Despliega el menú
Ocio y Cultura

Tecnología

Análisis del LG V50: un teléfono con 5G y dos pantallas por 1.000 euros

Reproducir dos aplicaciones al mismo tiempo o usar una pantalla como ‘gamepad’ son algunas de las razones de ser del LG V50 ThinQ con dos pantallas.

Dos pantallas, dos expertos en tecnología, un análisis que te cuenta las claves de un móvil único. No puedes perdértelo.
Dos pantallas, dos expertos en tecnología, un análisis que te cuenta las claves de un móvil único. No puedes perdértelo.

El mundo de la telefonía móvil puede parecer aburrido, una carrera sin mucho sentido por el número de cámaras, la cantidad de megapíxeles y la reducción de los marcos de la pantalla. Es difícil encontrar un ‘smartphonerealmente diferente, un teléfono que sorprenda y que suponga, más allá de una pequeña evolución o una mejora de la hoja de especificaciones respecto a la anterior generación, una verdadera revolución. Solo de vez en cuando algún intrépido fabricante se atreve a hacer algo distinto, sin saber si sus innovaciones encontrarán un hueco en un mercado tan saturado.

Mientras unos juegan a ajustar el precio con móviles tradicionales de grandes prestaciones y otros se la juegan a experimentar con pantalla plegables, LG ha decidido tirar por la calle del medio. El V50 ThinQ es uno de los pocos teléfonos preparados para el 5G a la venta en España, pero esa no es su mayor virtud. Cuenta con una hoja de especificaciones digna de gama alta de 2019: Snapdragon 855 con 6 GB de RAM, pantalla OLED de 6,4 pulgadas con HDR 10, batería de 4000 mAh con carga rápida de 21 vatios y carga inalámbrica de 9 y resistencia al agua IP68. Pero claro, estos números no lo hacen destacar, simplemente lo igualan al resto de buques insignia del año.

De cámaras, con 5 lentes, va bien servido: dos por delante y tres por detrás. La principal hace buenas fotos en cualquier circunstancia y el gran angular y el teleobjetivo cumplen su función sin destacar. Tiene buenos selfis gracias a un sensor estándar de 8 Mpx y un gran angular de 5; y la ‘app’ nativa de cámara viene cargada de opciones y es muy cómoda de utilizar.

El V50 también se puede poner en modo tienda de campaña
El V50 también se puede poner en modo tienda de campaña
Heraldo.es

Pero lo que realmente diferencia al LG V50 ThinQ es que, por 1.000 euros, incluye una funda que dota a este ‘smartphone’ de sobrio diseño de una segunda pantalla de 6,2 pulgadas

¿Para qué sirve esto? Para tres cosas: ejecutar dos aplicaciones al mismo tiempo a pantalla completa, usar una de las pantallas como teclado -como si tuviéramos un micro portátil- o usar el panel secundario para los joysticks y botones cuando estamos jugando. 

¿Es útil? Solo a veces, y dependerá mucho del tipo de usuario. La doble pantalla de V50 está ideada para la productividad y el ocio, para aquellos que necesiten estar pasando de una app a otra constantemente, disfrutando de un vídeo mientras trabajan o trabajando con dos aplicaciones a la vez. El teclado virtual, aunque sea más grande, nunca vencerá la comodidad de uno físico.

En definitiva alabamos la valentía de LG a la hora de ofrecer un teléfono diferente aunque creemos que el V50 ThinQ 5G es un producto de nicho para aquel usuario hiperproductivo que realmente crea que podrá sacar partido a su doble pantalla, que por otro lado viene incluida por el mismo precio que otros solo ofrecen una.

La pantalla secundaria del LG V50 se puede usar como gamepad o como teclado
La pantalla secundaria del LG V50 se puede usar como gamepad o como teclado
Heraldo.es

La pantalla secundaria del V50 se puede usar como gamepad o teclado

Tres controles diferentes. Los controles virtuales para videojuegos dan comodidad y liberan la pantalla principal, pero solo son compatibles con un puñado de títulos.

Segunda pantalla . Tiene menos calidad y un tacto menos fino que la pantalla principal, pero el comportamiento es fluido y se puede manejar por gestos. La funda que incluye el panel transforma al V50 en un teléfono gordote y pesado.

Etiquetas
Comentarios