Despliega el menú
Ocio y Cultura

ocio y cultura

'Somos Arte', el libro de 30 artistas que crean con total libertad de colores

La Fundación Cedes presenta en el Museo Pablo Serrano el volumen con textos de Teresa Muntadas y Cristina Huarte, y obras de sus usuarios con discapacidad y autismo

Fundación Cedes
Una extensa selección de los artistas y pacientes que han trabajado con Cristina Huarte.
Toni Galán.

‘Somos Arte’, el libro de la Fundación Cedes que se presentó ayer en el salón de Actos del Museo Pablo Serrano, no es un milagro exactamente: es un ejercicio de desinhibición, de intuición y de pasión arrebatada por el arte. Es algo más que un libro: es un proyecto de creación artística que se comenzó en 2016 y que culminaba ayer con un volumen precioso, en el que figuran 30 aristas con distintos problemas de autismo o discapacidad intelectual.

La pintora Cristina Huarte, que regresa de haber estado tres meses en Perú, estaba radiante. Ella ha sido la profesora, la incitadora, la mano que mece con suavidad e intensión la imaginación de los artistas. “Ha sido una experiencia muy bonita. Enriquecedora. De intercambio. Ellos me han dado muchas cosas a mí y yo a ellas”, decía.

Su labor ha sido generosa e intensa en el aula, en la Fundación Cedes, primero, luego en un trabajo coral en el exterior, más tarde en el Espacio Tránsito del Centro de Historias y finalmente en el mismo Museo Pablo Serrano, Y luego, en el libro: la joven artista, que posee un mundo perturbador, describe a los 30 artistas.-pacientes, en detalle, con un lenguaje muy poético.

Fundación Cedes.
Instante de la presentación: un artista, Ricardo Alfós, Teresa Muntadas, Cristijna Huarte, Joaquin Merchán y Marisa Grau..
Toni Galán.

Por ejemplo dice: “En estas obras, cada color vive su vida misteriosa”, apunta. De otra joven, escribe: “En la obra de Sonia no hay nada oculto. Los garabatos desordenados definen sus pinturas”. Y en el pórtico a la obra de cada artista, suelen haber entre cinco o seis por cabeza, coloca frases que describen el carácter humano y plástico de los artistas. Dice de Pablo Lorente: “Utiliza la naturaleza para expresar lo que vive en su interior. Estas pinturas son como paisajes acuáticos de colores”. De Guadalupe Fernández señala: “Su delicadeza es al mismo tiempo contenedor de una mirada estática, desinteresada, es estar delante de la obra como un permanecer recogido”.

Teresa Muntadas, directora de la Fundación Cedes, está entusiasmada con el volumen, tan cuidado, y con el proyecto, al que define como “un recorrido por el arte: emociona la expresión de cada persona”. Mira los dibujos, las pinturas, como embobada, henchida de satisfacción. Y dice que lo que le atrapa es, sobre todo, la libertad: la expresión libre de un mundo que se lleva dentro más allá de las técnicas, las formas, los colores o las texturas.

Teresa elogia el trabajo de los 30 artistas. “El arte puede provocar emociones y sentimientos en el espectador que lo contempla y aquí sucede”. Ricardo Alfós, de Caixaforum, también colaboró en el proyecto y aludió al arte comunitario, en la línea del teórico y artista François Matarasso. Y dejó una hermosa frase en el aire: “El arte es un canal de transformación social”.

Los artistas también tenía su opinión. Denise estaba radiante. “A mí me gustan los colores. Me gusta mezclarlos, me gusta jugar con los materiales. Y lo he hecho. ¿Cristina? Es de las mejores”, decía. Jorge decía que a él le atrapaba la cerámica, y la pintura. “Me gusta pintar y pintar”, decía. Señalaba una de sus páginas con cuatro dibujos e identificaba los colores con países: citó Bolivia, Ucrania, Francia, etc. Sergio se sentía realizado y dijo: “Yo lo que hago es color. Colores. Y me gustan mucho”. El resultado global es sorprendente, poético, envolvente. Como un incendio en la noche.

Etiquetas
Comentarios