Despliega el menú
Ocio y Cultura

danza

LaMOV ensaya 'El Cascanueces' con Paula Rodríguez, Mattia Furlan y 30 jóvenes bailarines

La compañía de danza representará el ballet de Tchaikovsky en el Principal, del 2 al 5 enero de 2020.

Víctor Jiménez, director de la compañía de danza LaMOV, está feliz. La Navidad siempre es importante para sus bailarines y para él: suelen tomar el Teatro Principal y realizar una de sus funciones más populares, entrañables y familiares.

Este año, de nuevo, le ha tocado el turno a una de las grandes piezas de ballet: ‘El Cascanueces’ de Piotr Ilich Tchaikovsky. Inspirada en un texto de Víctor Hugo y en otro de Ernest Theodor Hoffmann, es una pieza romántica protagonizada por la joven Clara y un juguete especial que cobra vida, el cascanueces, y otros elementos. La obra, dividida en dos partes o tiempos, se estrenó en 1892, con coreografía de Marius Petipa y Lev Ivanov. Y LaMOV permanecerá con ella desde el día 2 hasta el día 5, en el Principal.

Los bailarines de LaMOV, con Paula Rodríguez y Matthia Furlan al frente, ensayaron ayer con 30 jóvenes bailarines del Conservatorio Municipal de Danza. "Nosotros hemos hecho varias pruebas y ahora se trataba de ver cómo se integraban ellos", decía Víctor Jiménez. Ese ‘ellos’ comprende a diez chicos y 20 chicas de entre 8 y 18 años. "Tienen una doble participación en la primera y en la segunda partes. Entran en juego cuando los juguetes de un escaparate cobran viva. Es muy bello todo. Están perfectamente integrados. Son juguetes chinos, árabes, españolas y rusos. Bailan, actúan, hacen pantomima, sorprenden. Me conmueve la pasión que le ponen, las ganas, la implicación", insiste Jiménez.

El exbailarín, coreógrafo y director de LaMOV dice que ‘El Cascanueces’ es un montaje muy singular. Especial. Intenso. Poético. Transido de belleza y magia. "Quizá no sea el mejor ballet de Tchaikovsky, no tiene la perfección de ‘El lago de los cisnes’, pero es tradicional y costumbrista, y encarna a la perfección el espíritu de la Navidad. Por los juguetes, la fantasía, el amor y el colorido" añade Víctor Jiménez, y dice que "la música es preciosa. Parece oírse el mar. Tiene unos metales preciosos", concluye.

Etiquetas
Comentarios