Despliega el menú
Ocio y Cultura

La primera obra acreditada de Goya, vendida por 1,6 millones de euros

Se trata de un boceto para el 'Aníbal, vencedor, contempla por primera vez Italia desde los Alpes', que formó parte de una colección zaragozana 

El boceto formó parte de la muestra 'Goya e Italia', celebrada en 2008 en el Museo de Zaragoza
El boceto formó parte de la muestra 'Goya e Italia', celebrada en 2008 en el Museo de Zaragoza
Sotheby's

Uno de los bocetos del famoso ‘Aníbal , vencedor, contempla por primera vez Italia desde los Alpes’, considerado por algunos especialistas como «la primera obra acreditada del pintor de Fuendetodos», se ha vendido esta madrugada en Nueva York por 1,82 millones de dólares (1,66 millones de euros). La venta, según algunas fuentes a un comprador no español, se realizó durante la subasta celebrada en la sala Sotheby's  dedicada a maestros de la pintura.

El cuadro es un óleo sobre lienzo de 31,8 por 40,6 centímetros que estuvo en una colección zaragozana antes de pasar a la Garmendia-Herrero, de Villafranca de Ordicia (Guipúzcoa), y que posteriormente cambió de manos varias veces entre coleccionistas que han preferido mantener el anonimato. El propietario que lo ha sacado a la venta lo había adquirido el 28 de enero de 2000, también en subasta en Sotheby’s de Nueva York, por 455.236 dólares. El precio alcanzado por la obra confirma que la sala había sido extremadamente cauta en su valoración inicial (pensaba que podía alcanzar entre 600.000 y 800.000 dólares) quizá para estimular a los coleccionistas, como ha sido el caso. Su dueño hasta hace unas horas ha triplicado su inversión en una veintena de años.

El cuadro es bien conocido en Aragón porque formó parte de la exposición ‘Goya e Italia’, celebrada en el Museo de Zaragoza en el año de la Exposición Internacional, 2008. Posteriormente se exhibió en ‘Order and Disorder’, celebrada en 2014 en el Museum of Fine Arts de Londres, y se sabe que ha sido solicitado para la muestra sobre Goya que se celebrará en Parma entre abril y septiembre de este año.

Según la descripción que hacía la sala en su catálogo,  «este óleo, la primera pintura de Goya que se conoce, es un ejemplo extremadamente raro de la práctica artística del joven Francisco de Goya ; sus trazos atrevidos y su brillante colorido muestran la confianza del maestro en los inicios de su carrera. Aunque Goya no es recordado hoy en día como un pintor de historia en el sentido tradicional, el presente boceto al óleo, que es también un estudio para el primer cuadro terminado conocido por su mano, encaja en este género».

Este boceto se enmarca dentro del proceso de creación del cuadro del mismo título que Goya presentó en 1771 a un concurso convocado por la Academia de Bellas Artes de Parma. La academia convocó el concurso el año anterior, y Goya dispuso de bastante tiempo para preparar qué presentaba al certamen. El óleo final se muestra actualmente en el Museo del Prado de Madrid y pertenece a la Fundación Selgas-Fagalde de Asturias. Y existe otro boceto de la obra que pertenece al Museo de Zaragoza, donde se exhibe actualmente.

El cuadro recién vendido fue descubierto en 1984, junto con el famoso ‘Cuaderno Italiano’, en el que se hallan los dibujos preparatorios de la obra y que se guarda también en la pinacoteca de la capital de España.

Aunque Sotheby’s y algunos especialistas consideran la obra como la más antigua de las que se conocen de Goya hasta ahora, el historiador de arte Arturo Ansón disiente de ese afirmación. «Se trata de una obra de arte importante, sin duda, pero yo creo más bien que el de Zaragoza es el más antiguo de los dos bocetos. Goya preparó bien su participación en el concurso, aunque luego al final en Parma barrieran para casa y le dieran el primer premio a Paolo Borroni. En mi opinión, el boceto de Zaragoza es el primer borrón que hizo, es más dinámico, tiene más fuerza claroscural -aseguraba este especialista hace unos días a HERALDO-. Creo que ambos bocetos pueden fecharse en otoño de 1770, porque la entrega del cuadro definitivo fue en abril del 71. Son bocetos hechos ‘a la manera’ de Corrado Giaquinto, pintor cuya obra le interesaba muchísimo en aquel momento».

El boceto del ‘Aníbal ...’ que tiene el Museo de Zaragoza fue dado a conocer por José María Arnaiz y Rogelio Buendía. Se expuso por primera vez en Zaragoza en 1986 y en 1993 fue objeto de una limpieza que sacó a la luz el colorido original y eliminó las alteraciones sufridas por la obra en otra fallida restauración anterior. Finalmente, su propietario, José María González García, lo depositó en el Museo de Zaragoza en 1996 y tres años después el Gobierno de Aragón lo adquirió (pagó por él y por ‘Venus y Adonis’ 240 millones de pesetas). «Entre los dos bocetos preparatorios, el de Nueva York y el de Zaragoza, apenas hay cambios, ni en en la composición ni en las figuras», subraya Arturo Ansón.

Etiquetas
Comentarios