Despliega el menú
Ocio y Cultura

Guirlache, troncos de Navidad y otros dulces de invierno fabricados en Aragón

La repostería aragonesa ofrece deliciosos turrones artesanos y otros postres exquisitos para degustar en la época más fría y familiar del año. 

Que en Aragón somos muy ‘lamineros’ es un hecho más que demostrado. Por eso, durante estas fechas tan especiales no podía faltar sobre la mesa un buen dulce. Cada año, con motivo de la llegada de la Navidad, grandes y pequeños obradores ponen a prueba su originalidad para ofrecer al público piezas únicas y deliciosas. Hoy os ofrecemos una selección de los dulces de invierno más curiosos.

Sin duda es uno de los clásicos durante estas fechas es Pastelería Tolosana. La empresa oscense cuenta ofrece un amplia variedad de turrones artesanos, desde los sabores más tradicionales –Jijona, Alicante, guirlache o chocolate- hasta los más innovadores – turrón trufado de frambuesa o bombón, el de crema de naranja y praliné o su famoso turrón Juan-. En total son 18 variedades cuyo precio oscila entre los 8.50 y los 12.30 por tableta.

Sin embargo, este año como producto destacado encontramos las Trufas de Noël, un concepto original y exclusivo de este típico dulce navideño que no puede faltar en ninguna mesa. Entre los sabores encontramos la trufa crujiente de avellana y pasión –con maracuyá-, cremoso de café y la trufa 5 especias – con aromas de vainilla, canela, clavo, nuez moscada y cardamomo, y un toque de jengibre confitado-. Se vende en cajas de 9 a 18 piezas y su precio oscila entre los 12 y los 21 euros.

“El trabajo durante estas fechas es muy intenso porque las ventas en diciembre son entre un 60% y un 70% superiores a otros meses”, explica Jesús Tolosana, director de la empresa, que destaca que se trata de especialidades propias –unas 35 referencias- que solo se preparan durante los meses de noviembre y diciembre: “Tenemos los turrones, las trufas, los empanadicos, los roscos… todo esto conlleva mucha más concentración y cuidado”.

Dulces de invierno fabricados en Aragón
Panettone de Ascaso
Heraldo.es

Otro de los clásicos en Ascaso, otra pastelería oscense con historia que desde 1890 hace las delicias de los aragoneses. En su caso, la oferta en turrones asciende a 25 variedades que se dividen en dos familias, los realizados en base mazapán –elaborado con almendra marcona española- o en base de chocolate. Así, estos días podemos encontrar sabores como nata-nuez, yema-café, yema imperial o el Tres Cremas, el más vendido desde su creación en 1972.

Sin embargo, su apuesta durante los últimos años ha sido el Panettone, creado de la mano del mismísimo Rolando Morandin, conocido como el Papa del Panettone, el cual destaca por su sabor y su esponjosa miga. “Para nosotros estas fechas son muy importantes desde siempre. Nos encanta esa especie de ‘ritual’ que comienza con el preparativo de nuestros escaparates y sobre todo, formar parte de la celebración de muchas familias aragonesas”, explican desde Ascaso. Podemos encontrar el Panettone en tres sabores, clásico, chocolate-naranja y limón-maracuyá; cuyo precio ronda los 15 euros.

Arbol de Navidad de Fantoba.
Arbol de Navidad de Fantoba.
 

Cada año en Fantoba, ubicada en la céntrica calle Don Jaime de Zaragoza, se prepara su conocido turrón artesano de Guirlache, cuya receta mantiene los ingredientes de antaño: almendra marcona calibre 12/14, azúcar, anisetes y aceite de Teruel. Como explica su propietaria, Ivana Molina, la clave está en el proceso: “Se pone a fuego lento para conseguir que se unan los ingredientes. De ahí se pasa a la mesa para estirarlo y se añaden los anisetes”, explica. Además, este dulce se hace los 365 días del año y venden en torno a 800 kilos.

Sin duda, otro de los clásicos durante estas fechas son las frutas de Aragón, y en este sentido no pueden faltar las de la casa Jaysso, fundada hace más de 70 años en el zaragozano barrio de San José. Hoy, José Luis y Rosa Girón encarnan la tercera generación de esta chocolatera aragonesa caracterizada por su distintivo: un joven baturrico. Durante estos días, en su obrador, la preparación de este dulce, así como de sus típicas trufas de whisky y de café, cerezas al licor, turrón, guirlaches o tabletas es constante.

Dulces de invierno fabricados en Aragón
Panadería Bombarda
Heraldo.es

También en la Panadería Bombarda, ubicada en el corazón del barrio de Las Delicias, podemos encontrar un completo surtido de dulces para estos días, como sus bizcochos red velvet de nata y chocolate que imitan a Papa Noel, o sus pasteles en forma de troncos de Navidad hechos de bizcocho y rellenos de turrón de Jijona. “También tenemos pastelitos con forma de árbol de Navidad y galletas de jengibre de todo tipo, su precio ronda los 2 euros por pieza”, añade Cristina Gómez, su gerente.

Este año, Come Chocolate, una nueva empresa radicada en la calle León XIII, se suma a la oferta de dulces con más de una veintena de variedades de turrones cuyo precio ronda los 12 euros por tableta, así como sus trufas heladas hechas a mano. Pero, sin duda, lo que más ha llamado la atención ha sido su árbol de Navidad de chocolate.

“A la gente le ha llamado mucho la atención sobre todo por su originalidad. El chocolate es nuestra mayor especialidad y lleva frutos secos que le aportan un sabor exquisito. Su precio son 25 euros”, explica Nieves Sánchez, una de las dueñas de esta empresa familiar.

Las opciones más originales

Dulces de invierno fabricados en Aragón
Letreros de chocolate de Toque de Canela
Heraldo.es

Un año más, en Toque de canela encontramos uno de los dulces más originales para estas fechas como es su Trampantojo de salchichón de chocolate, un clásico en su obrador desde hace unos años e ideal para hacer una inocentada el próximo 28 de diciembre. “También ofrecemos galletas con impresión de azúcar con imágenes de una ilustradora zaragozana, Ninuk, nuestras tartas reno o las galletas indicadores de sitios en la mesa que dan un toque muy original”, explica Sandra Ibáñez, una de sus gerentes. Sus precios oscilan entre 1,50 euros de las galletas y los 3 euros el trampantojo.

Dulces de invierno fabricados en Aragón
Helado con oro, de A tu rollo
Heraldo.es

Y, para los más valientes, en ‘A tu rollo’ ponen a disposición de sus clientes sus helados enrollados con una cobertura de oro de 24K. “En realidad es un oro comestible que puede ponerse sobre cualquiera de nuestros dulces, también nos lo piden en tortitas o crepes”, afirma Amín Rivas, dueño de la heladería. Aunque asegura que las ventas de helados caen durante estos meses, cada vez son más quienes se atreven con estos dulces que, poco a poco, abandonan la estacionalidad a la que nos tenían acostumbrados.

Helados o dulces con alcohol

“En nuestro caso también influye que no somos una heladería tradicional, por lo que el espectáculo de ver cómo elaboran estos helados en forma de rollo se convierte en un atractivo los 365 días del año”, añade. El precio de estos dulces, con oro incluido, va entre los 3,5 y los 4.5 euros.

Finalmente, la empresa de Tauste Dulces Locuras vuelve este año con sus gominolas con alcohol en versión navideña. “Tenemos el pack de 12 estrellitas de cava rellenas de frambuesa y con cobertura de purpurina comestible ideales para Nochevieja o acompañar las copas e, incluso, sustituir las tradicionales uvas”, asegura Alicia Sánchez, su creadora.

Etiquetas
Comentarios