Despliega el menú
Ocio y Cultura

TRADICIONES

Más allá del crisantemo: otros ramos para el cementerio son posibles

"Si a una persona viva nunca le regalaríamos un ramo de plástico, ¿por qué lo hacemos estos días?", dicen los expertos.

"Siempre se piensa que los ramos que se llevan al cementerio para Todos los Santos son para nuestros muertos, pero en lo que hay que pensar es en que en realidad son para una persona a la que queremos o queríamos. Si a una persona viva nunca le regalaríamos un ramo de plástico, ¿por qué lo hacemos estos días?".

Se lo pregunta David Navarro, autor del blog El Buen Jardinero, especializado en cuidado de plantas y arte floral. Para él, estos días hay que intentar escapar de lo consabido tratando de componer ramos "personalizados". Su primer consejo es ponerse en manos de un buen florista. Y, el segundo, contarle cómo era nuestro ser querido que ya no está: "Si le gustaba viajar, el Real Zaragoza, el cine, o algún tipo de flor en concreto, ninguna está vedada...". "El ramo -dice Navarro- ha de ser una expresión de amor, es un homenaje". Se pueden usar todo tipo de flores: crisantemo uniflora, clavel, tuya, lentisco, gerbera, palmito, cineraria, cotoneaster, fruto de ciprés, alcachofas seca, pistache... La variedad es infinita. "Y no hay que tener miedo al color", asegura David.

Más allá del crisantemo: otros ramos para el cementerio son posibles
Arreglos especialmente pensados para un nicho.
El Buen Jardinero

Aparte, este experto cita algunas cuestiones técnicas que conviene tener en cuenta. Por ejemplo, "hay que pensar el lugar donde va a ir al ramo, si es para una lápida, si hay una cruz, una foto... e intentar no taparlas". Para ello se pueden componer ramos de formas especiales, que pueden disponerse a cada lado de la losa, unidos por una hiedra, si es el caso. "El ramo debe quedar integrado", explica David quien también sale al paso de otra de las grandes preocupaciones de quienes llevan flores estos días a los camposantos: la duración.

David Navarro cree que esta inquietud revela una cuestión cultural: "En España, quizá por el clima, tenemos cierta reticencia hacia la planta y la flor vivas. Cuando vamos a una casa preferimos llevar vino a flores, y no hay más que ver los balcones, la mayoría vacíos de vegetación". Pero en este caso concreto, David vuelve a recomendar la profesionalidad de los floristas. "Pueden hacer arreglos con flor preservada o seca, o con especies más duraderas o como la rosa, que seca bien, o adaptadas al lugar donde van estar. Todo menos plástico". En cualquier caso, David invita a regresar al cementerio y cambiar los arreglos: "No tiene por qué ser solo el 1 de noviembre, hay muchos días que pueden ser especiales y una excusa para acercarse a visitar a los seres queridos que ya no están: el del cumpleaños el del Pilar....".

Etiquetas
Comentarios