Despliega el menú
Ocio y Cultura

fiestas del pilar

Joaquín Pardinilla: "En Aragón hay una voluntad de 'querer ser' y eso me gusta"

Las fiestas llegan hoy a su fin con ‘folk’ aragonés a cargo de Joaquín Pardinilla Sexteto, que interpretará ‘Somos’, de Labordeta, en la plaza del Pilar.

Joaquín Pardinilla, en estos días de fiesta en Zaragoza.
Joaquín Pardinilla, en estos días de fiesta en Zaragoza.
Guillermo Mestre

«Somos como esos viejos árboles batidos por el viento que azota desde el mar». Al menos eso dice José Antonio Labordeta. ¿Se siente así Joaquín Pardinilla?

Estoy convencido de que los aragoneses somos exactamente igual que la gente de cualquier otro lugar del mundo. No somos más nobles, no somos mejores...

¿Y eso de la nobleza baturra?

No me la creo, todos sabemos lo que hay, es un tópico. Creo que somos iguales en todos los sitios, pero nos acomodamos a pensar que los de al lado son peores, que nosotros somos muy nobles, muy buenos. Al conocer a gente de otros lados, y a gente de aquí, te das cuenta de que los defectos y virtudes humanas están en todas partes, no pertenecen a ninguna geografía, religión o procedencia. La naturaleza humana es igual allá donde vayas.

¿Qué le gusta de ‘Somos’?

Fernando Pessoa decía que «nos somos», es decir, que de alguna forma somos como nosotros queremos ser. En Aragón hay una voluntad de ‘querer ser’, y eso me gusta. La canción lo expresa: una forma de ser y sobre todo un objetivo de querer ser de una manera determinada. Eso es lo más impresionante del tema.

Labordeta abre las fiestas con el ‘Canto a la libertad’, y ahora también las cierra con ‘Somos’. Hay quien dice que el himno oficioso de Aragón debería ser más el segundo que el primero.

Me da igual, me gustan los dos. El ‘Canto a la libertad’ podría representar a Aragón y al mundo entero, es un himno universal. Y con ‘Somos’ pasa lo mismo. Las dos canciones cumplen con lo que debe tener un himno, son fáciles, se pueden aprender bien y al segundo o tercer verso ya tienes un nudo en la garganta. Labordeta tiene ese secreto.

¿Es un honor interpretarlo con el Joaquín Pardinilla Sexteto?

Por supuesto. Además, en los últimos años lo he interpretado con la Ronda de Boltaña. Fui músico de Labordeta en dos ocasiones: al acabar la mili, corría el año 85 u 86 y ya le llamábamos el Abuelo. Y cuando hizo la gira con Joaquín Carbonell y la Bullonera también estuve con él en la banda.

¿El ‘folk’ aragonés está de moda? ¿Atrapa a la gente?

Esa es la pregunta más complicada. El folklore está en crisis desde hace años, desde que llegaron la industrialización y los medios de comunicación, y también la música y la literatura de otros lugares, sobre todo del mundo anglosajón. Convivían una cultura y un medio de vida, y cambió el medio de vida y a la vez entró otra cultura diferente. Fue una fractura, y aún estamos en ello.

Pero los conciertos de su grupo, o de otros como La Ronda de Boltaña, siempre se llenan. Eso es que gustan.

La Ronda es un caso aparte, no creo que haya un grupo igual que haya calado tan bien el momento en que vivimos y haya encajado de esa forma con el público. Luego estamos todos los demás, los que hacemos folk, estudiando la tradición, creando... Sí tenemos gran aceptación en Aragón, y existe interés en otras manifestaciones, como la jota. Hay gente alrededor creando, nadando en esa crisis buscando una respuesta.

¿Casa mejor este tipo de música con unas fiestas populares como las del Pilar, o cabe todo?

Debe caber, hay espacio para todo. Es complicado programar unas fiestas, pero hay una parte de la programación que es iniciativa privada y otra que incumbe al Ayuntamiento, que es quien debe cuidar de que no falten determinadas manifestaciones culturales.

¿Qué ha echado de menos en esta semana de fiestas?

Las actuaciones en las plazas, con una oferta de calidad y variada. Conciertos alternativos, con músicas interesantes. Las fiestas son para salir a la calle, al vermú, con la familia, los amigos, a disfrutar de lo que hay. Me gusta encontrarme sorpresas en pequeños rincones. El año está lleno de oportunidades para traer grandes eventos. Ya iré a un macroconcierto en otro momento.

Etiquetas
Comentarios