Despliega el menú
Ocio y Cultura

cultura

Alfonso Armada: "El oro actual son los datos en internet"

El pensador reflexiona hoy en una conferencia en Zaragoza sobre el ejercicio de periodista y escritor.

Cultura
Alfonso Armada, en pleno ejercicio de interrogación.
Corina Arranz

Ante un maestro del periodismo como Alfonso Armada, cinco ‘w’ sin más preámbulos: ¿qué?, ¿quién?, ¿cuándo?, ¿dónde?, ¿por qué?

Esta tarde a las 19.30 en La Aljafería conversaré con Gervasio Sánchez y Francisco Goyanes. Ese sería el resumen.

El porqué se da por supuesto...

Hablaremos de periodismo, de la necesidad del periodismo de calidad, imprescindible en toda democracia, de su defensa frente a las erosiones permanentes y de todo tipo que sufre. También, de Reporteros Sin Fronteras.

Usted es un periodista de trinchera, como Gervasio Sánchez.

A Gervasio lo conocí en Bosnia en 1992. Había leído sus crónicas en HERALDO. Trabajamos juntos. Estuve dos veces más con él en Bosnia. Yo fui para ‘El País’. Yo no sé conducir. Iba siempre con él. La amistad fue creciendo e hizo más llevadero algo terrible como fue Sarajevo, Bosnia. Después viajamos a África. Para mí, África empezó en Ruanda.

La tierra que en su vientre alberga minerales escasos y esenciales para la fabricación de móviles suele ser codiciada...

Había intereses mineros, pero no solo intereses mineros: una herencia endemoniada del colonialismo, exacerbación étnica... Una mezcla explosiva. No obstante, pese a la inmensa crueldad de Ruanda, la Guerra de los Balcanes impactó más en España.

Quizá porque la teníamos aquí, en nuestras mismas narices.

Sí. Y no concebíamos que en Europa pudiera volver a haber limpieza étnica tras la Segunda Guerra Mundial. Terror bajo parámetros étnicos, algo inconcebible en este espacio catalogado como admirable. Las guerras de Yugoslavia son una mancha indeleble para Europa.

De reportero de guerra, a la redacción. Duros tiempos estos de la posverdad. Incluso palabra del año en el diccionario de Oxford...

La lengua inglesa nos fascina, es muy dúctil. Con una breve expresión capta movimientos propagandísticos. Eso sí, si es una noticia falsa, por supuesto no es noticia. Mentir, engañar... ¿Sigo?

¡Por favor!

Persuadir, objetivos políticos... Políticos sin escrúpulos, desinformación, campo de experimentación... El oro actual son los datos en internet. Abres el móvil y saben qué compras, por dónde te mueves, por supuesto casi qué votas... Pulsas, y al rato recibes una sugerencia por correo electrónico. El control social ya es evidente en China sobre la minoría musulmana. Se están reeducando personas.

¿Y en España? ¿En qué medida pudo afectar el debate al resultado final?

Cinco candidatos, cinco hombres, todos muy conocidos menos uno. Pobreza argumental, muy escasa capacidad para la persuasión. Desde luego, no pasará a la historia.

Rebobinando a Sarajevo, ¿teme la balcanización de España?

Entrevisté para ‘ABC’ a Boban Minic. Trabajó para Radio Sarajevo y ahora vive en Gerona. Algunos indicios le alarmaban, pero la memoria de la Guerra Civil continúa siendo un freno. Hay que ponerse en el lugar del otro.

Cuando las emociones silencian la razón en el discurso político...

El culto al yo es peligroso. Cada vez hay más ensimismamiento, más narcisismo. Hay un culto a la identidad, rechazo a la diferencia. Y no miremos solo a los políticos. ¿Cuántos selfis nos hacemos cada día...?

Etiquetas
Comentarios