Despliega el menú
Ocio y Cultura

música

Fallece Manuel Tejuela, el cantaor de la Magdalena que deleitó a Clint Eastwood

A principios de los 80, dejó Madrid y se enamoró de Zaragoza, donde residió durante casi cuatro décadas. Algunas de sus composiciones fueron cantadas por Camarón.

Manuel Tejuela, fotografiado en la Magdalena en 2017.
Manuel Tejuela, fotografiado en la Magdalena en 2017.
Toni Galán

Dos meses después del fallecimiento de José Luis Cortes ‘Panoja’, el gran promotor del flamenco en Zaragoza, el pasado domingo partió su gran amigo Manuel Tejuela, cantaor con un currículo envidiable que esparció su arte por el barrio de la Magdalena durante casi cuatro décadas.

Tejuela, nacido en León hace 82 años, era un unicornio, una especie en extinción perteneciente al siglo pasado, un personaje que rezumaba autenticidad y dignidad. Un genio al que la tecnología y la modernidad felizmente no atraparon. Participó en películas con Ágata Lys, grabó varios discos, Camarón le cogió prestadas dos de sus canciones y actuó ante celebridades hollywoodienses. Pero su corazón habitaba en Zaragoza, ciudad en la que recaló a principios de los 80.

Su más ancestral recuerdo musical se retrotraía a la cuna, a los cantes de su abuelo Félix ante los que se quedaba ensimismado. No tardó en replicar aquello que le rodeaba. Siendo un chiquillo, los gitanos iban a su casa a verle cantar y, a cambio, le obsequiaban con caramelos y otros regalitos.

Al cumplir 18 años, Madrid fue su siguiente estación vital. El éxito no se hizo esperar. Triunfó en los círculos flamencos con unos tanguitos que rezaban: «Hace tiempo que no paso camino de mi casa, camino de mi casa. Las pisadas todavía están marcadas». Posteriormente fueron grabados por el mismísimo Camarón. Se le abrieron las puertas del Corral de la Morería, uno de los templos del circuito madrileño de tablaos. Allí fue donde recibió la felicitación y la invitación a un trago de Clint Eastwood. También interpretó sus melodías en el Villa Rosa y en Los Gabrieles. Entabló amistad con Manolo Caracol, Porrina de Badajoz y Rafael Farina.

Instalado en Zaragoza, impartió su magisterio en la escuela de la Peña Unión Flamenca. Por sus clases desfilaron Alejandro Montserrat o David Tejedor. En 1999, el promotor José Luis Cortés ‘Panoja’ le editó un hoy inencontrable cedé en el que le acompaña a la guitarra Pepe Habichuela.

Etiquetas
Comentarios