Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

ocio y cultura

Domingo Buesa: “Zaragoza fue un espacio de libertad de pensamiento y es poco amada por sus ciudadanos”

El presidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Luis ha presentado el libro ‘Zaragoza 2018’, la crónica visual y gráfica de un año de numerosas actividades

Zaragoza 2018.
Armando Serrano y Domingo J. Buesa en el montaje de la exposición 'Pasión por Zaragoza. El reino de los sentidos'
José Miguel Marco.

José Luis Rodrigo, director general de la Fundación Ibercaja, ha presentado el volumen coral ‘Zaragoza 2018. Un homenaje a la ciudad desde Real Academia de Bellas Artes de San Luis’, que ha coordinado Armando Serrano Martínez, secretario de la Academia, bajo la atenta mirada del presidente Domingo J. Buesa Conde que recuerda, entre otros asuntos, que la institución trabaja con entusiasmo en el desarrollo cultural y social de Aragón, en la fijación y la recuperación de la memoria, incluida la del compromiso con Zaragoza.

El libro, tal como explicaba Armando Serrano, es una crónica -a la manera de Jaime I-, gráfica y visual, de lo que mucho que sucedió en el año 2018 cuando Zaragoza celebró varias efemérides: el primer milenio de la creación de la taifa de Zaragoza en 1018; los 900 años de la conquista de la ciudad por Alfonso I ‘El Batallador’; los 800 años de la creación de la figura del Justicia y de la Casa de Ganaderos y los 700 de la creación del arzobispado de Zaragoza, entre otros. Como detalle lateral se recuerda que la Casa de Ganaderos es “la empresa más antigua de España”. El Rey Felipe VI acudió a la celebración de ese aniversario y cedió su discurso para el volumen.

Armando Serrano dijo que el 2018 no debe caer en el olvido. Fue un año donde diez instituciones volvieron a colaborar en un proyecto común, una década después de haberlo hecho en 2008 con motivo de la Exposición Internacional de Zaragoza: el Gobierno de Aragón, Turismo de Aragón, Cortes de Aragón, Justicia de Aragón, Ayuntamiento de Zaragoza, Universidad de Zaragoza, Arzobispado de Zaragoza, Casa de Ganaderos y Fundación Ibercaja. Se desarrolló una intensa actividad, en la que participaron más de 100.000 personas, “cifra que da una idea de la implicación de los ciudadanos”.

Armando Serrano recordó que se realizaron cinco exposiciones, entre ellas ‘Pasión por Zaragoza. El reino de los sentidos’, de octubre de 2018 a enero de 2019, una historia de la ciudad, llena de detalles, de piezas valiosas, de mapas, pero también de olores y sonidos de Zaragoza, que visitaron 18.300 personas. Recordó que se ofrecieron diez conciertos de música, recitales de poesía, seis ciclos de conferencias, entre ellos ‘Pasión por Zaragoza’, que coordinó el escritor y académico José Luis Melero, programas didácticos, una recreación histórica y una degustación de gastronomía medieval. En el libro está todo ello, con textos y fotos.

El acto se convirtió en una apasionada defensa de Zaragoza. “Debemos amarla por encima de todas las cosas”, dijo el presidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Luis, que en 2018 conmemoró sus 225 años. Buesa recordó que la Academia se fundó en el Patio de la Infanta, un escenario muy importante en la historia de Aragón: allí vivieron los Argensola, la familia Zapater. Pignatelli y allí se fundó la institución.

Todos estos actos y conferencias le han permitido extraer algunas conclusiones a Domingo Buesa: “Zaragoza fue, desde los musulmanes, un espacio de cultura y desarrollo, fue un centro de libertad de pensamiento”; “Zaragoza es poco amada por sus ciudadanos” y a la vez está muy bien situada en el escenario de los hechos cultuales, históricos y religiosos, en el siglo XI, en el Renacimiento, en el siglo XVIII, donde había aragoneses que asimilaban las ideas de la Revolución Francesa, y en otros períodos.

Domingo Buesa aludió a unas frases de José Luis Melero Rivas, colaborador de HERALDO, que resumiría el espíritu del libro: “Querer Zaragoza es en realidad querernos a nosotros mismos, porque la ciudad no es un ente abstracto: es lo que es en función de quien la habita. Y si los que vivimos en ella somos gente atractiva, Zaragoza será siempre una ciudad atractiva. Por eso yo quiero a mi ciudad: porque sé que en ella trabajan muchos amigos extraordinarios, que entregan lo mejor de sí mismos para hacer de Zaragoza una ciudad libre, moderna y acogedora”. El propio Buesa escribe a modo de pórtico: "Zaragoza es una ciudad que se lleva en el alma, que hay que aprender a amar con esa pasión con la que se quieren las cosas importantes".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión