Despliega el menú
Ocio y Cultura

moda

Los ángeles caídos de Victoria's Secret

Las dificultades financieras pero, sobre todo, las nuevas sensibilidades femeninas, han decidido a la popular marca de lencería a suprimir su famoso desfile navideño plagado de 'top models'.

En 2001, 12 millones de personas en todo el mundo se sentaron frente al televisor para ver el desfile de Victoria's Secret, un opulento espectáculo en el que las mejores modelos internacionales lucían los escuetos diseños lenceros de la marca. El año pasado, lo vieron poco más de tres millones. Esta situación, junto a los problemas financieros de la compañía pero, sobre todo, debido a las nuevas sensibilidades femeninas, han llevado a la firma a anunciar este miércoles la cancelación de su desfile. El anuncio era en realidad 'vox populi', sobre todo desde que, en mayo, Victoria's Secret decidiera que el espectáculo no se ofrecería por televisión. Ahora llega el fin definitivo y, con él, el de una época, el de una manera de vender ropa para mujeres que comienza a no tener cabida en el marquetin de la moda.

“Creemos que es importante hacer evolucionar el marquetin de Victoria's Secret", ha dicho Stuart Burgdoerfer, el responsable financiero de L Brands, la empresa propietaria de marca. Una línea que llevaba ya tiempo granjeándose acusaciones de cosificar a la mujer y que ha acabado siendo más que incómoda en la era del #MeToo.

En este sentido, Victoria's Secret ha intentado en los últimos tiempos, ahora se comprueba que sin éxito, hacer algunos guiños a los nuevos sentires y demandas sociales. Aunque, paradójicamente, casi siempre obteniendo el resultado contrario. Por ejemplo, este mismo año, en abril, la marca anunció el fichaje de una modelo que ellos definieron como 'curvy', Barbara Palvin. El problema es que la joven, de 25 años, mide 1.75 y pesa 55 kilos. Ella misma salió al paso: "No estoy tan flacucha como cuando tenía 18, pero no me considero gorda", dijo.

Poco después, el pasado agosto, fichó a la primera modelo transgénero, Valentina Sampaio. Pero Edward Racek se desayunó con unas declaraciones, de las que luego se desdijo, en las que expresaba su deseo de que Sampaio "no debería ser la estrella del desfile". Para colmo, una de sus modelos estrella, Karlie Kloss desveló que el motivo por el cual dejó Victoria's Secret era porque sus valores feministas no se veían representados por la firma.

Lo cierto es que el desfile de Victoria's Secret era enormemente aspiracional, consagrado a la idea de lujo, lleno de brillo, plumas y de mujeres despampanante. Más pensado para los hombres que iban a comprar como regalo las prendas de la marca que para las mujeres que las iban a lucir.

El desfile se abrió un espacio mediático global, encumbrando de paso a modelos a las que este paseíllo anual les sirvió de enorme plataforma de lanzamiento. Y, viceversa, el 'show' de moda reunía a los mejores cuerpos y rostros del momento.

Ligeras de ropa y cargando las imponente alas, entre los ángeles más famosos de la nómina de Victoria's Secret están Adriana Lima, Irina Shayk, Alessandra Ambrosio, Candice Swanepoel, Kendal Jenner, Bella Hadid, Gisele Bundchen o Miranda Kerr. También ha habido españolas. Helena Barquilla fue de las primeras. Curiosamente, desfiló en el primero, en 1995, de perfil muchísimo más bajo que los que estaban por venir. Un poco después lo hizo Esther Cañadas y Eugenia Silva, a las que siguieron ya en la segunda década del siglo XXI, Clara Alonso o Blanca Padilla.

Poco o nada se sabe sobre el giro que dará la marca, que en octubre despidió al 15% de los empleados de su central en Ohio, tras la cancelación. De momento, Burgdoerfer dijo que estas navidades "habria alguna comunicación con sus clientes, pero nada comparable a la magnitud del desfile".

Etiquetas
Comentarios