Despliega el menú
Ocio y Cultura

ocio y cultura

José Manuel Tafalla: "Ahí están el espacio y el sol. Somos una banda energética"

El grupo aragonés Sick Brains, que lleva 30 años en el rock, publica nuevo disco, intenso y clásico: ‘La vibración del sol’, doce canciones «ruidosas en su justa medida»

El grupo de rock Sick Brains.
José Manuel Tafalla, con barba; detrás, Alberto Rubio, Sergio G. Mislata y Javier J. Molina. 
Hugo Moreno.

¿De qué idea musical han partido los chicos de Sick Brains para hacer este álbum, ‘La vibración del sol’? Llevan tres décadas en el oficio…

No solemos llevar una idea preconcebida a la hora de hacer un disco, pero tras ‘Círculo de guerra’ (nuestro anterior disco de estudio), personalmente tenía en la cabeza desarrollar algo más tranquilo. Me suele ocurrir siempre, ya que empiezo a componer las canciones con guitarra acústica, pero al llegar al local todo cambia, es muy difícil negarse a la distorsión de un amplificador Marshall y a las ganas de caña de nuestro guitarrista (Alberto Rubio). Nunca buscamos el camino fácil a la hora de hacer una canción, nos gusta complicarnos la vida a nosotros y al escuchante.

Es un disco muy unitario. ¿Podríamos pensar que el asunto central es el cambio climático, el poder del sol?

Hemos procurado darle la unidad a la que alude con el sol más que con el cambio climático, al que también hacemos referencia en ‘Escombros del Edén’. Pero según van creciendo las canciones de un disco, algunas lo hacen solas y toman su propio camino, otras buscan la unidad. Este no es un disco conceptual.

¿Querían decir y denunciar algo o posicionarse de algún modo?

Con algunas canciones simplemente queríamos contar historias, con otras expresar sentimientos, y con otras mostrar disconformidad en determinadas cosas con las que nos toca vivir.

En todo el disco hay muchas referencias espaciales, pero no necesariamente líricas o poéticas, sino más bien de fuerza, de rabia, de energía. ¿Por qué?

Ahí están el sol, el espacio, el ser humano. Hay letras que llevan mucha reflexión, pero claro, es nuestra reflexión, luego cada uno puede interpretarla a su manera, montarse su propia película. Los chicos de Sick Brains somos una banda energética, somos de tirar «p’alante». Hay palabras y sonidos en el lenguaje que dan más firmeza a una canción, ayudan a expresar mejor los sentimientos.

¿Por qué aluden tanto a la combustión, al ruido, a la chatarra espacial, a términos no diré que agresivos, pero sí contundentes, de acción?

En determinados momentos de una canción, para dar más énfasis, hay palabras que hacen visualizar mejor lo que quieres contar. Si eres contundente con la música, un término contundente ayudará sin duda.

En el disco hay como un clima un tanto agobiante a veces, casi claustrofóbico. ¿Lo buscan, se cuela, hay una opción social, crítica, ahí también?

De todo un poco. En esta sociedad en la que vivimos, la gran mayoría estamos siempre con el agua al cuello. Quizás es eso lo que se cuela en las letras porque lo sufrimos también, poder soltarlo con la música libera. Creo que somos unos tipos divertidos, pero la música que hacemos y lo que queremos decir nos lo tomamos muy en serio.

¿Cómo aborda un grupo de rock directo –a veces cercano a Barricada o Barón Rojo–, la pasión?

Nombra a Barón Rojo, me crié escuchando el ‘Volumen brutal’, es un halago. Eso son letras. Pues a veces de forma directa y otras más metafóricamente. La música es mi pasión, pero también lo es mi gente. Somos unos tipos sensibles, que no empalagosos.

Hablemos de sonidos. ¿Se sienten cómodos en la definición de grupo de rock clásico y a la vez ruidoso, intenso y dinámico, marcadamente urbano?

A ver, rockeros somos, nos criamos todos escuchando rock, metal y punk. Ruidosos sí, pero en su justa medida. Intensos también, a veces la gozamos llevando una canción a ese punto donde parece que no va a llegar, y le hacemos subir otro peldaño. Dinámicos, procuramos serlo con las estructuras de las canciones, y urbanos sin duda, somos originarios de ‘LF’, del barrio de Las Fuentes, eso marca para siempre.

¿Cómo podemos abordar los arreglos y las mezclas?

Respecto a los arreglos, damos muchas vueltas a las canciones antes de que lleguen al estudio, pocas cosas quedan a la improvisación. El sonido que perseguíamos en este disco lo logramos gracias al productor Santi García en su estudio Ultramarinos Costa Brava. Conocíamos su trabajo y vimos que encajaba perfectamente, hablamos con él, le comentamos que queríamos darle un meneo al sonido del grupo sin perder nuestra esencia, e hizo su magia. No podría estar más satisfecho de cómo suena el disco, nos flipa. Él lo produjo y lo mezcló.

A veces deslizan términos como ‘insondables’ y aluden a los sufís. ¿Un disco de Sick Brains también es un tratado de filosofía?

Cierto es que me gusta la filosofía, y que me paso la vida dándole vueltas al diccionario, pero no pretendemos hacer tratados filosóficos ni adoctrinar. Pretendemos divertirnos haciendo lo que más nos gusta y expresarnos por medio de la música, y por supuesto, hacerlo lo mejor posible.

En la gala de los Premios Odeón el rock sonó y contó poco. ¿Está desconectado de la juventud?

El rock no está en crisis, el rock está ahí latente a tope, hay un montón de grupos, y muchos de ellos muy buenos. Hay chavales con muchas ganas de hacer cosas y comprometidos. Otra cosa son los premios esos, no sé qué concepto tienen de la música, o por qué quieren vendernos eso.

¿Cuál es lugar del rock ahora y qué debe decir?

El rock siempre está, es la base. Elvis, Johnny Cash, Motorhead y Los Ramones ya lo han dicho todo, solo hay que seguir sus pasos para estremecernos.

Ustedes hacen a menudo de embajadores de la música aragonesa en Madrid. ¿Cómo ve el rock de Aragón y qué presencia tiene en Madrid?

Gracias por el cumplido. La música en Aragón nunca ha parado de sacar referentes en todos los estilos, eso sí, sudando bien la camiseta. Cuando un grupo aragonés despunta es el más grande en lo suyo, hasta Madrid se le queda pequeño.

Etiquetas
Comentarios