Despliega el menú
Ocio y Cultura

universidad de zaragoza

La sede de la Unesco en París inaugura una exposición de Auschwitz diseñada por una profesora de la Universidad de Zaragoza

El 27 de enero se inaugura la misma exposición en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York que permanecerá abierta hasta el 24 de febrero.

Sede de la Unesco en París.
Sede de la Unesco en París.
MAps

Este miércoles se inaugura en la sede de la Unesco en París la exposición  'Seeing Auschwitz' ('Contemplando Auschwitz'), diseñada por la profesora de la Universidad de Zaragoza Anna Biedermann dentro del marco de colaboración OTRI, en la que se cuestiona el conocimiento que tiene el espectador sobre el mayor centro de exterminio de la historia del ser humano. Forma parte de una serie de eventos que se realizan este miércoles para conmemorar el 75º aniversario de la liberación del campo de concentración y exterminio nazi alemán de Auschwitz-Birkenau.

Como cada 27 de enero, la Unesco rinde tributo a la memoria de las víctimas del Holocausto y ratifica su compromiso de lucha contra el antisemitismo, el racismo y toda otra forma de intolerancia que pueda conducir a actos violentos contra determinados grupos humanos.

El modo en que se percibe Auschwitz se basa en una cantidad relativamente pequeña de fotografías obtenidas de un número de fuentes todavía menor. Juntas, las fotografías son una prueba de vital importancia de los crímenes cometidos por los nazis. Mediante la muestra de fotografías tomadas por los criminales y, en uno de los casos, por las propias víctimas, la exposición alienta a quienes la visitan a reflexionar más profundamente en torno a lo que las fotografías revelan sobre los fotógrafos y sus intenciones, y sobre el modo en que todo ello orienta la percepción que el espectador tiene del significado de Auschwitz.

El diseño de la profesora Biedermann, basado en fotografías e infografías, quiere mostrar "el alcance que ha tenido la red de transporte de personas de toda Europa hacia Auschwitz, o ver este campo de concentración como una pieza dentro del sistema de campos que conjuntamente creaban la maquinaria de exterminio nazi. Las infografías son objetivas y nos muestran datos científicamente validados. Por otra parte, las fotografías requieren de nuestra interpretación para poder fijarnos en las distintas capas de información que revelan. Nos cuentan la situación de las personas retratadas, pero también revelan la intención de quien realiza la fotografía. Un recorte de una imagen nos permite ver un individuo dentro de la multitud, una lectura distinta que cuando vemos la foto completa, y aun distinta cuando vemos la página del álbum y podemos constatar que la fotografía formaba parte de un conjunto de imágenes destinados a documentar el proceso de exterminio". 

Por esto en la exposición se utiliza el recurso de repetición para "dar al visitante la oportunidad de mirar otra vez, de mirar más de cerca. La exposición tiene también fotografías de las familias que vivían en este lugar antes de que haya estallado la guerra , personas felices, con sus compañeros de clase, con sus hijos y familiares. Hay una foto que esta destacada, es un autorretrato que realiza una niña judía usando el aparato fotográfico de la época y registrando su reflejo en el espejo. Un 'selfi' de antes de la guerra. Es un mundo de personas en las que nos podemos ver reflejados, sin embargo, es un mundo perdido".

El recorrido termina con una imagen contemporánea del campo y también con una pregunta actual: Si como comunidad internacional no conseguimos ser más efectivos para prevenir el genocidio que está teniendo lugar ahora, ¿podemos decir que “hemos visto” Auschwitz?

La exposición ha sido organizada y comisariada por Musealia (España), en colaboración con el Auschwitz-Birkenau State Museum (Polonia) y permanecerá abierta al público hasta el 30 de enero en la sede de la Unesco de París. El 27 de enero se inaugura la misma exposición en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York que permanecerá abierta hasta el 24 de febrero.

Etiquetas
Comentarios