavía nos da un cierto pudor abordar temas relacionados con el terrorismo vasco.

Uno de sus personajes afirma que «en el terrorismo todo viene de una misma fuente: el odio injustificado».

Todas las organizaciones terroristas tienen unos elementos en común: parten de un supuesto agravio, mantienen que la única forma de hacer frente a ese agravio es en última instancia la violencia y que si hacen uso de ella recibirán un premio (la independencia de un territorio, un paraíso en otra vida...). Pero al final fracasan. Ningún grupo terrorista ha conseguido sus objetivos ni ha vencido por sus actos violentos.

Etiquetas
Comentarios