Despliega el menú
Ocio y Cultura

entrevista

Lugh: "Teruel vive un momento cultural increíble, con actos cada fin de semana"

Sobreviven en Teruel tocando música celta, un estilo en auge. Carolina Paterson, Emiliano Evrard y José Manuel Alba integran el trío Lugh, que actúa hoy en el Teatro Marín

Grupo musica Lugh de Teruel Foto Antonio Garcia/bykofoto. 08/11/19 [[[FOTOGRAFOS]]]
Emiliano Evrard, José Manuel Alba y Carolina Paterson, que integran el grupo de música Celta Lugh
Antonio García/Bykofoto

¿Qué hace un grupo turolense tocando música celta? ¿No es cosa de gallegos e irlandeses?

Carolina Paterson: Siempre me gustó la música celta porque mi bisabuelo era escocés. Con 14 años, junto con mi hermana, empecé a tocar en un grupo turolense, Artesonado, y ahí metimos ya algunas cositas celtas. Después me fui a Escocia y a Argentina, donde conocí a Emiliano y me introduje más en esta música.

Emiliano Evrard: La música celta es como un legado de familia. Yo vengo de la Patagonia, tocaba en el grupo Melkisedeck y casi todos los integrantes teníamos bisabuelos que venían de este lado del mar.

Han actuado para ayuntamientos, salas de conciertos, bares, restaurantes, asociaciones, mercados, ferias, semanas culturales... ¿Hay forma de vivir de esto?

José Manuel Alba: Vivir solo de la música es complicado. Carolina y yo nos dedicamos a la enseñanza en la Escuela Municipal de Música ‘Antón García Abril’ de Teruel. Emiliano es el que trabaja solo en la música y se ocupa de buscar contactos y actuaciones de donde sea.

E. E.: En exclusiva de la música, más que vivir se sobrevive. En Argentina es muy difícil; por suerte aquí la gente tiene más costumbre de consumir cultura. Lo que gana un grupo de seis en Argentina, aquí lo percibe uno solo.

Cerca de Teruel, en Villastar, se encuentra uno de los santuarios célticos más grandes de Europa. ¿Es un recurso arqueológico por explotar?

C. P.: Totalmente. Ha sufrido expolio y actualmente no se le da la importancia que tiene.

¿Les inspira especialmente este lugar, dedicado al dios Lugh, que da nombre a su grupo?

C. P.: Es curioso. Nosotros nos pusimos el nombre de Lugh en la Patagonia, sin saber que aquí había un santuario tan grande. Al venir a Teruel alguien nos contó la historia y fuimos a verlo enseguida. Ese día fue muy especial, había niebla y sobrevolaban el lugar los cuervos, un ave de buen augurio para los celtas.

E. E.: Creo que nos encontró Lugh a nosotros y no al revés. Ese santuario celtibérico es oro en bruto, es como tener un stonehenge en Inglaterra, un patrimonio cultural histórico tan importante como los dinosaurios.

Interpretan temas del folclore tradicional. ¿No temen ser tachados de involucionistas?

J. M. A.: No, porque nosotros aportamos evolución a la música tradicional. El folclore no es una figurita de Belén que no puede tocarse. Respetando la tradición, todos –Carlos Núñez, Anxo Lorenzo, Susana Seivane, El Mantel de Noha u O’Carolan– hacemos arreglos propios y buscamos una nueva sonoridad, hacemos nuestra esa música antigua.

C. P.: En Escocia e Irlanda, sedes de la música celta, hay muchos grupos que tocan temas tradicionales conocidos por todos, pero otros muchos fusionan la música contemporánea con la raíz.

Teruel vive un momento de ebullición musical, con al menos 25 grupos de pop-rock, folclore y rap. ¿A qué creen se debe?

C. P.: Hace 10 o 15 años, Teruel se quedaba corto para la gente joven, había un aura que nos impedía hacer cosas. Pero eso se ha roto y ahora tenemos la sensación de que disponemos de un lugar para proponer y donde somos escuchados.

J. M. A.: Teruel se ha convertido en un no parar culturalmente. Vive un momento increíble, con teatro, música, danza y fiestas cada fin de semana.

¿Habrá sido Teruel Existe, la recreación de los Amantes o Dinópolis?

E. E.: O la autovía; probablemente un compendio de todo. Ahora viene mucha gente a conocer Teruel y se va encantada.

Actúan hoy en el Teatro Marín de Teruel, en el marco de una Semana de Música Celta. ¿Esperan llenazo?

J. M. A.: No lo sabemos, es lunes, un día incierto, pero solo tocar en nuestro Teatro Marín, que es precioso, nos hace felices.

Etiquetas
Comentarios