Despliega el menú
Ocio y Cultura

Gastronomía

Opinión

El triunfo de la sutileza

ACTUALIZADA 07/11/2019 A LAS 12:30
Los hermanos Carcas, en la cocina de su restaurante, Casa Pedro.
Los hermanos Carcas, en la cocina de su restaurante, Casa Pedro.
Guillermo Mestre

En la barra de Casa Pedro, en la calle Cadena, en el Casco Histórico, han convivido durante el último año los parroquianos habituales con los aficionados a la gastronomía de todo el país que se acercaban a probar, aprovechando sus visitas a Zaragoza o ex profeso, y algunos con un punto reverencial, la considerada mejor tapa española en el Certamen de Valladolid de 2018. Aquel trampantojo de concha de ostra llamado 'La mar de pincho' extendió el reconocimiento hacia unos hermanos cocineros, Luis y Javier Carcas, que se encuentran en su mejor momento desde hace tiempo y que este miércoles reconfirmaban su éxito en la misma competición con la ‘Esenzia de río’ trabajada con productos aragoneses que les dio un segundo puesto pero en la categoría superior, en la internacional. Del certamen castellano, primera referencia para valorar el momento actual de las las tapas, la forma de disfrutar de la cocina en España más apreciada internacionalmente, se vuelve también con premio, por el carácter vanguardista de la creación con la que participaba, Toño Rodríguez, chef del Quema, el restaurante del museo Pablo Serrano.

Son logros que adornan el nombre de una ciudad, haciéndola apetecible, en la cual todavía hay mucho por hacer en el desarrollo de la cultura gastronómica. Donde, a pesar de la sobreabundancia de citas promocionales ligadas a todo tipo de productos que se suceden y hasta superponen durante el año, se sigue valorando más todavía la brocha gorda en la cocina que las sutilezas. Ojalá que las formas de hacer de los Carcas o de Rodríguez sean muy inspiradoras.

Etiquetas