Despliega el menú
Ocio y Cultura

cultura

Dieter Gruen: "La bomba de Hiroshima fue un mal menor y necesario"

El científico, nacido en 1922, participó en el histórico Proyecto Manhattan. 

Cultura
Dieter Gruen, en el paseo de la Independencia de Zaragoza.
Oliver Duch

El físico y químico Dieter Gruen (Alemania, 1922), participante en el Proyecto Manhattan, esto es, el proyecto promotor de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, pasó recientemente por Zaragoza. En esta entrevista a una pieza de la historia del siglo XX actúa como intérprete el científico Raúl Arenal, del Instituto de Nanociencia de Aragón (INA).

Profesor Gruen, ¿la Historia solo la escriben los vencedores?

Buena pregunta para comenzar (sonríe). Pero no quiero ni pensar si la bomba atómica la hubieran tenido los nazis… El mundo actual sería diferente desde 1945.

¿Es cierto que los nazis estuvieron muy cerca de fabricarla?

Rigurosamente cierto. La II Guerra Mundial estalló en 1939. Entonces, científicos alemanes ya conocían la fisión nuclear. La bomba atómica ya era una posibilidad teórica. Con ella en su poder, Alemania habría ganado la guerra.

¿Cómo lograron cambiar el curso de la Historia?

En 1939, los físicos Leo Szilard, Edward Teller y Eugene Wigner convencieron a Albert Einstein para que enviara una carta al presidente de Estados Unidos, Roosevelt, advirtiéndole del peligro.

Pero en 1939 Estados Unidos aún no había entrado en la guerra.

No entramos hasta el ataque de Japón a finales de 1941.

Pearl Harbor, en el Pacífico.

Exacto. Pero desde mucho antes, el peligro era claro. Rápidamente, Estados Unidos puso todos los medios para conseguir la bomba atómica. Yo llegué en 1944, tras graduarme en North Western. Mi familia huyó de Alemania en 1937.

¡Cuánto contribuyeron los científicos judíos a la derrota nazi! ¿Cómo eran Los Álamos, Oak Ridge (Tennessee), algunas de las sedes del Proyecto Manhattan?

Había 120.000 personas trabajando, pero pocos conocían el plan. Secreto de Estado: separar isótopos para conseguir uranio 235 para la bomba de Hiroshima, y plutonio para la de Nagasaki. La bomba de plutonio se probó en Los Álamos, mientras que la bomba de uranio se lanzó sin ensayo previo.

¿Que no se probó...?

Repito: se lanzó sin ensayo previo. Le diría muchas más curiosidades.

Cuente, cuente, por favor.

En diciembre de 1944 todavía no teníamos ni un gramo de uranio 235... Y la bomba de Hiroshima al final contenía 62 kilogramos.

El 2 de mayo de 1945 la bandera nazi dejó de coronar el Reichstag. Berlín había caído. Pero al otro lado del planeta, los japoneses no se rendían...

Japón es una isla. Para conquistarla, había que invadirla. El número de muertos habría sido muy superior. Por eso se decidió lanzarlas. Era lo más rápido y eficaz. Primero, Hiroshima, el 6 de agosto.

Desde el avión Enola Gay.

Bautizado así, con el nombre de su madre, por el comandante del avión, Paul Tibbets. Después de Nagasaki, el 9 de agosto, Japón capituló. Se evitaron muchísimas muertes. Hiroshima fue un mal menor y necesario.

¿La energía atómica también es un mal necesario?

No se puede denostar la energía atómica. La ideal es la solar. El sol es el mayor reactor nuclear conocido, pero se encuentra a 150 millones de kilómetros de la Tierra...

Sigo con atención sus palabras, pero tampoco le quito el ojo al reloj que luce en su muñeca.

Es suizo. Me lo regaló en 1958 mi tía en Zurich, cuando me desplacé a Ginebra como delegado de Estados Unidos para la segunda conferencia mundial para el uso pacífico de la energía atómica.

Año 1958: ya lleva 61 años en la vanguardia mundial.

Ya tengo 97…

Tic-tac, tic-tac, el avance inexorable de las agujas del reloj. Pero el tiempo no existe, el tiempo son las cosas que nos pasan...

A mí me han pasado unas cuantas... Ahora he visitado el INA y he ofrecido una charla en Benasque en la conferencia ‘HeteroNanoCarb-2019’, donde he presentado un nanomaterial que se utilizará como célula solar. Y, cerca de cumplir los cien años, continúo estudiando y aprendiendo.

Etiquetas
Comentarios