Despliega el menú
Ocio y Cultura

Accidentes para lucir bien ante la cámara

Los dobles de acción arriesgan sus vidas para aumentar la adrenalina al espectador. Un profesional explica cómo planifican choques, caídas, incendios o peleas.

Explosión en un capítulo de la serie 'La casa de papel'
Explosión en un capítulo de la serie 'La casa de papel'
HA

Le gusta meterse en peleas, es un peligro al volante y provoca incendios por donde pasa. Cualquiera tildaría de temerario a Ángel Plana si no fuera uno de los especialistas más reclamados en el audiovisual español de los últimos años. Él ha prestado su cuerpo para que actores célebres de nuestro país librasen batallas, sobreviviesen a accidentes y cayeran de edificios prácticamente sin rasguños. En las heridas de guerra que conserva en su cuerpo se leen nombres de títulos emblemáticos de la televisión patria.

"El auge de los especialistas en España se debe a las series. Yo empecé con 'Médico de familia', que comenzó a meter acción tímidamente. Y después llegaron 'Compañeros', 'Periodistas', 'Policías', 'Hospital Central' y 'Águila Roja'. Todas las series suelen contar con alguien de acción, aunque sea para una secuencia breve. De hecho hubo un tiempo en que eran más habituales en la televisión que en el cine. Con la crisis las películas de este género descendieron, porque suelen ser más caras", explica este profesional, que cuenta con dos escuelas en Madrid y Barcelona en las que se instruye a los alumnos en todas las técnicas y disciplinas para que luego ellos decidan su especialización. "Ahora hay más demanda, incluso estamos solicitados de parques temáticos chinos. Hemos avanzado mucho", asegura.

A él, sin embargo, le tocó ser autodidacta. "Estuve dos años en París en una escuela y también pasé una temporada en Los Ángeles, trabajando con especialistas que habían participado en 'El Equipo A'. Cuando vine a España estaba estancado, pero enseguida surgió una generación de directores que apostaron por conquistar al público joven y pudimos ir probando cosas", confiesa.

Reconoce que le gusta forzar límites -batió el récord mundial de bonzos simultáneos (30 especialistas quemados al mismo tiempo formando el símbolo de la paz)- y superarse a sí mismo. Cuando los guionistas descubrieron todas las posibilidades que pasaban por su cabeza

"Los que escribían 'Hospital Central' se dieron cuenta de que nosotros podíamos ir más allá que su imaginación. Allí hacíamos de todo: explosiones en edificios, gente que peleaba, navajazos.... Este control me permitió escoger sitios y experimentar de múltiples maneras. Pero, sobre todo, había muchos accidentes. Rodábamos dos cada semana, porque era el modo más sencillo de crear historias. Al estar tan presentes desde el principio podíamos prever secuencias más espectaculares, con camiones, ambulancias o excavadoras".

Experto en accidentes

No es de extrañar con esta escuela que Plana se haya convertido en un experto en accidentes de coches y haya conseguido batir marcas mundiales con complicados vuelcos y colisiones. Y todo esto después se percibe en las series. "Nosotros les proponemos a los directores dónde deben colocar las cámaras en los rodajes para que obtengan los mejores planos", señala.

¿Existe algún truco para que este tipo de secuencias luzcan mejor, para conseguir que el espectador se sorprenda más? Plana se sabe unos cuantos. La experiencia en este aspecto también es un grado. "No es fácil que un coche vuelque, al fin y al cabo están diseñados para que esto no suceda. No en todos los terrenos se puede grabar una escena así porque en algunos el automóvil agarra bien y no es sencillo que caiga. Lo mejor es usar una rampa para desequilibrarlo -llamada kicker- y que salga volando, o un pistón hidráulico que desarrolló Reyes Abades -uno de los especialistas en efectos especiales más reputados de la industria española-, con el que el coche sale disparado hacia arriba", desvela Plana. También narra que normalmente disponen de dos vehículos iguales, uno para grabar las conversaciones de los actores en el interior y otro que usan los dobles, que se suele reforzar con barras de acero y otros elementos.

Las cadenas y plataformas cada vez arriesgan más con sus series en esta temática. Se ha perdido el miedo. Así lo demuestran títulos actuales como 'Estoy vivo', 'La casa de papel' o la recientemente estrenada 'Promesas de arena'. A los actores españoles, lejos de asustarles participar en tramas de esta tesitura, les estimula. "Nos gusta mucho cuando ellos hacen el máximo de cosas. Les enseñamos peleas, caídas o cómo deben tenderse en una colchoneta para simular que se desploman".

En lo que no ha habido diferencias sustanciales es en el presupuesto destinado a estas tareas. "Nunca he permitido que se escatimase en eso, no podemos devaluar este trabajo. Alguna vez en televisión nos han dicho que no manejan los presupuestos del cine, pero nosotros siempre respondemos que nos jugamos la vida igual", zanja Plana.

Etiquetas
Comentarios