Despliega el menú
Ocio y Cultura

Los criptógrafos españoles que descifraron los códigos de Enigma

El documental ‘Equipo D: los códigos olvidados’ rescata la figura del criptoanalista Antonio Camazón y su labor en la traducción de los mensajes de la máquina Enigma.

Fotogramas del documental ‘Equipo D: los códigos olvidados’, del director jerezano Jorge Laplace, presentado recientemente en la Seminci de Valladolid
Fotogramas del documental ‘Equipo D: los códigos olvidados’, del director jerezano Jorge Laplace, presentado recientemente en la Seminci de Valladolid
Playmedia Producciones/RTVE

El guionista y director andaluz Jorge Laplace acaba de presentar en la 64 edición de la Seminci de Valladolid el filme documental ‘Equipo D: los códigos olvidados’, un trabajo en el que pone en valor el papel que jugó un grupo de siete españoles, dedicadas junto a franceses y polacos a descifrar el sistema de comunicaciones criptadas de los nazis con sus máquinas Enigma durante la Segunda Guerra Mundial. De aquel equipo de criptógrafos solo se conocía, hasta ahora, la figura de Faustino Antonio Camazón Valentín, un burgalés nacido en 1902 vinculado a Aragón -su esposa, María Cadena, era altoaragonesa-, donde pasó la última etapa de su vida hasta su fallecimiento en Jaca, en 1982, en cuyo cementerio reposan sus restos.

Su biblioteca personal, llena de interesantes volúmenes relacionadas con las lenguas –más de 150– , fue adquirida por la Universidad de Zaragoza en 1984 e integra la colección denominada ‘biblioteca del espía’, que se encuentra en la Biblioteca María Moliner de la Facultad de Filosofía y Letras.

El filme de Laplace nace de un artículo escrito en 2008 por Arturo Quirantes, profesor de la Universidad de Granada, quien había tenido acceso a los documentos desclasificados del servicio de inteligencia francés, donde se publicó por primera vez la foto de los criptógrafos españoles. Casualmente, esa imagen llegó a través de internet hasta el sobrino de Antonio Camazón, Luis Ballarín, quien reconoció a su tío en la fotografía y, a partir de entonces, comenzó a recordar todas las historia que Antonio Camazón le había contado sobre su labor en Francia. Unos días antes de la publicación de Quirantes, Ramón J. Campo recogió en un amplio reportaje publicado en HERALDO la historia de Camazón y su labor como espía y criptógrafo durante la Segunda Guerra Mundial.

El ‘Equipo D’

Laplace explica que el papel de Camazón y el ‘Equipo D’, integrado por siete españoles que contribuyeron a descifrar los códigos de la máquina Enigma, "todavía es poco conocido e incluso desconocido para muchos. De hecho, hasta hace unos años no se sabía que hubo participación española de una forma tan notable en ese trabajo que realizaron junto a Alan Turing, uno de los grandes genios que tiene el siglo XX, de quien se realizó una película en Hollywood, y que tiene todo tipo de honores. Aquellos criptógrafos españoles estuvieron al más alto nivel trabajando durante el conflicto".

Precisamente, el pasado miércoles la profesora de Álgebra de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza, Paz Jiménez, y el colaborador extraordinario del Departamento de Matemáticas, Manuel Vázquez impartieron la charla ‘Alan Turing y el descifrado de mensajes de Enigma en la II Guerra Mundial’.

El director del filme revela que "partíamos solo de la identidad de Antonio Camazón pero durante el proceso de investigación dimos con más nombres. A través de este documental se conocerán por primera vez más datos acerca de los miembros de aquel equipo de españoles de quienes hasta ahora solo era conocido Camazón". "Lo que pretendemos con este trabajo es dar a estos protagonistas la justicia que no tuvieron en vida. Todos los que rodearon a Alan Turing y a los criptógrafos franceses y polacos son héroes nacionales, tienen calles... y a los españoles no los conocía nadie", subraya.

Con esta trabajo, Laplace señala que "el objetivo es devolverlos a la historia. Camazón pasó sus últimos años en Jaca, y está muy vinculado a la provincia y a Aragón. Por eso, debe conocerse más y se debe rendir homenaje a personas que como él realizaron una contribución tan importante durante la II Guerra Mundial".

Tras la Seminci, el filme recorrerá varios festivales y Laplace confiesa que "estamos estudiando estrenarlo en Aragón. Nos encantaría". El documental fue rodado, entre otras localizaciones, en París, Zaragoza, Jaca y Canfranc. Por este paso fronterizo Camazón llegó desde el sur de Francia hasta Jaca, la ciudad que guarda para siempre el recuerdo de su enigmático pasado.

Etiquetas
Comentarios