Despliega el menú
Ocio y Cultura

MODA

Aragoneses que visten a reinas


Los modistos turolenses Manuel Pertegaz y Margarita Nuez, y los zaragozanos Antonio Marcén y, desde esta semana, Antonio Burillo, han sido elegidos por Doña Letizia y Doña Sofía para momentos históricos

La reina Letizia, con un vestido de la nueva andadura que este año ha iniciado Pertegaz, creada por el modisto de Olba
La Reina, con un vestido de lo nuevo de Pertegaz, la firma fundada por el turolense.
Ballesteros/Efe

Aragón no ha conseguido ligar su nombre al de la moda más creativa, por lo menos en la medida en que otras regiones españolas lo han hecho, como por ejemplo Galicia. Sin embargo, nada menos que cuatro modistos aragoneses -Manuel Pertegaz, Margarita Nuez, Antonio Marcén y, desde esta semana, Antonio Burillo- han logrado posicionarse entre los más influyentes del panorama de la moda nacional e internacional vistiendo en su día a día, pero, sobre todo, en ocasiones históricas, a las dos reinas del periodo democrático más largo de la historia de España: Sofía y Letizia.

El pasado jueves, la Reina de España lució para un concierto de gala con motivo de los premios Princesa de Asturias, que al día siguiente se entregaron en Oviedo, un top de la firma The 2nd Skin Co, la que el zaragozano Antonio Burillo comparte con Juan Carlos Fernández. Es la primera vez que la monarca elige una creación de esta marca, que es de las favoritas de decenas de rostros conocidos, nacionales e internacionales, para momentos especiales o alfombras rojas. Se decidió por un cuerpo de gazar, drapeado, en tono rosa nude, decorado espectacularmente con plumas de avestruz y con una larga cinta de 'gros grain' que se anudaba a la cintura con una hebilla-joya. Lo curioso es que ese mismo día, por la mañana, doña Letizia había hecho un guiño a otra marca de origen aragonés: Pertegaz. La firma vive este 2019 un renacimiento, tras años alejada del diseño de ropa y ligada sobre todo a las licencias de complementos. Ha echado a andar con una colección para este otoño, que se ha gestado de la mano de Puri Alonso Escurís, directora general de Jealfer, potente empresa familiar gallega con sede en Boiro y ahora licenciataria del 'prêt-à-porter' para mujer. La operación cuenta con el visto bueno de Sionín y Dione Pertegaz, dos de las sobrinas del gran modisto, que estuvieron presentes el pasado abril en la presentación en sociedad de los nuevos aires de la marca con una fiesta celebrada en el Palacio de Anglona de Madrid.

La Reina, con un top de The 2nd Skin Co, la firma del zaragozano Antonio Burillo.
La Reina, con un top de The 2nd Skin Co, la firma del zaragozano Antonio Burillo.
Ballesteros

Pertegaz se reinventa con un estilo muy conectado a las necesidades de la mujer del siglo XXI y que, curiosamente, entronca con el de The 2nd Skin Co: el llamado 'prêt à couture', a medio camino entre la alta costura y la media etiqueta. Buenas dosis de sofisticación, pero sin renunciar a la frescura y la comodidad.

Ahora, la Reina viene a dar el espaldarazo al renacer para la moda del nombre de Pertegaz, incorporando a su armario una de sus nuevas creaciones, en concreto, un vestido gris, de amplia lazada al cuello e imponentes bordados florales. Un 'look' que supuso para ella, de paso, un reencuentro con el espíritu de Manuel Pertegaz, el maestro turolense del que no había vuelto a ponerse nada desde que la vistiera, con el modisto  aún vivo (falleció en 2014), para su boda.

La Reina, el día de su boda vestida por Pertegaz.
La Reina, el día de su boda vestida por Pertegaz.
efe

De hecho, aquel histórico enlace real fue, también, un homenaje al propio Pertegaz quien, con Balenciaga, sigue siendo el modisto español con más trascendente de la moda española. Él también vistió a la ahora Reina emérita, Sofía, para la cena de gala previa a la boda. Confeccionó para ella un vestido en tono champán con cuerpo de pedrería.El modisto y experto en historia de la moda, Enrique Lafuente, recuerda también otra creación de Pertegaz para una entonces joven reina de España: un vestido rosa, de inspiración oriental, con mangas decorada con pétalos en gazar. Para la historia quedó fotografiado por Alberto Schommer, como parte de los retratos oficiales de la Casa Real.

Pero la de Pertegaz no fue la única presencia en aquella boda de 2004 de un diseñador aragonés. Como madrina, doña Sofía contó con el talento de otra turolense, Margarita Nuez, natural de Foz Calanda. En los últimos 30 años, la Reina emérita ha hecho de ella una de sus modistas de cabecera y a estas alturas amiga cercana. De Nuez, Lafuente recuerda no solo aquel traje de ceremonia, sino también otro que quedará para los anales: el que viste la monarca para el retrato de la familia real que pintó Antonio López. Se trata de un traje de chaqueta en blanco con motivos vegetales.

La Reina, en un retrato oficial de la Familia Real pintado por antonio López, vestida de Margarita Nuez.
La Reina, en un retrato oficial de la Familia Real pintado por Antonio López, vestida de Margarita Nuez.
Efe

Lafuente, asimismo, señala a otro aragonés que cosió para doña Sofía. Se trata de Antonio Marcén. «Realizó un modelo para una visita que los Reyes hicieron a Zaragoza y también le hizo a la Reina un abrigo de paño color pistacho, con patrón Valentino».

Para él, estos cuatro modistos son «islotes creativos». «El problema –apunta– es que no tenemos un nexo de unión entre diseño e industria, algo que se extiende a toda España. Y del que Italia es el ejemplo contrario. En los años 70 y 80 hubo una fuerte industria de confeccionen Aragón, pero en la mayoría no había diseñadores, eran talleres auxiliares.

Doña Sofía eligió a Margarita Nuez para su traje de madrina en la boda de su hijo.
Doña Sofía eligió a Margarita Nuez para su traje de madrina en la boda de su hijo.
Efe
Etiquetas
Comentarios