Despliega el menú
Ocio y Cultura

fotografía

Miguel Perdiguer: un siglo capturando el Bajo Aragón ‘con la cámara a cuestas’

El conocido fotógrafo y pediatra ha sido homenajeado a través de una nueva exposición que condensa los más de 86 años dedicados al mundo de la fotografía.

Miguel Perdiguer, junto a la imagen de Peñíscola que le hizo ganar el Premio Nacional de Fotografía.
Miguel Perdiguer, junto a la imagen de Peñíscola que le hizo ganar el Premio Nacional de Fotografía.
Laura Quílez

Alcañiz, Valdealgorfa, Aguaviva, Belchite, Montoro de Mezquita, Calanda, Puigmoreno, Iglesuela del Cid, Beceite, Santolea, Valderrobres, Mirambel, Castellote, Cantavieja, Mas de las Matas, Alcorisa, Andorra... son algunas de las localidades que han tenido la suerte de ser fotografiadas por don Miguel Perdiguer, que este año cumple 101 años. «Quién lo diría», apuntan los que le presentaron durante la inauguración de su nueva exposición, la pasada semana en Calaceite.

La muestra, que será itinerante, recibe el título de ‘Con la cámara a cuestas’. Muy apropiado ya que los que le conocen aseguran que es complicado verlo sin ella. Para no defraudar a los presentes, Perdiguer acudió al acto inaugural, en el museo Juan Cabré, con su Panasonic Lumix DMC-FZ2000. «Ésta es solo una de las muchas que he tenido, me gusta ir a un sitio sabiendo que podré tomar una fotografía, un recuerdo de lo vivido», comenta el bajoaragonés.

Perdiguer ha mostrado una gran ilusión ante esta muestra, que viajará de manera itinerante por otras localidades. En el museo calaceitano se han expuesto 33 fotografías, seleccionadas de un extenso archivo de más de 175.000 imágenes. «Es muy emocionante y todo un orgullo que reconozcan mi gran pasión de esta manera y que los vecinos de municipios en los que he estado tantas veces, puedan ver mis fotografías. Se van a sentir muy identificados con ellas, y en algún caso incluso se reconocerán ellos mismos o a algún conocido», explicó Miguel Perdiguer. «Tener las imágenes guardadas en un disco duro por tanto tiempo no sirve para nada si no las compartes con el público, eso es lo que me gusta de esta exposición».

El espectador podrá disfrutar de imágenes cotidianas y costumbres populares como un momento familiar a puerta cerrada, una pareja de ancianos tomando el sol, una procesión, la matanza del tocino, niños camino del colegio, el paso del tiempo de algún edificio emblemático, monumentos, rincones y calles de muchas localidades, su entorno y paisajes... En definitiva, la fascinación de Perdiguer por el Bajo Aragón y sus gentes queda patente en cada una de sus imágenes.

El artista centenario se ha encargado de seleccionar 90 de entre esas cientos de miles de fotografías, resultado de 86 años de trabajo y afición, para esta muestra itinerante. Después han sido las propias entidades organizadoras (Fundación Quílez Llisterri y el Museo de Mas de las Matas), quienes las han clasificado para las distintas exposiciones que habrá a partir de ahora.

El Museo Juan Cabré de Calaceite albergó el pasado 28 de noviembre el acto inaugural de la primera de las exposiciones. El lugar se llenó para la ocasión de artistas, vecinos, amigos y conocidos de Perdiguer. Los presentadores fueron la alcaldesa de Calaceite, Carlota Núñez, a la que acompañaron el representante de la Fundación Quílez Llisterri, Ángel Quílez, el pintor y director del Grupo de Estudios Masinos, Andrés Añón, y la directora del museo, Mamen Portolés. Junto a ellos, el artista, muy emocionado, agradeció la presencia de los asistentes y la colaboración de muchas personas y entidades que, según él mismo, «han hecho posible la exposición».

«No recuerdo ver a Miguel nunca sin su cámara», expresó durante la presentación Ángel Quílez, presidente de la Fundación Quílez Llisterri. «Esta exposición era algo necesario para la Fundación. Creíamos que era algo que había que compartir con los vecinos de la zona».

Perdiguer estuvo en todo momento con su cámara colgada del cuello, tomando fotografías a los asistentes y a las distintas salas expositivas y con una enorme sonrisa. Atendía a todo aquel que le pedía una explicación acerca de alguna de las imágenes. Y aseguraba que había mucho de él en ellas. «Ese es mi hijo de pequeño, con mi mujer», afirmaba señalando la fotografía titulada ‘El baño en el balde. Década de 1950’. El mismo hijo, ahora adulto, al que se refería estaba en ese mismo instante a su lado, acompañándole en la inauguración.

Miguel Perdiguer (1918 Santolea, Teruel) cursó bachillerato y la carrera de Medicina en Zaragoza. Como especialista en Pediatría, se trasladó a Alcañiz donde realizó toda su vida profesional. De ahí que se le conozca cariñosamente en la zona como ‘Doctor Perdiguer’. De su personalidad destaca una inagotable curiosidad, que le ha llevado a acumular multitud de saberes de todo tipo, haciendo que su conversación resulte siempre amena e instructiva. El arte fotográfico ha sido su principal modo de expresión desde los quince años hasta el día de hoy.

Perdiguer ha participado en muchos concursos fotográficos, por lo general en pueblos de la provincia de Teruel y en Zaragoza, de los que se ha llevado varios reconocimientos que a día de hoy decoran su casa. A nivel nacional, ha participado en 3 concursos de los que ha conseguido 2 primeros Premios Macionales de Fotografía. Uno de ellos se encuentra en esta exposición.

«Puedo decir que la fotografía me ha proporcionado muchas satisfacciones. Creo que ha merecido la pena», afirma el artista.

La exposición muestra tan sólo pequeña parte de toda una vida de esfuerzo y de atención a la innovación que el público podrá observar en las fotografías hasta el 1 de marzo de 2020. Calaceite es la primera parada de este recorrido artístico por la zona del Bajo Aragón Histórico. El objetivo es que el arte fotográfico y el testimonio de un siglo de vida de Perdiguer viaje y se conozca en todos los rincones. El museo Juan Cabré contará con la exposición durante dos meses. Se podrán ver las imágenes en seis comarcas. Los próximos destinos confirmados serán Mas de las Matas, Castellote, Albalate, Andorra y Caspe, aunque no se descartan otros municipios del Bajo Aragón Histórico.

Etiquetas
Comentarios