Despliega el menú
Ocio y Cultura

arquitectura

El García Mercadal se va al colegio infantil de Arcosur de los hermanos Magén

Los premiados afirman que "la obra ha convertido un territorio aún inhóspito en algo habitable para la escala del niño".

Edificio de infantil del colegio Arcosur
Edificio de infantil del colegio Arcosur
Rubén Pérez Bescós

Tras recibir nueve accésits anteriores, los hermanos Magén Pardo, Jaime y Francisco Javier, consiguieron ayer el premio García Mercadal de arquitectura que concede anualmente el Colegio Oficial de Arquitectos de Aragón (C. O. A. A.). El jurado, presidido por el decano de la institución, Pedro Joaquín Navarro, reconoció su diseño del edificio de infantil del Colegio Público Integrado Arcosur, de Zaragoza, ubicado en la avenida del Cierzo, s/n, "por la precisa organización del programa, el tratamiento de los espacios de circulación, capaces de generar lugares de encuentro y creando atractivas secuencias espaciales, la capacidad de manejar la doble escala del niño y el adulto, así como su acertado tratamiento ambiental".

Para los arquitectos premiados, una de las principales virtudes del proyecto es que "ha sabido convertir un territorio todavía inhóspito en algo habitable, sobre todo para la escala del niño, dotando de singularidad, carácter e identidad al que es el primer equipamiento público del barrio", señalaron contentos tras recibir el premio ayer en un acto que coincidió con la celebración del Día Mundial de la Arquitectura.

El edificio, que contiene nueve aulas y un edificio anexo para comedor y cocina, tiene una superficie de 1.958 metros cuadrados y ha costado 2,4 millones de euros. Las aulas, para alumnos de 3 a 6 años, se ordenan en tres alas, en torno a un patio de proporciones prácticamente cuadradas, que se cierra con una pérgola hacia la avenida del Cierzo, al sureste. Tanto este patio principal de juegos –hacia el que miran las aulas– como el resto de patios exteriores aseguran una abundante entrada de luz al interior. En este sentido, las aulas y el comedor disponen de un lucernario, como una segunda entrada de luz, adicional a la ventana a nivel del suelo y los techos inclinados interiores mejoran notablemente las condiciones acústicas de estos espacios. "Quizá la luz natural que inunda todo el edificio sea una de las claves del proyecto", señaló Jaime Magén, "sin olvidar, los materiales, el color y la disposición de los espacios que hacen del edificio un lugar confortable a la vez que despierta ciertas inquietudes en los chicos", añadió Francisco Javier Magén.

En cuanto a los materiales, el proyecto contempla el uso de un panel prefabricado de hormigón para las fachadas y otro tipo de panel, fenólico de resinas para las paredes que miran hacia el interior del edificio. Las cubiertas, de chapa metálica, imprimen carácter al nuevo colegio.

La nueva escuela infantil de Arcosur, que entró en funcionamiento el pasado año, se complementa con el edificio de Primaria, que se ha puesto en marcha al inicio de este curso y cuyo presupuesto de ejecución ha ascendido a 4,2 millones de euros.

El estudio zaragozano, fundado por Jaime Magén (Zaragoza, 1974) y Francisco J. Magén (Zaragoza, 1980), tiene proyección y reconocimiento nacional e internacional. En Aragón, entre otros muchos de su trabajo, tiene proyectos como los de la Harinera ZGZ, en el barrio zaragozano de San José, o los colegios Rosales del Canal, Antonio Machado o Parque Goya y edificios particulares como la Casa Origami.

Un gran nivel en el concurso

Un total de 44 obras, "de gran nivel", según Pedro Joaquín Navarro, se han presentado este año en la trigésimo cuarta edición del García Mercadal, cuyo jurado ha estado compuesto por el arquitecto elegido por el Colegio Javier García-Solera; Felipe Munuera, María Felipe y Tomás Ibáñez, como presidentes de las demarcaciones de Huesca, Teruel y Zaragoza, respectivamente, así como Raimundo Bambó, arquitecto elegido por los concursantes.

Accésits y mención del premio de los arquitectos aragoneses

Accésit en el apartado de edificación de uso residencial. El ganador fue Sergio Sebastián Franco, por la vivienda familiar Casa MM, en Leciñena (Zaragoza), ubicada en la calle Baja, 16. El jurado valoró "la cuidada articulación del programa doméstico, la configuración del jardín y la relación entre ambos".

Accésit en el apartado de arquitectura interior. Premio a la nueva oficina de Arquia Banca, calle Marcelino Isábal, 5, de Zaragoza, obra del estudio Magén Arquitecos (Jaime y Francisco Javier Magén Pardo), "por el tratamiento espacial de sus diferentes ambientes y la calidad, limpieza y precisión de su ejecución".

Accésit en el apartado de restauración e intervención en el patrimonio histórico a la consolidación y restauración del castillo de Jarque del Moncayo (Zaragoza) de José María Sanz y Sergio Izquierdo "por su sutil intervención y cuidadosa materialización, poniendo en valor el monumento".

Accésit en el apartado de otras categorías no contempladas en los apartados anteriores al sistema modular de aparcamiento seguro para bicicletas en calle Jardín de Alá, de Zaragoza, obra de Santiago Elía "por su versatilidad, medida escala y por la limpieza y pertinencia de sus soluciones constructivas".

Mención en las categorías de medio ambiente y accesibilidad a la rehabilitación del edificio de viviendas en calle Valle de Pineta, 16, de Zaragoza, obra de Carlos Beamonte y Ricardo Ángel Vallejo "por resolver de manera eficaz la accesibilidad y la mejora de las condiciones energéticas del edificio".

Etiquetas
Comentarios