Despliega el menú
Ocio y Cultura

planes de ocio

Bolsos de Loewe o sillones Luis XV: los mejores trucos de experto para 'cazar' tesoros en el Rastrillo Ozanam

Más allá del chollo, el mercadillo anual de la Multiusos ofrece joyas en forma de muebles singulares, vestidos únicos o básicos de gran calidad. Y todo con un fin social. Varios 'influencers'  nos revelan los secretos de su 'scanner' detector de cosas bonitas.

INAUGURACION DE LA XXXIII EDICION DEL RASTRILLO ARAGON / AUDITORIO DE ZARAGOZA / 25/10/2019 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
El Rastrillo Aragón se celebra hasta el 3 de noviembre en la sala Multiusos.
Oliver Duch

La palabra rastrillo suele ir asociada a la idea de chollo. Pero más allá de los precios interesantes, los mercadillos suelen esconder tesoros cuyo valor va más allá del dinero: objetos o prendas únicas, imposibles de encontrar en otro sitio. Es el caso del Rastrillo Aragón que, organizado por la Fundación Federico Ozanam, abre sus puertas en la sala Multiusos de Zaragoza hasta el domingo, 3 de noviembre.

Una oportunidad de pasar un buen rato, llevarse a casa caprichos exclusivos y, sobre todo, ayudar aportando económicamente al objetivo de este año: la finalización de la reforma integral de la residencia y puesta en marcha del Servicio de Estancias Diurnas Ozanam Santa Isabel.

Para poner el escáner detector de tesoros a pleno rendimiento, acudimos en busca de pistas a aficionados a la moda, 'influencers' y clientes habituales de esta cita, que este año cumple su 33 edición.

Mila Falcón es estilista y diseñadora de moda. La cita con el Rastrillo Ozanam es fija en su agenda otoñal. "Voy todos los años y hago limpieza de armarios antes para donar y que me quepa lo nuevo que compre", explica.

"Cada vez me gusta más lo antiguo por su calidad y diseño", pero también, opina, "porque todas las marcas revisionan el pasado y siempre hay algo que es tendencia".

"Cada vez me gusta más lo antiguo por su calidad y diseño. Todas las marcas revisionan el pasado y siempre hay algo que es tendencia". Mila Falcón

"Me encanta el puesto de los bolsos, donde siempre compro más de dos". Este año, Mila se ha hecho con una maleta Loewe de los años 60, que restaurará. También se queda con el puesto del Desván, porque "siempre hay vestidos imposibles de fiesta, que luego me rehago. Son auténticas joyas", asegura. "Me siento una cazatesoros, revolviendo entre las cajas de cosas que supuestamente nadie quiere... Pero yo he encontrado este año una falda de Chloé... ¡por dos euros!".

Alberto Fatás es 'influencer' (@alfavi en Instagram) y hace sus pinitos como diseñador. Este año ha acudido como voluntario, con su delantal, para vender en el puesto de 'Ropa nueva', pero aún ha sacado tiempo para pasearse como comprador. Coincide con Mila en lo mucho que puede compensar bucear entre las prendas de segunda mano: "Hay americanas de las que se llevan ahora, como de los años 90, en tejidos de Príncipe de Gales o lana. También abrigos de muy buen paño, o bolsos maravillosos: vi uno de cocodrilo....", cuenta.

"Hay americanas de las que se llevan ahora, como de los años 90, en tejidos de Príncipe de Gales o lana". Alberto Fatás

Pero Alberto se queda con el puesto de muebles. Sobre todo el de mueble antiguo: "Hay sillones Luis XV y objetos de marquetería muy bonitos. Te puedes llevar butacas muy especiales por no más de 70 euros". Ese puesto tiene más 'fans'. Por ejemplo, Javier Montijano, zaragozano que en Instagram acumula seguidores en la cuenta @Sr.Monti. Voluntario también este año, cree que los objetos de decoración de hogar son uno de los fuertes del rastrillo. "Hay piezas muy interesantes porque se encuentran antigüedades y reliquias, pequeñas joyas que son únicas", dice. "Otros años me he llevado camareras, apliques, lámparas de bronce...". "No hay que ir pensando en el chollo, sino en encontrarte con algo que te está esperando. No hay que buscar utilidad, porque cuando algo te parece bonito, enseguida se la encuentras. Y más, cuando además es para un fin social". Otros trucos que aporta Montijano: "Me suelo comprar corbatas a muy buen precio. Las llevo ese año y al siguiente, las dono, y me compro otra". Y también: "Me gusta mucho todo lo de decoración de hogar, hay vajillas preciosas y muy baratas, quizá porque les falte alguna pieza, pero... ¿no se te va a romper siempre una en casa?".

"No hay que ir pensando en el chollo, sino en encontrarte con algo que te está esperando. No hay que buscar utilidad, porque cuando algo te parece bonito, enseguida se la encuentras". Javier Montijano 

Ana Bonilla, creadora de la cuenta de Instagram @Emma_masqueguapa, se queda también con todo lo que tiene que ver con decoración del hogar, pero destaca el puesto de 'Ropa Nueva', en el que "hay prendas básicas de punto de muy buena calidad y marcas de aquí, como Escolá, a 15 euros. O plumas, a 30". Este fin de semana, en el que ha sido voluntaria, también le ha echado el ojo al puesto de ropa infantil, donde ha visto "unos trajes de comunión preciosos y muy baratos".

Beatriz Lucea es gestora cultural y clienta fija del rastrillo. Su primer consejo es "no regatees, estás en un mercadillo solidario", ruego en el que coincide con Mila Falcón.

"Si eres amante de lo 'vintage', es fácil perder el norte. Vete a tomar un café y piensa si es ese vestido es 'vintage', viejo o un pingo". Beatriz Lucea

Lucea invita a "ir con la mente abierta" y a hacerte "amigo de las señoras que atienden en los puestos; siempre tienen tesorillos escondidos y, si te ven con ganas, interés y que sabes un poquito, te llevas prendas eternas". A su juicio, "lo mejor está en los puestos 'vintage'", sobre todo en lo que a moda se refiere. Y, aunque las tentaciones son muchas, cree que también hay que ser un poco "frío". "Hay cosas preciosas, sobre todo en moda y muebles antiguos, pero todo no te cabe en casa. Y lo sabes". En este sentido, cree que a veces hay que poner los pies en el suelo: "Si eres amante de lo 'vintage', es fácil perder el norte. Vete a tomar un café y piensa si es ese vestido es 'vintage', viejo o un pingo".

"Hay que aprovechar para desayunar, comer o merendar. ¡Las voluntarias de la cafetería tienen unas manos de oro!". Beatriz Lucea

Mila y Beatriz añaden otros dos 'tips' extra. "Yo voy el primer día a primera hora, en los días de en medio del mercadillo. Y me gusta ir sola, sin distracciones... Aunque siempre acabo yendo a acompañar a amigas otros días", dice Mila. Y lo mismo opina Beatriz: Es mejor ir entre semana y por la mañana, hay mucha menos gente y podrás mirar y revolver con tranquilidad". Mila, además, recomiendo "no ir muy abrigado y con calzado fácil de quitar, para probarse rápido", sugiere Mila. "Y hay que aprovechar para desayunar, comer o merendar. ¡Las voluntarias de la cafetería tienen unas manos de oro!", asegura Beatriz.

Y, para acabar, una sugerencia de Mila para la próxima edición: "Se agradecería mucho un guardarropa donde, con gusto, pagaría 3 euros por prenda". Dicho queda.

Etiquetas
Comentarios