Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

literatura

Monzón celebra por todo lo alto las bodas de plata de su Feria del Libro Aragonés

Javier Sierra reivindica en su pregón alejarse de las pantallas digitales para reeditar «el pacto sagrado» de la lectura.

Los escritores y las autoridades brindando por la Feria.
Los escritores y las autoridades brindando por la Feria.
José Luis Pano

Historia y pasión por la lectura se fundieron ayer en el inicio de la Feria del Libro Aragonés (FLA) de Monzón de la mano del pregonero, el premio Planeta y turolense Javier Sierra, uno de los grandes escritores que durante este fin de semana son protagonistas en el certamen de referencia de las letras de la Comunidad, como la definieron en su inauguración el alcalde Isaac Claver y el consejero de Cultura, Felipe Faci, que también estuvo acompañado por la consejera de Universidad, Maru Díaz.

Sierra reivindicó reeditar el «pacto sagrado» que «hace 800 años suscribió sin saber el príncipe Jaime I con su maestro el templario Guillem de Mont- Rodón cuando le enseñó a leer, que entonces como ahora era acceso al conocimiento». Y ello requiere de «serenidad, el prólogo imprescindible para la atención y la comprensión. El acto de abrir un libro implica asumir el pacto sagrado de la atención. Huid de las pantallas digitales y desconectar los móviles, abrid vuestros ojos de cuerpo y mente y sólo así se producirá la magia para que vuelen dragones, Rocinante levante el polvo de los caminos y se produzcan mil y un amores».

Historias como las que contarán los más de cien autores, algunos consagrados, otros noveles y otros autoeditados, que se asomarán por Monzón hasta mañana en el mejor escaparate de la cultura aragonesa, que hace 25 años fundara el visionario y activista cultural Chorche Paniello, homenajeado ayer por el cronista de la feria, Francisco José Porquet.

Entonces fueron cinco editoriales las que acudieron a sala Goya, hoy desaparecida, a un certamen que clausuró con su música José Antonio Labordeta. Hoy son más de una treintena en un certamen más que consolidado y que sabe atraer hasta a editoriales de París, como la Ramonda, fundada por el parisino Charles Merigot, hijo adoptivo de Rodellar, que traduce a autores aragoneses en el país vecino como Severino Pallaruelo, Chuse Inazo Navarro, Lorenzo Mediano o Charles Merigot «y que encima ganan premios en las ferias de Saint-Lary o en Canadá», explicaba con orgullo. «Hace cinco años vine como visitante y descubrí un ambiente fantástico así que he venido a probar como expositor», comentaba.

De esas cinco editoriales primigenias solo ha mantenido su apuesta ininterrumpida por la FLA Xordica, con su editor Chusé Raúl Usón: «El nacimiento de la feria coincidió con el nacimiento de la editorial y vino muy bien para dar a conocer a los escritores aragoneses que empezábamos a editar como Mariano Gistaín, Ángela Labordeta, Ismael Grasa, Eva Puyol, Antón Castro, … y escritores que publicaban en aragonés como Ánchel Conte, Elena Chazal… La feria nació en un momento muy interesante para apoyar la eclosión de escritores aragoneses que entonces se estaba viviendo».

Editoriales como Prames también son obligadas en Monzón, como reconocía Rafa Yuste: «Hemos crecido con la feria y siendo como somos una editorial muy vinculada con el territorio, venir aquí y ofrecer nuestros libros es un gozo y además es rentable».

Otro dúo clásico del certamen, José Antonio Adell y Celedonio García, presentó su último libro, sobre el calendario ferial en Aragón. «Llevamos 35 años como pareja literaria y desde la cuarta edición presentes en Monzón. Esta es nuestra feria preferida, nuestra casa», afirmaban.

La feria también reúne a editoriales locales, autoediciones, poesía, cómic, ilustradores, cuentos, ensayo, libros de viejo...

Paseo de ilustres escritores

Al Paseo de los Olímpicos se une desde ayer el Paseo de las Letras Aragonesas. Dos señas de identidad de Monzón, el deporte y la cultura. Cinco esculturas de libros abiertos que llevan el nombre de grandes autores componen este paseo: la montisonense Luz Gabás, José Luis Corral, Sandra Araguas, Javier Sierra y el escritor, periodista y crítico de HERALDO Antón Castro. Todos se mostraron orgullosos por este reconocimiento. «Siempre me encanta venir porque consigo sonreír y ser feliz. Me encanta la feria de Monzón y encima siendo una de las primeras autoras del Paseo de las Letras, es algo muy hermoso que no olvidaré», dijo Gabás.

Luz Gabás, José Luis Corral, Sandra Araguas, Javier Sierra y Antón Castro en el Paseo de las Letras Aragonesas de Monzón.
Luz Gabás, José Luis Corral, Sandra Araguas, Javier Sierra y Antón Castro en el Paseo de las Letras Aragonesas de Monzón.
José Luis Pano

Castro dijo estar «muy ilusionado. Llevo desde los inicios viniendo a Monzón, al menos 20 veces. Siempre he creído en este proyecto y siempre que vengo recuerdo a Félix Romeo o a Chorche Paniello. Es un espacio a reivindicar y mejorar. Ya me siento muy vinculado con Monzón».

Emoción también mostró el pregonero Sierra al «asomarte a la inmortalidad en este paseo que recordará a esta generación de autores aragoneses que estamos revolucionando la literatura».

Para Corral, este paseo supone «un extraordinario honor pero sobre todo es esencial que en estos tiempos tan confusos se apoye desde Monzón a la cultura». Mientras que Araguás agradeció el reconocimiento «por acordarse de los que escriben literatura infantil. Junto a mi nombre también está el de los ilustradores de mis libros».

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión