Despliega el menú
Ocio y Cultura

música

Loquillo une a varias generaciones en Zaragoza con ‘El último clásico’

El cantante firmó ejemplares de su nuevo disco junto a Laurent Castagnet, su batería, que vive en Teruel

Loquillo presentó este sábado en la FNAC de Zaragoza su nuevo disco, ‘El último clásico’, un trabajo en el que se dan la mano su sonido más reconocible y las colaboraciones de artistas como Love of Lesvian, Sidonie y Leiva.

La cita, más bien, fue un encuentro con los fans, a los que brindó su firma en el nuevo disco, en otros soportes y en prendas variadas. También les dedicó alguna sonrisa y palabras de agradecimiento por la lealtad de tantos años. Sin embargo, no quiso hacer entrevistas, así que quienes hablaron fueron sus seguidores.

Lucía Ruiz y su hija de 9 años, Fabiola Arévalo, esperaron dos horas en el Coso zaragozano. La pequeña, por supuesto, conocía al artista gracias a la insistencia de su madre. "Lo escuchamos mucho en casa, así que le ha terminado por gustar", confesó Lucía.

Fabiola fue bien preparada con el nuevo disco, alguna foto y una descripción que hizo del cantante cuando estaba en 3º de Primaria: "Tiene la cara ovalada, su pelo es gris como el humo y sus ojos son marrones y tiene la boca normal. Siempre va vestido de negro, muy elegante...".

Cuando llegó su turno, fue el propio Loquillo quien leyó el texto. "Me ha dicho que la descripción es muy bonita y me ha dado las gracias", comentó la niña tras hacerse varias fotos.

Lo último que desveló fue el tema de su discografía que más le gusta: ‘Rock&roll star’. "Ya he estado en dos conciertos –dijo antes de marcharse– y espero que la toque cuando venga a Zaragoza", probablemente en abril o mayo.

A su lado, Fátima Ruiz y su hija Leire Luna, de 14 años, confirmaron que Loquillo ha conseguido llegar a varias generaciones de fans. Se pusieron a la fila con el disco recién comprado, "así que no lo hemos escuchado mucho, pero ‘Creo en mí’ es una de las canciones que más nos gustan".

Otra familia, Mariano Tolosana, Paula Poza y sus hijos pequeños Hugo, Elvira y Bruno, tenían otro motivo para acercarse a la FNAC, además del encuentro con el cantante. A su lado se sentó su batería, Laurent Castagnet, que vive en Teruel y da clases de este instrumento de percusión en Zaragoza. Pues bien, Hugo es alumno suyo desde hace dos años y ayer estaba muy contento del reencuentro con su profesor. Su hermana Elvira confirmó que el reportorio clásico del artista es el que triunfa entre las nuevas generaciones de seguidores. "La mejor canción de todas es ‘Cadillac solitario", aseguró.

Ellos, en cualquier caso, no fueron los que más material llevaron a la firma. Ángel Riveres llegó con 8 vinilos. "No los he querido traer todos porque iba a hacer esperar mucho a la gente", dijo. En fin, que se fue con un bonito recuerdo.  

Etiquetas
Comentarios