Despliega el menú
Ocio y Cultura

Daniel Sánchez Arévalo: "En el cine siempre estamos aprendiendo a perder"

El director presentó ayer en Zaragoza ‘Diecisiete’, un filme que desde el pasado viernes está disponible en Netflix.

José Antonio Félez y Daniel Sánchez Arévalo,en la Universidad de Zaragoza, donde paticiparon en un coloquio
José Antonio Félez y Daniel Sánchez Arévalo,en la Universidad de Zaragoza, donde paticiparon en un coloquio
Toni Galán

El cineasta Daniel Sánchez Arévalo participó este pasado lunes en una nueva sesión del coloquio de cine La buena estrella que organiza la Universidad de Zaragoza, un encuentro que estuvo moderado una vez más por el profesor y escritor Luis Alegre.

Sánchez Arévalo visitó la capital aragonesa junto a José Antonio Félez –productor de todas las películas de Sánchez Arévalo y de Alberto Rodríguez (‘El hombre de las mil caras’ ‘La isla mínima’...)– para presentar ‘Diecisiete’, su nuevo filme seis años después de ‘La gran familia española’, estrenada en 2013. Durante este tiempo, no ha dejado de trabajar en proyectos como la dirección de teatro, la realización de cortometrajes y publicidad o la publicación de la novela ‘La isla de Alice’, con la que fue finalista del premio Planeta en 2015.

Su nuevo trabajo se rodó íntegramente en Cantabria durante siete semanas y media, y contó con un equipo de 60 personas. ‘Diecisiete’ narra la historia de Héctor (Biel Montoro), un joven de 17 años internado en un centro de menores que, tras participar en una terapia de reinserción con animales, establece un fuerte vínculo con un perro que, al igual que él, tiene dificultades para relacionarse con los demás.

Pero la amistad entre ambos se trunca cuando un día Oveja, como así llama al can, no vuelve al centro. En ese momento, Héctor decide ir en su busca e inicia un viaje que involucra a su hermano (Nacho Sanchez) y a su abuela (Lola Cordón), y en el que se suceden varias situaciones a lo largo de una ‘road movie’ que transita entre la comedia y el drama, y que en su sencillez esconde una pequeña gran historia.

"La calle son las redes sociales"

"La cinta ha tenido muy buena acogida, aunque en este caso, el boca oreja funciona a través de internet. Es distinto a lo que ocurrió con ‘Azul oscuro casi negro’, que estuvo un año en cartelera. Ahora, si en dos semanas no hay muchos espectadores despareces de los cines. Hoy, la calle son las redes sociales", dijo Sánchez Arévalo en un encuentro con la prensa previo al coloquio.

Por otro lado, el productor del filme, José Antonio Félez, incidió en la impotancia de la participación de Netflix, "algo que hasta ahora no tenían las películas que hemos hecho juntos y que ofrece una dimensión internacional a través de los cinco continetes y la posibilidad de llegar a 150 millones de personas". Félez también avanzó que ambos tiene en mente la idea de crear una serie para esta plataforma.

Sobre el proceso de elección de los protagonista de ‘Diecisiete’, Sánchez Arévalo explicó que "pensaba que encontrar a los actores protagonistas sería un proceso largo y muy arduo pero aparecieron enseguida. La química fue increíble y nos sentimos muy agradecidos de poder hacer un castin de rostros no tan conocidos y ver cómo desplegaban su talento. Me siento un privilegiado. Ellos se han descubierto a sí mismos. Han venido para quedarse".

La magia de esos actores se traduce, entre muchas otras cosas, en que dos de los intérpretes, Nacho Sánchez, de 27 años; y Lola Cordón, una actriz con más de 50 años de profesión, puedan aspirar al premio a mejor actor y actriz revelación, respectivamente, en la próxima edición de los Goya.

La ídea del guión de ‘Diecisiete’ surgio gracias al cineasta David Serrano –amigo de Sánchez Arévalo–, quien guardaba el recorte de una noticia de 2007 sobre terapias de reinsercion con animales en centros penitenciarios. «Le pregunté si iba a haer algo con ello y me dijo: ‘Para ti’». Y decidí que funcionaría mejor si trasladaba la idea a un centro de menores, ya que las conscuencias de cometer un acto un minuto antes o después de cumplir 18 años pueden ser determinantes», apuntó.

Durante el rodaje, Sánchez Arévalo se dio cuenta de que el filme trataba de lo que precisamente habla el perosnaje de Nacho Sánchez, «de aprender a perder para desbloquearse y seguir adelante. De hecho, en el cine siempre estamos aprendiendo a perder», subrayó.

Etiquetas
Comentarios