Despliega el menú
Ocio y Cultura

ocio y cultura

Premio Imán para Ramón Acín, un trotamundos de la literatura

El escritor y profesor, nacido en Piedrafita de Jaca, Huesca, 1952, recibió el galardón en la XI Gala de las Letras Aragonesas, donde se reivindicó su programa de 'Invitación a la lectura' y su amplia trayectoria literaria

Ramón Acín.
Ramón Acín en la fiesta de la Asociación Aragonesa de Escritores, en el hotel Reino de Aragón.
Toni Galán.

El escritor Ramón Acín recibió ayer el reconocimiento unánime de sus compañeros de la Asociación Aragonesa de Escritores. Por votación popular de la mayoría de sus 222 socios fue reconocido con el Premio Imán que concede esta entidad.

El acto se celebró en el hotel Reino de Aragón y se enmarcó dentro de la XI Gala de las Letras Aragonesas, una de las citas más importantes de las que organiza la asociación a lo largo del año. La periodista y escritora Carolina Millán ejerció de presentadora en una velada que también sirvió para hacer balance de los principales acontecimientos protagonizados por esta entidad durante el año.

La secretaria general, Pilar Aguarón, puso el acento en el repaso de esas actividades; las más importantes, centradas en la divulgación de la narrativa y la poesía. “Organizamos alrededor de 80 actos al año, que son muchos, y en la mayoría están presentes nuestros socios en centros cívicos y en charlas y recitales como los que se celebran en el Ámbito Cultural o en la Bóveda del Albergue”.

Tras este balance, llegó el momento de rendir homenaje a Ramón Acín, el gran protagonista de la velada. En un vídeo se repasaron algunos de los muchos méritos acumulados a lo largo de su trayectoria, pero especialmente se puso el acto en un detalle que resumió de esta forma Pilar Aguarón: “Si no hubiese sido por él, la literatura no habría llegado a tantos pueblos aragoneses como lo hizo durante 20 años, así que solo por este motivo se lo merece con creces”.

Javier Fernández, presidente de la Asociación Aragonesa de Escritores, fue todavía más explícito: “Ramón es una persona extraordinaria; a través del programa 'Invitación a la lectura' consiguió que muchos jóvenes pudieran conocer a todo tipo de autores; esa es una labor que él se tomó la molestia de hacer y por la que tenemos que estarle muy agradecidos”.

Además, Javier Fernández apuntó el detalle de que “desde que Ramón dejó esa tarea por edad, se ha perdido”. E hizo algo más, un llamamiento para que “el Gobierno de Aragón recupere el programa de encuentros con los autores porque muchos jóvenes que han participado en él lo recuerdan con gratitud”.

El presidente le entregó a Ramón Acín la pequeña escultura con la pajarita que identifica a este galardón y el escritor la recibió muy agradecido. “Casi todos los premios que me han dado han sido por la trayectoria –dijo– y eso es algo que me llena de felicidad, sobre todo si vienen de los compañeros”.

Durante su intervención no quiso hablar de su obra sino de las razones que le han llevado a ser escritor. “En mi caso me he dedicado a la literatura por la gente que he tenido a mi alrededor”. Así que habló de los otros, de la otredad, de “la importancia que tienen los otros en cada uno; si nos damos cuenta de ello podemos comprendernos mejor a nosotros mismos, al entorno y a la sociedad en general”.

También hizo un llamamiento para no perder de vista que “la lectura es una puerta para la vida y para la comprensión de uno mismo. Y, por lo tanto, si uno se cierra esa puerta se cierra una posibilidad de vivir plenamente”.

Al acto asistieron muchos socios como el vicepresidente Emilio Quintanilla, uno de los más veteranos; Adolfo Burriel, Jordi Siracusa, Fernando Sarría, Luis Bazán o Pilar de la Vega. Igualmente hizo acto de presencia el director general de Cultura del Gobierno de Aragón, Víctor Lucea.

Durante la velada intervino el director de la revista Imán, Ricardo Díez Pellejero, que presentó el nuevo número digital. En él, además de las secciones de narrativa, artículos y ensayos, el apartado de dossier se ha dedicado al anterior director, poeta, ensayista y crítico literario, Fernando Aínsa, que falleció recientemente. En ese epígrafe se recoge parte de su obra de narrativa y poesía a modo de testamento vital y literario.

Etiquetas
Comentarios